Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Solidaridad o mendicidad?

Redacción
09 de septiembre, 2015

Es increíble que en la actualidad se manipule y sobretodo se prostituya un concepto tan noble como el de “Solidaridad”, y que para los que no saben significa: “Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otro”. Y bajo la bandera de este concepto se construya una utopía, con la que se pretende comprar la aceptación de un pueblo. Lo que nadie comprende es que si caemos en la trampa, simplemente adoptaremos más bien el concepto de MENDICIDAD.

Tenemos un representante de todos los guatemaltecos, qué por un margen minúsculo, cree tener un verdadero mandato de todos nosotros. El problema es que los votos que obtuvo, los gano muchos de ellos, mendigándoselo a los votantes. Este personaje piensa que todos somos como él, que habitualmente se vende como alguien que pide limosna. Lo triste para todos, es que proyecta una imagen de víctima y pareciera que siempre esta mendigando ayuda de una manera indigna. Lo que no es justo es que nos lleva a todos en la colada, como país, a su semejanza, que dista mucho de lo que en realidad somos los guatemaltecos.

La gente decente, no podemos aceptar las “supuestas” dádivas de un remedo de Robin Hood. Que para colmo reparte lo que no es suyo. Recursos que debieran servir para que un país con dignidad, como lo es el nuestro, forjara su futuro, en lugar de que nos denigre como los mendigos que no somos. Es inconcebible que se trate de aprovechar del hambre e ignorancia de un pueblo como Guatemala, para convertirlo en una gran jaula a donde llevará a los que reciban los mendrugos de pan que les ofrece. Para en un día no muy lejano, acostumbrarlos a recibir este sustento sin el menor esfuerzo, sin darse cuenta que, en el momento menos pensado les cerraran la puerta y quedarán atrapados y sin salida. Pensando que de esta manera menguaban su hambre. Esta es una estrategia enfocada en los pobres, pero no los que hay hoy, sino en aquellos en los nos convertiremos todos los guatemaltecos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Lo preocupante es la miopía con la que los que tienen más o no nos creemos ignorantes, dejamos de hacer algo al respecto. Pensando que al estar al margen nunca seremos afectados. Creo que es importante despertar y sobre todo, hacerle ver a los mercantilistas de esta sociedad, que si a ellos les es indiferente lo que pase. Pues podrán estar lejos, cuando esto colapse. Los que estamos en medio, y que seremos los más afectados, no debiéramos permitirlo. Pues al callar y ser pasivos, simplemente otorgamos el derecho de convertir a este pueblo en MENDIGOS.

Estamos emulando a otros pueblos como Cuba y Venezuela, donde los que por omisión no hicieron nada en su momento, ahora deben vivir fuera de su patria. Y cuando se dieron cuenta de lo que locos han hecho a su país, con banderas loables como las de la SOLIDARIDAD, ya es demasiado tarde. Tampoco defiendo la insensibilidad de estos grupúsculos, que deben ser socios de nuestras autoridades, o de repente el poder detrás del trono. Más bien, les recuerdo que ellos le están dando la excusa a estos nefastos personajes, para que destruyan nuestro país, sin darse cuenta que a la postre ellos también saldrán perdiendo.

Ojala no debamos convertirnos en harapientos mendigos, para que aflore esa dignidad, que estoy seguro esta dentro de cada uno de nosotros. Para construir el futuro que todos nos merecemos. Pero sin resentimientos, sin complejos y con el espíritu de fraternidad que debió hacernos reaccionar en su momento. En ese día debiéramos estar todos adheridos a la misma causa, sacar a Guatemala adelante, pero con dignidad y esfuerzo. Estando orgullosos de lo que somos y de lo hemos logrado. Espero esto no dure otros dos siglos, con sus respectivas generaciones. Construyamos ese espíritu “solidario”, que dista ciento ochenta grados de esta mendicidad enfermiza que nos tratan de vender a todos, a través del adoctrinamiento publicitario abusivo, a la postre pagado con nuestros propios impuestos.

Lo más dramático es que lo único que perdemos es tiempo y oportunidad de alcanzar esa solidaridad, que no tiene nada que ver con este lavado de cerebro que nos quieren inculcar por cansancio. Prefiero pensar en un guatemalteco orgulloso de su esfuerzo y merito. Que sea capaz de compartir lo que ha logrado, con los que menos oportunidad han tenido. En vez de solicitar el favor o la dádiva de los otros países de manera inoportuna y con humillación.

Espero que no sigamos pensando que la política es un derecho exclusivo de los politiqueros. Sin darnos cuenta que al dejar que las decisiones acerca de nuestro futuro, sean tomadas por los menos indicados, esta “POLÍTICA” nos alcanzará a todos y no habrá nadie que no sea tocado por esta.

No hay burbuja ni coraza que proteja a los que no toman la responsabilidad del futuro en sus propias manos. Recuerden que Política es: “El Arte de Gobernar”, no de mendigar.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR