Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Alcaldes, planes nuevos y los viejos socios que no coinciden

Redacción
10 de octubre, 2016

Hay temas que nos interesan y deberíamos hablar más de ellos, pero con tantas cosas pasando en los días de nuestras vidas pues se van quedando por un lado.

El jueves pasado asistimos al encuentro anual de empresarios y las disertaciones de los dos brillantes expositores esbozaron algunos elementos que se requieren abordar para “acortar las distancias” y para llevar el desarrollo a las ciudades llamadas intermedias.

Intermedias es un término que me suena menos anacrónico que provincia, aunque como no es un término nuestro sino que del BID, ni me gusta ni me suena adecuado. Un término que no conecta con nada de la Guatemala que existe en los departamentos. En lugar de hablar de Carchá o Cobán me imagino más bien una región de las Verapaces unida por su columna vertebral, la Sierra de las Minas, y la desembocadura de varios ríos en un valle basto y fértil, tan distinto pero con muchas vinculaciones históricas étnicas y de corredores económicos entre si hacia el sur y el norte para la península de Yucatán.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Vimos en Enade a algunos alcaldes de buena voluntad pero no muy fértil ni menos luminoso cometido comunitario en beneficio de los vecinos.

Es sin duda un importante paso que estén sentados con el sector empresarial y público viendo de qué forma dejan la parodia electoral de cada 4 años y se suben al tren del Plan de Prosperidad prescrito por los EEUU. Al cabo pues quizás no lo entienden como muchos de nosotros aún, pero de igual forma es mejor estar adentro que afuera. Peor es aquellos alcaldes que quizás tienen más luz en su sapiensa pero no los incluyen aún.

¿Y que dirán los alcaldes que no son candidatos al plan de prosperidad? Así sea estar solo en el papel es mejor eso que nada. Uno que otro se imaginará que será pan comido y los millones de dólares que fluyen de la Cooperación Internacional llenará sus arcas y de repente se suman más impuestos del sector empresarial que dijo que pagará más por ese desarrollo (empresarios más no la clase media).

Los 9 alcaldes están pensando ya como cuadrar las agendas e intereses de sus financistas amigos y el Plan de Prosperidad de los americanos, porque como ya no se pueden mover como pez en el agua están empezando a percatarse de que no está tan fácil salir de los viejos socios para meterse con los nuevos.

Aún más sumemos a eso las franquicias municipales de los CODECA’s en todo el país, que ya tienen el colmillo hincado en la red eléctrica nacional robando energía y la deuda incobrable de muchas municipalidades con Energuate que es de muchos muchos millones – incluyendo a la bella ciudad de Xela.

Es por eso que los alcaldes están comiéndose las uñas porque en esta nueva ecuación los planes nuevos y los viejos socios que no coinciden.

Veremos cómo la realidad se va transparentando o más bien cristalizando, porque este año se acaba y la inversión en bienes y servicios por parte del gobierno nacional y municipal será casi cero. Y ese cero sumado al miedo de los funcionarios públicos a todo nivel implica un resultado con altos riesgos, porque hay una factura social pendiente muy grande.

Cero inversión social y miedo = aumentó en la protesta social o la bien conocida conflictividad.

La lucha entre titanes la veremos en el próximo año, ya que no antes de marzo recibirán dinero las dependencias del gobierno y municipalidades, entonces debemos esperar que en enero podamos ver planes de inversión pública de cada una de las instituciones fundamentales como salud, educacion, Comunicaciones y Seguridad y Municipalidades. Ideal sería ver no más impuestos sino que mejor administración y transparencia. Austeridad en el gasto público (menos seguridad para los diputados y ministros), y resultados aunque mínimos, que sumen al desfogue de las altas presiones sociales que la población demanda.

Acordémonos que el país lleva ya 5 años o más sin real inversión – gasto sí hubo, robo y despilfarro en nombre de los pobres, absolutamente, y si de carencias hablamos pues acumuladas hay y muchísimas!

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR