Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Retomar la ruta de la democratización

Redacción
12 de octubre, 2016

Hace 25 años, menos de un tercio de los países del mundo tenían un sistema político formalmente democrático. Sin embargo, ahora más del 60% de los países tienen un sistema político de esta forma.
Esta necesidad se ha incrementado significativamente tanto en países del Sur como en los del Norte. En las sociedades actuales la democratización se ha convertido en una necesidad social, ya que representa el único sistema social que permite atender las demandas cada vez más complejas a un ritmo acelerado y adaptándose a los cambios constantes.

Hoy día la democracia representa el mejor sistema para la organización de las relaciones humanas, más allá del ámbito del Estado. La democracia es la forma más eficiente de organizar las relaciones humanas bajo condiciones de cambio constante y continuo en las sociedades contemporáneas.
El principal triunfo de la democracia se basa es la eficiencia de este sistema para organizar las relaciones de una sociedad frente a las adversidades y condiciones de la humanidad. Entre las principales ventajas de la democracia se menciona la flexibilidad ante los cambios, el flujo libre de información e intercambio en la sociedad, así como su compatibilidad con el desarrollo. Es un sistema inclusivo e incorpora mayor diversidad de ideas y tiene capacidad de cambio.

En Guatemala el proceso de democratización sembró sus bases en la Constitución de 1985 y el fin del conflicto armado interno en 1996 con la Firma de los Acuerdos de Paz. Esto ofreció condiciones para una agenda de país. A veinte años de los Acuerdos de Paz, tras una ambiciosa ruta que definió mejorar aspectos clave en el desarrollo humano del país, los resultados son hoy insuficientes debido a que no se reflejaron mejoras en el desarrollo humano.
Las mejoras se evidenciaron en una tasa anual del 2.3% en tan solo 6 años de 2000 a 2006. Pero de esta fecha al 2014 esta tasa se redujo a un 0.3% en 8 años, donde los rezagos fueron principalmente en salud e ingresos promedio de la población. Lo que ha imposibilitado al país en la erradicación de la pobreza.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Ante estos resultados, pareciera que la democracia es ineficiente y lenta para reflejar cambios en nuestro país. Sin embargo, el problema parece estar en las fallas y la ineficiencia de las instituciones donde prolifera la corrupción. Esto ha generado degradación de la función pública y ha debilitado al Estado, siendo actor en la corrupción. Se han debilitado las capacidades del Estado, imposibilitándolo para tener respuestas a las carencias sociales de la población.
Retomar la ruta de la democratización consiste en fortalecer las instituciones del Estado a través de políticas públicas coherentes y sostenibles en el tiempo que generen una interacción lógica y sostenible entre política, economía y desarrollo humano, que promueva mayor bienestar para la población.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR