Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Prioridades

Redacción
15 de octubre, 2016

Siempre nos quejamos de las protestas, pero ¿estamos conscientes de por qué protestan? Por ejemplo esta semana hubo varios disturbios en Villa Nueva por la próxima construcción de una cárcel. Así es, una cárcel para mujeres, detenidos de la tercera edad y reos con enfermedades en etapa terminal.
Los pobladores se quejan de esta situación porque dicen que como consecuencia de la construcción del centro penitenciario habrá más delincuencia y bajará la plusvalía del sitio. Y solo en esta parte del asunto ya se encierran varios problemas. Si nuestras leyes realmente se respetaran, las personas pensarían un poco más antes de cometer acciones en contra de ella. Y si nuestro sistema penitenciario fuera eficiente nadie temería porque hay seguridad de verdad y no complicidad.
Y aunque lo anterior sea realmente preocupante, hay otras que también espantan. Deténgase a pensar ¿Hace cuánto tiempo que se construyó el último hospital? ¿O una escuela? Y aunque sabemos que ambos sistemas están en una crisis terrible desde hace tiempo, lo que nos importa, lo realmente importante es una cárcel. Lo más triste es que dentro de todas las prioridades que tenemos esta sea la primordial.
Me parece injusto que por tanta maldad las cosas que deberían ser importantes, e ir por encima de todo, deban ser postergadas. ¿O tiene algún sentido? Qué tristeza y como duele pensar en cómo sería el país si o viviéramos entre inseguridad, violencia y prepotencia. ¿Cuántas escuelas nuevas tendríamos? ¿Hospitales? ¿Carreteras? Hasta dónde estaríamos.
Entiendo la molestia de todos por esto y lamento tener que decir que sí, tristemente una cárcel más es necesaria en nuestro país. Pero también tengo bien claro que tenemos otras prioridades que deberían ser lo primero en la lista. Otra cosa importante es decir que la violencia no arregla absolutamente nada y que por el contrario, abre más heridas y hace más grandes las “distancias” entre unos y otros. La próxima ocasión que haya una protesta habrá que tomar las cosas más con calma, pensando todo y exigiendo lo que cada uno merece: paz y tranquilidad.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR