Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

No olvidemos a los niños en una celebración

Antonio Melgar
03 de octubre, 2016

La recién pasada celebración del día del niño en Guatemala, trajo consigo una serie de beneficios para diferentes sectores, por ejemplo los negocios de comida rápida se vieron abarrotados, y los comercios que venden juguetes para un sector social privilegiado se mostraron de igual manera complacidos por los ingresos registrados, pero no deberíamos olvidar lo importante.
Esa fecha, ahora parece haberse convertido más en una celebración de mercadeo y publicidad, de oferta y demanda que toma forma en una época que evoca al consumismo, y es que si vamos a apegarnos a la realidad entonces veremos una imagen diferente para nuestros niños, teniendo en cuenta no todos tienen las mismas oportunidades.
Ahora más bien parece que los niños, son parte de una sociedad que los ha olvidado o bien no se preocupa por su existencia, más bien creo que buscamos ignorar lo que sucede, tal vez por el simple hecho de pensar que no son nuestro problema, y se lo atribuimos a un Estado, que lamentablemente sigue sin tener claro el rumbo de dar prioridad a quienes más lo necesitan.
Considero que esta fecha debería llamarnos a la reflexión, en donde nos planteemos la verdadera condición social en el país, los niños son el reflejo de lo que será nuestro futuro, y necesitan tener a su alcance las herramientas necesarias para su desarrollo, algo que hasta ahora parece lejano y digno de un cuento de hadas.
Por eso a mí criterio, es en la niñez en donde se debe dar prioridad cualquier estrategia del Gobierno, pero no para ser utilizados como parte de un slogan o de las típicas cancioncitas que suelen aparecer por los oportunistas cada cierto tiempo, ellos deben ser prioridad a fin de garantizarles alimentación, salud, educación y recreación, porque estoy seguro que solo así lograremos ese progreso que esperamos, de lo contrario seguiremos igual, sumidos en la mediocridad y pobreza.
Aquí en Guatemala, los menores son explotados de diferentes maneras, incluso muchos de ellos este primero de octubre estaban en las calles trabajando, en lugar de estar en un aula recibiendo clases, otros en cambio estaban observando algún hecho de violencia de los que a diario suceden, o incluso mueren víctimas de esos ataques.
Necesitamos cambiar la realidad, porque de lo contrario, de nada servirá cambiar las reglas del país, si sus ciudadanos no tienen las oportunidades necesarias. Guatemala exige y reclama atención, por eso debemos luchar y defender los derechos de los niños, y yo espero que dentro de algunos años podamos decir que todos tienen acceso a la salud, educación, desarrollo y por supuesto a ser felices.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR