Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Patriotismo

Betty Marroquin
14 de septiembre, 2016

Últimamente pareciera que el amor patrio está de moda. Cada vez veo más mujeres con carteras típicas, o con alguna prenda de vestir típica, cosa que no se veía hace 20 años. Vemos florecer cantidad de marcas de diversos productos realizadas con componentes típicos, que vienen a dar una visión fresca y moderna de nuestra artesanía en todas sus formas. De igual forma, ahora es mucho más común ver adornos, muebles y accesorios del hogar realizados con elementos típicos, que también está muy de moda. Todo eso me encanta, lo aplaudo y lo aplico yo misma, con mucho orgullo. Lo he venido haciendo desde hace más de veinte años, viviendo fuera de Guatemala. Me alegra sobre todo porque denota que estamos entendiendo, como sociedad, que ser moderno y próspero no significa despreciar lo que viene de antaño, o lo que es realizado por manos humildes. Pero ser patriota es mucho más que apreciar lo que Guatemala produce.

Según el diccionario, patriotismo es el “sentimiento que tiene un ser humano por la tierra natal o adoptiva a la que se siente ligado por unos determinados valores, afectos, cultura e historia; es el equivalente colectivo al orgullo que siente una persona por pertenecer a una familia o también a una nación”. Como chapina que soy, amante de las tortillas y los frijoles, hago un esfuerzo diario por alimentar un sentimiento positivo manteniendo una visión de la vida misma, y de Guatemala, de vaso medio lleno y no medio vacío. Podría darles una lista enorme de motivos por los cuales amo a Guatemala.

Nuestro país tiene grandes retos urgentes que atender con la eficacia y eficiencia de un neurólogo en plena operación al cerebro, pero pienso que no debiéramos de abordar esos retos tan fundamentales y complejos con un espíritu negativo. Kiplin tuvo razón al decir que carreras se han perdido antes de haberlas corrido.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Guatemala es un país fértil, donde el aire que respiramos es aún adecuado, con una abundante riqueza natural en flora y fauna, que debemos atesorar. Tenemos una historia milenaria con la cultura Maya, centenaria de su faceta colonial, y si bien compleja, es moderna hoy día. Es decir, tenemos las herramientas para resolver nuestras carencias, siempre y cuando tengamos libertad y la voluntad de hacerlo.

Patriota no es el que desfila interrumpiendo el tráfico en un día hábil, o el que sube más fotos en sus redes sociales. Patriota es aquel que respeta la cola, no tira basura a la calle, trata a los demás con cortesía y buenas maneras, y sobre todo, cuida de esos valores patrios que tenemos la dicha de poseer. Ser delincuente es tan tonto, porque implica que la persona vive con la perenne zozobra que le caiga la policía, sin poder disfrutar libremente su dinero mal habido. De nada sirve que vista de típico, si es mezquino y falta de ética.

Es así que en este nuevo aniversario de nuestra cuestionable independencia, sería idóneo si todos hacemos un esfuerzo por mejorar nuestro trato hacia Guatemala, por respetar más, agradecer más, y compartir más. Por no botar basura a la calle, pedir vía antes de cruzar, no tirarle el carro encima a alguien que quizás maneja un vehículo pequeño, no colarse y dar el asiento si vemos un anciano o una mujer embarazada. Es tratar a los demás como deseamos ser tratados. Es cuidar de nuestra patria como tantos ejemplos nos demuestran que si se puede.

Construir patria es respetarnos los unos a los otros, que al final, les prometo es mucho más fácil de lo que se imaginan.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR