Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Civismo

Redacción
15 de septiembre, 2016

Llevábamos ya como una semana de estar anticipando el caos de las famosas antorchas. Se llegó el día y, efectivamente, fue un caos. Las ahora detestadas por muchos y aún medio queridas por otros, se ha vuelto, en mi opinión, un libertinaje tal cual. Yo soy del grupo que las detesta.

Guatemala ya creció. El tráfico ya es un martirio diario, afectando significativamente la calidad de vida de todos. El 14 de septiembre ya es un día de mucho tráfico, siempre, pues es día de pago, es previo a un feriado (y ahora “feriadito largo, aunado por el recetado asueto del Ejecutivo), por lo que la cantidad de movimiento, carros y demás, será mayor. No siendo eso suficiente, tenemos que luchar contra las 42,000 antorchas que hubo este año. Iniciaron desde el viernes 9 de septiembre. NO es posible que, por “celebrar” a la patria, tome más de tres horas llegar a Chimaltenango. NO se puede permitir que se bloqueen rutas importantes como la costa sur, la Interamericana, la ruta al Atlántico. Y dentro de la ciudad capital, bloquear la 20 calle, el periférico, la Roosevelt, la Sexta avenida, etc.

Vamos más allá. ¿Cuál es la motivación para salir a correr con la antorcha? ¿Celebrar la independencia, el día de la patria, la libertad, o hacer relajo porque es alegre? Aún bajo la lluvia y el intenso tráfico que arriesga la seguridad y hasta la vida de los patojos que van corriendo, reconozco y valoro ese entusiasmo. Pero, cualquiera que sea la razón, no se puede volver libertinaje.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La Real Academia Española define civismo como “celo por las instituciones e intereses de la patria” y “comportamiento respetuoso del ciudadano con las normas de convivencia pública”. Como siempre, la RAE nos trae a la realidad. ¿Es interés de la patria ocasionar caos dificultando y hasta impidiendo el libre comercio, la libre locomoción y la convivencia? ¿Son normas de convivencia pública los insultos, maltratos y alegatos que surgen espontáneamente por este caos innecesario?

De pronto sería mucho más importante fomentar este civismo en los estudiantes. El comportamiento respetuoso del ciudadano. Cuando sea el momento de asumir más responsabilidades en sus vidas, serán mejores ciudadanos.

Tuve el gusto de participar en el programa “A Primera Hora” el miércoles, en Emisoras Unidas. Debatimos con el Señor Gobernador Departamental de Guatemala sobre este asunto. Él apoya esta forma de celebrar el cumpleaños de Guate, y defendía su punto valorando el entusiasmo, la oportunidad de hacerlo, el que es una vez al año. Todos sus argumentos son válidos y lo felicitamos por apoyar estas celebraciones.

Durante el programa, como es usual, muchos oyentes envían sus mensajes por redes sociales. Me encantó. Surgieron muchas soluciones intermedias. Por ejemplo, regular el horario. También los días, digamos, solo el 15 de septiembre. Las rutas, para evitar el colapso generado por tanto tráfico en las vías más importantes y, en particular, en las carreteras (a mi criterio, no se debería permitir esto). Sugerí que las Gobernaciones Departamentales y los Ministerios de Educación y de Gobernación trabajaran en conjunto y coordinaran esto, a nivel nacional).

Esto es ir más allá, trascender el problema mismo y encontrar un término medio, una posible solución con la que todos podamos vivir. Esto es una lección de vida, válido para todo lo que sucede en nuestra Guatemala, aún soberana, libre e independiente.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR