Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El verdadero fervor patrio

Redacción
17 de septiembre, 2016

Cada año es igual, cambiar el calendario de agosto a septiembre parece ser el detonador de un amor desbordado por nuestra patria. Un amor que no va acompañado nunca con acciones que de verdad hagan la diferencia por nuestro país.
Basta con ver las antorchas, cuál es el sentido de rememorar así la independencia si luego las calles están llenas de basura. Y de nada sirve que pongamos una bandera en el carro si no respetamos las leyes de tránsito al manejar. Ni decir que somos orgullosamente guatemaltecos cada 15 de septiembre cuando el resto de días pasamos aborreciendo todo lo que nos rodea. Considero que ese uno de los principales problemas de Guatemala, nos hace falta honestidad, sentir las cosas que decimos y solo decirlas si realmente nos sentimos así. Amar nuestro país es más que decirlo, amar nuestro país es prepararnos para sacarlo adelante, es luchar por la igualdad y por la justicia, es olvidarse de las diferencias, es luchar desde nuestro metro cuadrado en contra de la corrupción. Y al lograrlo ahí en nuestra comodidad, ir y replicar esta actitud para que se pueda ver, decir y sentir el cambio.
Creo firmemente que el cambio está en nuestras manos, debemos dejar de hacernos los ciegos ante los problemas y empezar a buscar soluciones. Pero últimamente, y me incluyo, lo único que hacemos es quejarnos por todo y de todos y al que quiere ver un rayo de luz entre tanto problema le decimos que está loco.
Sí, vivir en Guatemala es difícil. No hay día de Dios que no nos duela algo que ocurrió, un hecho de violencia, una injusticia, un acto de corrupción que desemboca en vidas inocentes. No es nada fácil hacer de nuestro día a día la tragedia. Pero sigo creyendo que uno se complica más las cosas, podemos hacer el cambio de a pocos, demostrando que a pesar de todo podemos, todos juntos, salir adelante. Ayudarnos todos a ser felices.
Como diría mi mejor amiga, hay que ser guatemaltecos todos los días y no solo las primeras semanas de septiembre. Debemos buscar el bien común, la felicidad común y estoy segura que así podemos hacer de Guatemala todo lo que puede llegar a ser porque todos lo sabemos, potencial para estar bien y ser felices tenemos.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR