Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La importancia de corregir a los niños desde pequeños

Redacción
18 de septiembre, 2016

Que un joven de 23 años esté involucrado en una estafa de Q 90,000.00 y que las maras estén llenas de niños sicarios menores de edad habla de la falta de educación en el hogar, de la falta de orientación de los padres hacia sus hijos, lo cual redunda en que la ambición hoy se ve ya en gente tan joven, al igual que la maldad ya que no es posible que niños y jóvenes sean semejantes asesinos, corruptos, estafadores, extorsionistas, drogadictos, violadores, etc.
¿Pero qué esta fallando?
La verdad absoluta, no la tengo pero la lógica me dice que las causas son muchas, situaciones tales como embarazos de adolescentes, el alcoholismo, la drogadicción, la falta de educación y la poca preparación para poder convertirse en padres a todo nivel, da como resultado mujeres con niños con mucha ilusión pero con no muy buenos resultados, mucha gente tiene que trabajar y muchas instituciones educativas han dejado de dar clases de moral y urbanidad, no digamos clases de educación sexual, donde tantas niñas bien educadas tendrían una oportunidad la cual hoy no tienen debido a la promiscuidad y a las redes sociales que se han vuelto cómplices en la desorientación sexual.
Como resultado tenemos niños que no piden por favor, que no saben decir gracias, que no piden permiso para hablar cuando hay adultos platicando, que hacen berrinches para conseguir sus objetivos, tan pequeños como desde los 2 años; estos niños se van torciendo en su camino a la adolescencia y cuando hay divorcios también les hace falta amor, como en el casos de las maras, que muchísimos de sus miembros son niños sin padres que crecen sin amor y orientación y que lo único que conocen de orientación en su casa es la violencia, entonces al crecer solo saben dar violencia y cambian sus instintos de niños dulces a niños frustrados que lo único que saben hacer es arreglar sus situaciones con violencia. En otros niveles sociales, los niños se dan cuenta en las pláticas de sus padres, el nivel de corrupción y mentira que puede haber como ha pasado en distintos gobiernos en donde los niños tienen que mentir para cubrir a sus padres, recuerdo el caso de un ex gerente del IGSS cuyo hijo menor de 25 años ya tenia cuentas a su nombre por varios millones de quetzales, por supuesto de dinero mal habido. Esto realmente es una barbaridad, que un padre involucre a un hijo en corrupción, probablemente con la venia de la madre quien obviamente está de acuerdo. ¿Cómo hemos llegado a esos grados de putrefacción de la sociedad?
La respuesta es la falta de amor a Dios y el exceso de amor al dinero.
Evitemos los padres trabajar en exceso que dejemos desatendidas las necesidades morales y afectivas de nuestros hijos, pensando que en el colegio deben de aprender todo lo que necesitan y el resto lo pueden encontrar en la redes. Pongámosles especial atención en su infancia ya que es allí cuando los niños ven a sus padres como se héroe, su ejemplo a seguir. Pero si en esa edad les enseñamos que es mas importante el dinero, el trabajo, el celular que ellos, llegará un momento en el que sin darnos cuenta ya serán adolecentes y adultos y que ya no los escucharán ni tendrán tiempo para sus padres, entonces será muy tarde.
Es por esos la importancia de corregir al niño desde pequeño, con amor pero con rigurosidad y sobre todo con el ejemplo. Tenemos que dar amor, tenemos que dar cariño, alegría, tenemos que hacer que se sientan bien con nosotros y que nos tengan confianza para contarnos todo, tanto sus problemas como sus alegrías y sus miedos.
No olvidemos que nuestros hijos son prestados, Dios nos los dio para criarlos con amor y para hacer de ellos unos hombres que amen a su patria, que sean hombres y mujeres de bien, trabajadores, honestos, que busquen el bien común y que hagan de Guatemala un mejor país, no como esta pasando actualmente con las generaciones que nos han gobernado y que nos están gobernando.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR