26° GUATEMALA
20/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¡SANTA PRAXEOLOGÍA! BATMAN Y MISES

Redacción
20 de septiembre, 2016

¡Santo Giro Inesperado! ¿El Dúo Dinámico luchando por la verdad, la justicia y la Escuela Austriaca de Economía? ¿En Berlín de 1939? ¿En el mismo año que Batman debutó en las historietas ilustradas?
En efecto, este Batman es la creación de Paul Pope, un artista y diseñador de Nueva York, que ha trabajado desde los años noventa en el negocio de las historietas ilustradas, en el diseño para la firma italiana de modas Diesel Industries y con la norteamericana DKNY. Entre sus clientes para la cinematografía se encuentran: Lucasarts, Paramount Pictures, Cartoon Network, Marvel Comics, Kodansha, Sapporo, Dargaud Editions, Emi Canada, Warner Brothers, y The British Film Institute. En el año 2000 fue reconocido por el American Council of the Arts como un “Master Artist”.
Pope creo el “Batman de Berlín” en 1997, después de leer la noticia de la aparición en Rusia de las notas y escritos privados del economista austriaco Ludwig von Mises, confiscados por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Esta noticia le sugirió la idea de escribir e ilustrar una historieta que planteara cómo sería la historia si Batman hubiese sido judío, y que si en lugar de aparecer en Ciudad Gótica, hubiese aparecido en Berlín en 1939 bajo la dictadura Nazi.
Tomando el Batman creado por Bob Kane en 1939, de carácter oscuro, y elaborando sobre el Batman de Frank Miller, creo una nueva variante del tema, una variante distópica. Combinó para su proyecto los mejores efectos visuales de los filmes expresionistas de Fritz Lang con lo mejor del cine de acción de Hong Kong. El resultado fue “El Batman de Berlín” que se publicó en “Un Cuento de Otros Mundos” en Las Crónicas de Batman #11 en 1998 por DC Comics.
En esta historieta Batman es un adinerado hombre de alta sociedad, pintor cubista, y judío en secreto. Su nombre es: Baruch Wane. De niño, cuando regresaban por la noche del cine, presenció como una turba antisemítica asesinaba a golpes a sus padres. Este incidente motivó al joven Baruch a jurar que dedicaría su vida a vengar la muerte de sus progenitores y a combatir a los criminales y la injustica. Se educó en ciencias, idiomas y técnicas de investigación, y entrenó artes marciales para desarrollar su mente y cuerpo. Eligió el símbolo del murciélago para infundir terror en los criminales inspirado por un murciélago que voló por la ventana de su sala mientras meditaba sobre cómo combatir a los forajidos.
Su ayudante Robin, siguiendo la tendencia de Frank Miller, es una joven mujer a quien Wane entrena para combatir la delincuencia. Y al igual que el Dr. Watson en Sherlock Holmes, lleva una bitácora de las aventuras de Batman y escribe esta historia en sus memorias de 1998. Aquí narra como el Comisario Garten, amigo de Baruch, quien no sospecha que éste es judío y que además es Batman, le cuenta que acaban de confiscar la propiedad de un tal economista austriaco, un tal Ludwig von Mises, un judío de Viena. Le informa que von Mises ha escrito en contra de la política Nazi:
“Herr Wane, von Mises ha sido un crítico mordaz de nuestras decisiones. He pedido se me deje inspeccionar personalmente el contenido de su biblioteca. Se cree que ha estado trabajando en un nuevo libro, el cual esperamos poder evitar que termine. Debe creerme, mantendremos lejos de las manos del pueblo las ideas impopulares.”
Wane, conoció a Mises personalmente y leyó sus obras, así que se propone evitar esta injusticia contra el valiente Mises que se opone al partido en esos tiempos nefastos. Así que este Fledermausmensh o Batman, se dirige a la estación de trenes para impedir que los Nazis se lleven los archivos de Mises. Dinamita los rieles del tren, evitando así que el caballo de hierro pueda partir con su valioso botín.
Robin termina su relato diciendo:
“Ludwig von Mises escapó hacia los Estados Unidos cuando los Nazis saquearon su apartamento en 1939. Fue su casera, amiga de su madre, quien notificó a la autoridades que von Mises estaba trabajando en un nuevo libro que desafiaba las políticas sociales y económicas de los Nazis. Lo retardaron, pero no pudieron detenerlo. Continuó el trabajo en su libro que eventualmente se publicó en 1949 con el título: La Acción Humana; considerado ahora como uno de los grandes trabajos libertarios de nuestros tiempos. Las ideas antiautoritarias de von Mises fueron al principio una amenaza para los Nazis, luego para los Soviets, y para todo gobierno intervencionista de nuestro propio tiempo. Él se opuso al socialismo en todas sus formas. Fue un defensor de la libertad individual, de la libertad de expresión, y la libertad de pensamiento… y así, debo añadir, fue el Batman de Berlín.”
Ninguna obra en la historia del pensamiento económico, ni siquiera grandes hitos como La Riqueza de las Naciones de Adam Smith, o Los Principios de Alfred Marshall, o El Capital de Karl Marx, o La Teoría General de John Maynard Keynes, tienen la importancia y significación que la Acción Humana de Mises. En este libro, von Mises demuestra y vaticina que el socialismo está condenado a fracasar, debido que al destruir las dos instituciones básicas del mercado –la propiedad privada y el sistema de precios –hace imposible el cálculo económico y por ende la correcta asignación de recursos a la producción de bienes y servicios. Su pronóstico se hizo realidad con el derrumbe económico de la Unión Soviética, y se hace realidad cada día, con cada país que se embarca en tan irrazonable aventura como es imponer el socialismo a sus conciudadanos, como atestiguamos en el caso de Venezuela, el de Argentina y el de Brasil.
Era de esperarse pues, que siendo Batman el más inteligente de los superhéroes, fuera éste un defensor de la libertad.
¡Santa esquizofrenia Batman! Hay que combatir la locura del socialismo.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR