Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Quién y por qué habrán filtrado el audio de Gloria?

Betty Marroquin
23 de septiembre, 2016

Mi intención no es defender el uso del lenguaje soez al emitir opiniones públicas, ni voy mucho menos a defender el haber llamado a Guatemala “país de M” porque si bien he renegado en privado cuando frustrada por diversos motivos y alego de mi país, y puede que haya dicho que “aquí todo es una M” (como he leído en muchos mensajes de comentarios de personas individuales que se quejan a diestra y siniestra en Facebook o Twitter) o que es un sistema retrogrado, etc lo he hecho en privado, ni siquiera en un comentario en redes sociales. El que jamás ha protestado de forma similar por haber sufrido el fastidio que es casi cualquier trámite burocrático, por abuso de alguna autoridad, o simplemente por estar entrampado en el tráfico viendo que la gente maneja sin respetar las señales de tránsito y se enfurece, que tire la primera piedra.

Sin lugar a dudas, quienes son figuras públicas deben cuidar doblemente su comportamiento, en todas las áreas. Una figura pública no puede darse el lujo de expresarse con vulgaridad, no debe ni siquiera vestir en un modo inadecuado, y mucho menos expresarse despectivamente de nada ni de nadie. Le guste o no, tiene una responsabilidad mayor que la de cualquier vecino y es inclusive un ejemplo para muchos. La división entre lo discreto y el valor es sumamente delicada, y la línea es con frecuencia bastante endeble. Ahora bien, seamos honestos, yo he escuchado niñas bien usar la palabra que inicia con V y termina con A (que yo detesto porque me parece horrenda), hasta dirigida a sus padres. He escuchado patojos llamarse entre amigos con insultos (especialmente con la que inicia con Ser, por ejemplo), etc. Que somos un país de gente mal hablada, que pena, pero es verdad. Yo misma uso malas palabras cuando estoy en extrema confianza, entre amigos, pero jamás las usaría al expresar conceptos serios o en un escenario público. Sin embargo, seamos sinceros, ¿quién de nosotros no ha sido sacado de sus casillas alguna vez y mandado a la M a alguien? Obvio, teniendo la suerte que no lo han hecho público. Según lo investigado, el joven que recibió el mensaje enfurecido de Gloria hace más o menos un año y medio, lo enseñó a mucha gente, pero según parece no fue quien lo filtrara. Me encantaría escuchar o saber que le dijo él a Gloria para provocar semejante reacción.

Gloria ha hecho muchas cosas buenas por Guatemala, al igual que el Movimiento Cívico Nacional. Desde que surgió el movimiento, a raíz del asesinato de Rodrigo Rosenberg, se ha dedicado a promover los principios libertarios (que a muchos simpatizantes del socialismo no gustan y por ende critican siempre), a luchar por la caída de Pérez Molina y la Baldetti, a luchar contra la corrupción y el nepotismo, y siguen su lucha por la depuración del Congreso. Esos patojos, porque son todos jóvenes, se han plantado frente al Congreso más de una vez, por diversos motivos (sin importar el clima), mientras gente como usted y como yo nos quedamos en casa o en la oficina. Esos patojos están trabajando para que Guatemala jamás caiga en lo que cayera Venezuela, y que logremos salir adelante. La mayoría no son niños ricos, son gente de clase media, que ven en la empresa privada y en la libertad individual las herramientas y los medios para que Guatemala progrese. Son todos esos ideales los que motivan mi columna de opinión de hoy, porque los comparto en pleno. Gloria, al igual que muchos de nosotros que comunicamos nuestras ideas, da la cara, no se esconde tras imágenes o nombres falsos o caricaturas. Va de frente, bien o mal, pero con una valentía que a muchos falta.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

En el 2015, MCN fue parte importante de las manifestaciones contra la corrupción del gobierno del PP, e informando a la opinión pública que se volcó a las calles, se logró lo que todos sabemos. MCN trabajó para que se lograra la Ley de Comisiones de Postulación poniendo en evidencia la necesidad de hacer público el proceso que venía maleado desde 1993, sacando a la luz pública mucha de la mugre del sistema al quitar la secretividad. Los funcionarios antes eran electos o designados a puerta cerrada, y la opinión no tenía arte ni parte en el tema. Esto llevó a que la herida fuera liberada de la pus, aunque falta aún mucho por hacer. Con el afán de depurar el Congreso que todos sabemos en que estado se encuentra, MCN impulsó, en conjunto con otras entidades de la sociedad civil, el uso del tablero electrónico para saber como votan los diputados. MCN luchó contra la candidatura de Sandra Torres, cuando era Primera Dama. Impulsó la Ley anti corrupción que llevó al tráfico de enriquecimiento ilícito en todos los sectores, incluyendo contra el sector privado.

Gloria Alvarez ha demostrado en más de una oportunidad tener más coraje que muchos hombres. Ella fue quién denunció el plagio de Baldizón, que no es un enemigo pequeño. Fueron ella y MCN quienes impulsaron el hashtag #NoTeToca que millones de guatemaltecos usamos. Ellos presentaron las denuncias contra Luis Gómez de Transurbano, que tampoco es enemigo pequeño.

Me parece evidente que este escándalo es el resultado de que tanto esta organización como esta persona han pisado callos, han impedido que gentes indeseables lograran sus aún más que peligrosas metas, y es natural que haya deseo de venganza. Inclusive, además han evidenciado las ideas y objetivos del Grupo Semilla que también es una entidad no precisamente amiga de las ideas que promovemos quienes creemos en la reducción del Estado y en la mayor libertad ciudadana. Han dado severas migrañas a los Colóm, a infinidad de diputados, candidatos a jueces, a Juan Alberto Fuentes Knight, a Gudy Rivera y a muchos otros. La lista es larga, y cualquiera de estas personas podría estar detrás de la diseminación de una conversación privada en el medio de un pleito entre amigos acontecido hace más o menos 18 meses. Y no digamos recientemente alzando la voz contra el paquete impositivo, la depuración del Congreso y la promoción de listados abiertos para que votemos por individuos y no por listados.

Lo que pretendo con mi reflexión de hoy es que nos detengamos un momento a analizar un par de elementos que parecen haber desaparecido de la memoria de muchos luego del infame filtro a la opinión pública de un mensaje de voz que tengo entendido es de hace mucho tiempo, y entre amigos que estaban peleando. Independientemente de que Gloria Alvarez les resulte simpática o antipática, es una figura de prestigio internacional que cuando nos ha representado en el exterior ha dejado una excelente imagen. Sólo su video de disculpa por lo dicho ha recibido más de 20 mil likes, visto por 34 mil y compartido por más de 4500 mil personas, y eso sólo en Facebook. Rigoberta Menchú no llega a 9 mil seguidores, sumando sus 5 cuentas de Twitter. Helen Mack tiene aproximadamente 5,500 seguidores en Twitter. La Licenciada Ana Lucía Alejos Botarán tiene poco menos de 10 mil en Twitter y 61 mil en Facebook. La Licenciada Claudia Paz y Paz tiene menos de 2000 en Twitter y parece que no tiene cuenta en Facebook. La Licenciada Thelma Aldana, Fiscal General de la República, tiene menos de 2000 en Twitter sumando sus dos cuentas y aproximadamente 15000 en sus dos cuentas de Facebook. A Gloria en Twitter la siguen aproximadamente 91 mil personas y 350,300 en Facebook, entre nacionales y extranjeros. Por mi trayectoria personal, tengo amistades en casi todos los países del continente Americano, gente posicionada en ciertas esferas, que tienen que interactuar y conocer a los líderes de pensamiento que están haciendo diversas labores en pro del desarrollo y en defensa de la libertad en todas sus formas. Gloria, guste o no, es uno de esos líderes. Mis amigos de Venezuela, de Perú, de Chile, de Colombia, de México, de El Salvador, de Argentina, de la República Dominicana, se han expresado con los mejores conceptos sobre ella, sobre sus mensajes luego de escucharla en sus países, y me dicen que “ojalá tuvieran ellos alguien como ella ” y hablo de gente con trayectorias serias, gente adulta como yo, no jovencitos.

Como digo siempre, es muy fácil dedicarse al deporte nacional de criticar, lo difícil es aportar. Como Guatemalteca, elijo disculpar a Gloria poniendo en la balanza lo que sus acciones han demostrado su amor por Guatemala versus un momento de furia, confiando que ahora que tiene dos años más de los que tenía cuando envió ese mensaje de voz ha madurado y crecido como persona, y tratar de comprender el marco dentro del cual se dio la conversación, y sobre todo, el porqué fue diseminada. Todo tiene un porqué. El mío es enfocarme en lo positivo, que todos aprendamos de esto y en especial quienes tienen una responsabilidad como figura pública, que nos responsabilicemos de nuestros actos, pero sin dejar de ser objetivos y justos en la mayor medida posible. Guatemala ya tiene suficiente odio y antagonismo que contrarrestar como para seguir en éstas por cosas que no valen la pena. Estoy convencida que Gloria ama su país, y si se expresó mal en ese momento, sin duda fue provocada. De lo contrario, no expondría su seguridad personal y la delicia del anonimato, para que algún narco o similar la mande a matar sólo porque promueve ideas contrarias a sus objetivos. Lo más absurdo es que muchos comentarios critican inclusive que es bonita. Verdaderamente, esas críticas dejan tanto a desear como lo que Gloria expresó en ese mensaje furioso hace un año y medio.

República.gt es ajena a la opinión expresada en este artículo

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR