26° GUATEMALA
20/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Mitos sobre el ahorro y la diferencia con la inversión

Invitado
22 de agosto, 2021

A lo largo de nuestra educación familiar se nos ha inculcado que siempre tenemos que practicar el ahorro y que es importante para nuestro futuro, sin embargo cuando crecemos y empezamos a tener nuestros propios ingresos, no todos logramos ahorrar cuanto y como quisiéramos, pero esto no siempre es culpa de las circunstancias o no totalmente.

Nuestro cerebro, evita tanto los conflictos mentales ( disonancias cognitivas) y buscará justificaciones para mitigar lo incomodo que es reconocer que el ahorro depende principalmente de nosotros y no importa mucho los ingresos que tengamos, siempre podremos ahorrar algo pero antes tenemos que eliminar de nuestro pensamiento los mitos que tenemos respecto al ahorro. Aquí comparto unos cuantos aspectos, pero existen muchos más.

Mito numero 1:

Si el monto es pequeño, no sirve de nada ahorrar,

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Muchas veces menospreciamos el potencial del ahorro, porque creemos que no alcanzaremos a tener cantidades importantes de dinero, pero el éxito del ahorro depende principalmente de 3 factores para alcanzar cualquier meta de ahorro. 1. Objetivos claros 2. Cantidad mínima para ahorrar y 3. Tiempo suficiente. Si se cumplen los 3 anteriores y aprovechamos las mejores opciones de los bancos, el interés compuesto, hará el resto.

Mito número 2

Aprovechar todas las ofertas es una gran manera de ahorrar

Aunque las ofertas pueden ser buenas oportunidades para ahorrar dinero, no siempre comprar algo en oferta será una buena idea, especialmente si se trata de bienes o servicios que no son de primera necesidad y en principio no están dentro de nuestro presupuesto. Si compramos algo innecesario solo porque esta en oferta, no estamos ahorrando, estamos reduciendo nuestra liquides inmediata.

Mito número 3

Voy a ahorrar cuando tenga más dinero.

Relacionado con el primer mito, creemos que “más adelante” vamos a poder ahorrar o que de alguna manera mágica vamos a alcanzar nuestros objetivos, solo por el hecho de dejar pasar el tiempo.

La realidad es que:

Para cumplir tus sueños, primero debes establecer un plan de ahorro, teniendo en cuenta lo siguiente:

Planea: define claramente tus metas e identifica cómo lograrlas.

Organiza: define plazos, tiempo en qué cumplirás cada objetivo (corto, mediano y largo plazo) y cantidad de dinero que dedicarás a tu ahorro.

Ejecuta: comienza el plan y respétalo, la disciplina es un factor clave en este proceso.

Controla: verifica cómo vas y revisa tus ahorros, así sabrás si debes hacer ajustes.

Robert Kiyosaki hizo famosa una frase (parafraseado) “los que tienen mentalidad de riqueza primero ahorran y después gastan, los que tienen mentalidad de pobreza primero gastan y después ahorran, si es que les queda algo”.

Diferencias entre ahorro e inversión

El ahorro tiene una función más enfocada a la prevención, mientras que la inversión va encaminada a generar ingresos, son dos conceptos diferentes pero que van de la mano, conoce sus diferencias y aprovecha los beneficios que te presento a continuación.

  • Comprar algo que siempre has querido.
  • Dar el enganche de una casa o de un auto.
  • Tener un respaldo para imprevistos.
  • Cubrir tus necesidades para tu etapa de jubilación.

Esos son objetivos de ahorro, pero no necesariamente constituyen una inversión propiamente dicha. Ya que una inversión normalmente representa bienes productivos y aunque una cuenta de ahorros puede generar intereses, normalmente solo compensan la tasa de inflación del país, he incluso a veces es menos de esa tasa, por lo tanto, debemos buscar formar de invertir nuestro

capital para que supere en rendimiento por lo menos al doble de lo que nos ofrece cualquier cuenta corriente del banco para considerarla una mínima inversión.

Para hacer una inversión puedes utilizar productos financieros o bien aplicarlo a actividades que te puedan generar ganancias o incrementan tu patrimonio, por ejemplo:

  • Fondos de inversión.
  • Plazos fijos.
  • Emprender un negocio.
  • Adquirir un bien inmueble para alquilar.
  • Vehículos para alquiler.
  • Invertir en CPI (Cuota de Participación Inmobiliaria)
  • Adquirir una franquicia.
  • Comprar acciones.

Cabe mencionar que nuestro vehículo y la casa donde vivimos, aunque ciertamente son parte de nuestros activos, no les podemos llamar inversiones a menos que estemos obteniendo rendimientos, por medio del alquiler de estos activos.

Para terminar, toda inversión debe tener un rendimiento una ganancia esperada, pero a mayor porcentaje de ganancia, mayor probabilidad de perdida. En la medida que combinemos inversiones mas seguras, con algunas más riesgosas obtendremos un equilibrio de nuestros activos productivos y sus rendimientos, además disminuiremos la posibilidad de la banca rota completa.


Licenciado MA. Marvin Salguero

Docente de la Escuela Bancaria de Guatemala, Maestría en Gestión del Talento Humano, Diplomado Liderazgo y Dirección de Personas, Post Grado en Mercadeo de Servicios Bancarios y Financieros y Licenciatura en Administración Bancaria y Financiera.

Te sugerimos leer:

Finanzas resilientes

Gobierno Corporativo

Legalidad de los sistemas de video vigilancia (CCTV)

La gestión de riesgos en el sector asegurador y los beneficios para el asegurado

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR