23° GUATEMALA
13/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Así es la vida de un agente de la PNC

Giovanni Perez
03 de septiembre, 2017

Joaquín (*) es un agente zacapaneco con tres años de servicio. Junto a su compañero, quien tiene siete años de ser policía, se encarga de patrullar varias zonas de la capital. “Siempre estamos con el arma en la mano y alertas” asegura.

Comienza su día desayunando en algún puesto de venta callejera ya que en la subestación donde está asignado no hay cocina mucho menos un comedor. Sabe que debe comer algo antes de empezar la jornada porque los turnos son duros y no siempre tiene tiempo de comprar.

Los agentes realizan sus rondas con una pistola y en ocasiones cuentan con armas largas.

Joaquín al igual que el resto de policías cumple turnos. Labora 11 días ininterrumpidos y descansa seis, aunque a veces el descanso se acorta por alguna emergencia. “Nos mandan a llamar y debemos presentarnos a primera hora”.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

El agente sabe que ser policía es sacrificado, pero también está consciente que la profesión le permite ganar más del salario mínimo. “Ganamos más o menos Q4 mil mensuales”, detalla.

Joaquín es parte de la fuerza policial que suma alrededor de 37 mil agentes, cifra que aumentará con la graduación de nuevos policías, según la proyección de las autoridades del Ministerio de Gobernación.

La subestación, su hogar

Dormir en las subestaciones para cumplir con los turnos no solo es agotador sino sacrificado ya que dejan de lado la vida familiar. “Tenemos que sacrificar el tiempo con nuestras familias para poder asegurar la comida en la mesa”.

Joaquín casi no comparte con sus padres, pero lo reconforta decir que ser policía es su vocación. Sueña con formar una familia aunque reconoce que las largas jornadas no le han permitido formalizar una relación. “Paso mucho tiempo en la subestación y es difícil que lo comprendan”.

En cada subestación conviven unos 20 o 30 agentes.

Con el paso del tiempo sus compañeros de la subestación se convirtieron en su segunda familia. Al inicio fue difícil, reconoce, pero la convivencia diaria y los riesgos que enfrentan, terminaron por crear un vínculo afectivo.

La mayoría de las instalaciones están en pésimas condiciones.

Pese a las dificultades aún confía en las palabras del presidente Jimmy Morales, quien declaró durante la inauguración de la sede policial en Zacapa, que seguirá trabajando por la dignificación.

“Seguiremos trabajando por la profesionalización de la PNC, nuestro respaldo total, paso a paso iremos mejorando sus condiciones”, declaró en esa ocasión.

Joaquín espera que durante el tiempo que le queda de servicio pueda gozar de esa dignificación.

(*)nombre ficticio.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER