Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Oliverio García Rodas, tan cerca y tan lejos del poder

Giovanni Perez
23 de octubre, 2016

Apenas tenía 23 años cuando Oliverio García Rodas empezó a conocer de cerca la legislación de Guatemala. Empezaba la década de los setenta y también este joven iniciaba su carrera profesional que lo ha llevado a lo más alto del poder político y ahora, a un paso de convertirse en el presidente de uno de los tres organismos del Estado.

Aparte del grado de licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, el legislador de 69 años, no tiene ningún título adicional, pero basta leer su hoja de vida para reconocer de la extensa preparación en temas constitucionales, de seguridad y derechos humanos.

[quote_center]Su primer gran mérito profesional lo alcanzó a los 37 años, en 1984, cuando fue electo Diputado a la Asamblea Nacional Constituyente, logro que también ostentan Mario Taracena y Fernando Linares, otros diputados que aspiran a ocupar la presidencia del Congreso de la República.[/quote_center]

Análisis semanal de Calibre Político, noticias sobre el Congreso de la República, noticias de temas políticos nacionales y más. Recíbelo en tu mail cada semana

Como abogado en ejercio privado, en su hoja de vida solo menciona que entre 1984 a 1985, defendió y asesoró a empresas agrícolas, comerciales e industriales de Cobán, Alta Verapaz, donde también estuvo a cargo del Bufete Popular de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Hábil y reconocido

Sin duda, García Rodas es de los políticos más experimentados de Guatemala. Al concluir esta legislatura, en 2019, completará 26 años como diputado, habiendo pasado por distintos partidos políticos, todos identificados como de derecha: GANA, Partido Patriota y Movimiento Reformador, por citar los más recientes.

Dentro del Congreso pertenece a las comisiones de Economía y Comercio Exterior y Relaciones Exteriores como integrante, y es presidente de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales. Este año ha presentado seis iniciativas de ley, entre las cuales figuran: Ley Electoral y de Partidos Políticos, Ley de Comisiones de Postulación y la Ley de Armas y Municiones.

[quote_right]Durante los diez años que estuvo alejado del Congreso (1994 a 2004), el parlamentario brindó asesorías en el Ministerio de Gobernación, Procuraduría de los Derechos Humanos, Unicef, Ministerio Público y la embajada de Estados Unidos en el país.[/quote_right]

En 2004 volvió al Legislativo de la mano de la GANA, partido político que llevó a la presidencia a Óscar Berger, y cuando iniciaron las diferencias y Pérez Molina se desligó para fundar el Partido Patriota (PP), García Rodas fue uno de sus acompañantes.

En esa agrupación permaneció fiel y pese a los escándalos de corrupción destapados en 2015, que vincularon a los exgobernantes y máximos dirigentes del PP, no se movió, y el partido lo volvió a postular para la legislatura actual, eso sí, como la mayor parte de los parlamentarios que ganaron una curul por el PP, pronto abandonó el barco y se alió al Movimiento Reformador, cuyo guía externo fue el exministro Alejandro Sinibaldi, ahora prófugo de la justicia por su presunta implicación en acciones ilegales.

[quote_center]Como muchos diputados, tampoco escapó a la tentanción de colocar familiares en el Parlamento y se menciona a un hermano y a un hijo dentro de la planilla del Congreso.[/quote_center]

A continuación cuando ofreció las primeras declaraciones para comentar su postulación para presidir el Legislativo

Nadar, nadar y…

De pocas palabras y alejado de los medios de comunicación, Oliverio García Rodas volvió a acaparar la atención de la opinión pública luego de que, en una jugada maestra, la bancada oficial FCN-Nación, se uniera con el Movimiento Reformador para postularlo como candidato para presidir el Legislativo, y así destronar a Mario Taracena, de quien pocos dudaban tuviera un contrincante para evitar su reelección.

[quote_center]El martes pasado pudo convertirse en el Presidente del Congreso, pero también Taracena se las ingenió y suspendió la sesión “para ganar tiempo” porque era un hecho que los oficialistas iban a lograr su cometido y la UNE, ahora en el control del Parlamento, no estaba dispuesta a ceder la directiva.[/quote_center]

Y la estrategia de “ganar tiempo “funcionó, por ahora, pues los uneístas corrieron a ofrecerle la presidencia a Nineth Montenegro y entonces la balanza ya no se ve tan inclinada a García Rodas.

Así las cosas, los intereses políticos y la vida, podrían dar otra lección al diputado. El año pasado la suerte y las simpatías en el Congreso no estuvieron de su lado para elegirlo en el cargo de vicepresidente que dejó Roxana Baldetti, y esta vez, muy cerca de dirigir el Legislativo, puede que de nuevo se quede en la orilla.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR