19° GUATEMALA
21/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Semblanza de dos aspirantes a la presidencia: Thelma Cabrera y Edmond Mulet

Thelma Cabrera, una mujer campesina activista en Codeca y Edmond Mulet, un abogado con reconocimiento internacional.

Alejandro Palmieri
13 de enero, 2022

Hace unos días publiqué una primer nota acerca de los aspirantes a la presidencia que, por ahora, se vislumbran como tales. El parámetro para su inclusión es simple: que quieran ser candidatos, que puedan serlo y sobre todo, que tengan ahora o en el futuro inmediato un vehículo con el cual participar.

Con esos parámetros surgió una lista inicial con 6 nombres: Thelma Cabrera, Edmond Mulet, Enrique Degenhart, Sandra Torres, Zury Ríos y Oscar Rodolfo Castañeda.

De los seis, Thelma Cabrera, Sandra Torres y Zury Ríos (las tres mujeres del listado) son las únicas que tienen un vehículo, digamos, propio y vigente: MLP, UNE y Valor, respectivamente. Edmond Mulet y Oscar Rodolfo Castañeda son la cabeza de organizaciones que a la fecha han presentado al Tribunal Supremo Electoral los nombres suficientes que la ley requiera para formación de un partido político y que, rebus sic stantibus, podrán hacer las asambleas necesarias antes de la convocatoria a elecciones.

Análisis semanal de Calibre Político, noticias sobre el Congreso de la República, noticias de temas políticos nacionales y más. Recíbelo en tu mail cada semana

Enrique Degenhart, exinterventor de Migración y ex Ministro de Gobernación, surge como posible candidato del Partido Unionista luego de participar en última asamblea que tuvo ese partido y formar parte del Comité Ejecutivo. Vale decir que Alvaro Arzú Escobar, la figura más importante del unionismo, no tendrá aún la edad requerida para optar a la presidencia en el 2023.

Luego de esa breve introducción, hay que pasar ya a hacer una semblanza de cada uno y proponer algunas fortalezas y debilidades que, por ahora, son relevantes para el análisis.

Thelma Cabrera, el MLP y Codeca

Thelma Cabrera es una mujer campesina originaria de El Asintal, Retalhuleu. Desde temprana edad trabajó con sus padres cosechando café y se casó a los 15 años. Como muchas personas en Guatemala, pero sobre todo indígenas, no tuvo acceso a una educación adecuada, algo que ella misma ha dicho que la marcó para su vida y que la movió a involucrarse en política para mejorar las condiciones de desigualdad que sufren comunidades como la de ella.

Más allá de sus orígenes y comienzos, se involucra con el Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) una organización que en papel tiene, entre otros, el objetivo de “mejorar las condiciones de vida de las comunidades campesinas mediante un impulso importante hacia un desarrollo rural que se construya de forma participativa, con equidad e inclusión social…”. En la realidad, Codeca es una organización que se ha destacado por sus acciones reñidas con la ley, específicamente el hurto de fluidos. En el sur occidente del país tienen una red de conexiones ilegales a las líneas eléctricas, cobrando una cuota por cada conexión ilegal, con lo cual tienen una fuente de financiamiento -ilícito- para sus actividades de base y para financiar y promover su partido político, el MLP.

Cabrera obtuvo 456,114 votos en la primera vuelta del 2019 alcanzando un 4to lugar. El MLP solo consiguió una diputación. Entre sus propuestas más notorias está la nacionalización -estatización- de los servicios públicos, la nacionalización de la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica y la expropiación o cancelación de licencias mineras. En una medición reciente obtuvo 47% de conocimiento a nivel nacional; 21% favorable y un 26% desfavorable.

Con ese caudal de base, se estima que pueda ser una contendiente a la presidencia con posibilidades de pasar a segunda vuelta. Si se tiene que encasillar su postura dentro del espectro político, sin duda es de izquierda populista.

Edmond Mulet

Edmond Mulet es un abogado y político de larga data. Sus inicios en política se dan en el seno del MLN, pero pronto se separa para irse a partidos con postura moderada, el PNR y luego la UCN (la creada por Jorge Carpio Nicolle, no el partido actual). Llega al Congreso como diputado y fue presidente de ese organismo, además fue embajador de Guatemala en EEUU y luego ante la Unión Europea.

Se incorpora a las Naciones Unidas cuando es escogido para dirigir la misión de paz en Haití (lo hace en dos ocasiones distintas) y llega a ser Jefe de Gabinete del Secretario General y posteriormente Secretario General Adjunto.

En las elecciones pasadas participó como candidato con el Partido Humanista y quedó en tercer lugar obteniendo 493,349 votos. En mediciones recientes tiene un 60% de conocimiento a nivel nacional; 35% favorable y 25% desfavorable.

Luego de las elecciones, se separa del Partido Humanista y trabaja en la creación de un nuevo partido que en la actualidad está en formación que se llama Cabal. El principal cuestionamiento que se le hace es que, en los años 80, como notario autorizó la adopción de algunos niños que, a la postre, se señaló que habían sido sustraídos y no dados en adopción por las madres. Fue encarcelado por ello, pero el proceso fue desestimado.

Su posición política es de centro y como tal, en este país, resulta ser “demasiado” de izquierda para la derecha radical y “demasiado” de derecha para la izquierda trasnochada y para una progresía sin contexto histórico.

Aunque Sandra Torres está en el listado de los 6 posibles, su participación depende de que sortee la plétora de juicios que tiene, lo que hace a Mulet el “front runner” en las próximas elecciones, de acuerdo con los resultados de la elección pasada.

En la siguiente entrega haré el mismo ejercicio de semblanza ut supra con los candidatos Enrique Degenhart y Sandra Torres.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR