Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Llegó Guayo con el semblante tranquilo.

Redacción República
04 de octubre, 2013

El lunes rendirá sus primeras declaraciones.
Eduardo Francisco Villatoro Cano, se quedará recluido en el hospital de la Policía Nacional Civil ubicado en la 11 avenida y 10 calle de la zona 1, lo van a chequear los médicos porque dijo que está recién operado de una apendicitis pero resultó, según comentan los facultativos, que viene con una reciente liposucción, que se hizo para cambiar su apariencia. 

El Juzgado Segundo B de Mayor Riesgo dispuso que se quedará recluido en el hospital y el martes en la primera audiencia se determina si continúa en ese lugar o es trasladado a la cárcel Fraijanes I, la que se supone más segura para sujetos de alta peligrosidad. 
El abogado defensor de Villatoro Cano solicitó que su cliente fuera enviado al Centro Médico Militar. Los forenses del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) certificaron que Villatoro fue intervenido, mas no por una apendicitis sino por una liposucción y abdominoplastia. 

Guayo Cano dijo a la prensa que ingresó hace 13 días a México de manera ilegal, y que lo hizo a pie. Que fue capturado a las 4 de la madrugada horas de hoy en un hospital donde fue operado. 
También expresó que teme por su vida: Ustedes saben quién anda detrás de mí; si hablo ¿quién va a proteger a mi familia?. Lo que haga uno, o no aquí, siempre lo traban aquí a uno. Pidió que las autoridades deben investigar, para dejar claro si los inmuebles son suyos. 
La fiscal general, Claudia Paz y Paz, dijo que a estos presuntos delincuentes se le vincula a más de 30 asesinatos cometidos en la región, entre ellas la masacre de 9 policías en Salcajá, Quetzaltenango, así como la muerte de una fiscal del Ministerio Público; y se les sindica de tráfico ilícito de droga, robo agravado, entre otros delitos.
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR