Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Fiscalía suiza pide dura condena para Sperisen

Redacción
30 de mayo, 2014
Un procurador suizo pidió cadena perpetua para Erwin Sperisen, acusado de la muerte de 10 reos entre 2004 y 2007, cuando fungía como director de la Policía Nacional Civil (PNC).
‘Pido se le declare culpable como coautor de los hechos, y autor directo en el caso de la muerte de Tiniguar (José Abraham) y sea condenado a cadena perpetua’, dijo el Primer Procurador Yves Bertossa en sus conclusiones, ante el Tribunal Criminal de Ginebra, Suiza. 
Siete de los reos murieron en la Granja Penal de Pavón durante incidentes en 2006, entre ellos el reo Tiniguar.
Otros tres murieron en 2005 en la cárcel de El Infiernito.
‘Ha sido un crimen de Estado (…) planificado y ejecutado por el Estado’, aseguró el Procurador.
‘Hay que darle dignidad a las víctimas,… las enviaron al matadero, fueron abatidos mientras pagaban sus deudas con la sociedad’, recalcó Bertossa, ante una sala repleta de público, dirigiéndose a los siete jueces del tribunal. 
‘La competencia de este juicio se basa en la nacionalidad suiza de Sperisen y que no hubo pedido de extradición por parte de Guatemala’, dijo Bertossa, quien luego exclamó: ‘¡han asesinado las leyes de Guatemala!’. 
Sperisen, de 41 años, es juzgado en Ginebra porque la Confederación Helvética no extradita a sus ciudadanos, y porque la ley local obliga a juzgar a sus nacionales que hayan cometidos crímenes en el extranjero y se domicilien en Suiza. 
Guatemala lanzó un pedido de captura contra Sperisen en 2010, pero desistió de pedir su extradición a Suiza. 
‘Estos hechos han sido originados en la política de ‘mano dura’, heredada de la época del conflicto armado en Guatemala que causó 200 mil muertos, la ‘limpieza social’ que consiste en eliminar a los que molestan, a los inútiles. Todos fueron ejecutados, no hubo resistencia’, resumió Bertossa al referirse a las pruebas aportadas por los testigos que declararon durante la instrucción, y en la vista oral. 
‘Las balas fueron disparadas de frente, en la cárcel de Pavón hubo 3 mil integrantes de las fuerzas del orden contra 7 reos, no hubo heridos, la tesis del enfrentamiento no se sostiene, nunca va a haber tantos elementos como ahora, no fueron comandos incontrolables, no se puede permitir que los jefes escapen a sus responsabilidades’, concluyó Bertossa.