Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Viejo tuit Kenji Goto, viral después de su ejecución

Redacción República
03 de febrero, 2015

TokioJapón | AFP |

“Cerrad los ojos y sed pacientes. Si os gana la cólera y gritáis, se acabó. Es casi como rezar. Odiar no es cosa de hombres, juzgar le corresponde a Dios. Me lo enseñaron mis hermanos árabes”.

Este mensaje en japonés, del que se ignora el contexto y el motivo, escrito por Goto en septiembre de 2010, fue tuiteado más de 26.000 veces, fenómeno que sigue creciendo a medida que lo comentan los medios de comunicación.

Sus libros se han agotado en los puntos de ventas por internet.

Por otra parte, el secretario general del Gobierno, Hiroshige Seko, indicó la noche del lunes en televisión que el Ministerio japonés de Exteriores telefoneó dos veces a Goto, en septiembre y octubre, antes de una cita el mismo mes, para pedirle que renunciara a su viaje.

El periodista, que tenía en mente salvar a su amigo Haruna Yukawa, en manos de EI desde agosto, abandonó al final Japón y entró en la zona controlada por los yihadistas alrededor del 24 de octubre.

Antes grabó un vídeo en el que insistió en el carácter personal de su iniciativa y en el hecho de que sera plenamente responsable de su decisión.

“Correspondía al Estado proteger su vida, no cabe debatir sobre la responsabilidad personal”, añadió Seko.

Capturado a finales de octubre o principios de noviembre, Goto reapareció el 20 de enero, al mismo tiempo que Yukawa, en un vídeo de la organización yihadista, que reclamaba a la sazón 200 millones de dólares por su liberación.

“Nunca tuvimos la intención de pagar rescate”, aseguró el portavoz gubernamental, Yoshihide Suga.

Ambos cautivos japoneses fueron decapitados a una semana de intervalo, tras varias amenazas de EI.

La televisión NHK indicó este martes que, según varios informadores sirios, antes de expirar el definitivo ultimátum del 29 de enero, Goto fue conducido cerca de la frontera turca en previsión de una liberación a cambio de una yihadista iraquí encarcelada en Jordania y reclamada por EI. Pero el proceso se interrumpió por razones desconocidas, precisó la misma fuente.