Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

El avión Solar Impulse 2 camino de India

Redacción República
10 de marzo, 2015

MascateOmán

Este martes, el avión prevé recorrer en 16 horas 1.465 km hasta Ahmedabad, en el oeste de India, según la página web de la misión.

Más de siete horas después del despegue, todo parecía desarrollarse con normalidad.

El piloto suizo Bertrand Piccard, al mando de este segundo vuelo en el cockpit monoplaza, señalaba en Twitter: “cuando me relajo, respiro tan despacio que se activa la alarma del cockpit”.

Poco antes escribió: “esperamos que los habitantes de Mascate se acuerden siempre de que un avión solar se posó en su país”.

Bertrand Piccard, de 57 años, tomó el relevo de su compatriota André Borschberg, de 63 años, que completó con éxito el lunes la primera etapa, 13 horas de vuelo entre Abu Dabi y Mascate.

El vuelo fue “emocionante”, dijo un sonriente Borschberg al llegar a Omán. El piloto dijo que hizo el viaje a 6.000 metros de altitud, ya que se trataba de un trayecto corto.

Después de India, el avión solar se dirigirá a Birmania. Luego afrontará la etapa más larga del trayecto: cinco días seguidos de vuelo para un solo piloto, que irá de Nankin (China) a las islas Hawai, en el centro del Pacífico norte.

En total, el aparato recorrerá 35.000 km a una velocidad relativamente modesta (entre 50 y 100 km/h) y sobrevolará dos océanos, el Pacífico y el Atlántico.

La vuelta al mundo, prevista en 12 etapas a lo largo de cinco meses, corona 12 años de investigaciones llevadas a cabo por Borschberg y Piccard, que además de una hazaña científica buscan transmitir un mensaje político.

“Queremos compartir nuestra visión de un futuro limpio”, declaró el lunes antes del despegue Piccard, para quien esta misión debería contribuir a la lucha contra el cambio climático mediante la promoción de “nuevas tecnologías verdes”.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, felicitó a los dos pilotos tras la primera etapa. “Gracias a su coraje y determinación, podemos despegar hacia un futuro sostenible”.

El Solar Impulse está recubierto de 17.000 células fotovoltaicas y cuenta con unas alas de 72 metros, casi tan largas como las de un Airbus A380.

No obstante, el avión, fabricado con fibra de carbono, sólo pesa 2,5 toneladas, es decir, menos de un 1% del A380.

Un total de 130 personas participan en la aventura, ya que 65 acompañan a los pilotos alrededor del mundo, facilitando apoyo logístico, y 65 están en Mónaco, en el centro de control de la misión (meteorólogos, controladores aéreos e ingenieros).

El Solar Impulse 2 es el sucesor del primer prototipo, el Solar Impulse 1, que permitió a sus creadores realizar varios vuelos de larga duración en Europa y Marruecos y ser los primeros en cruzar Estados Unidos en 2013, con varias escalas, en un avión de este tipo.