15° GUATEMALA
19/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Video | 14 Factores de riesgo de la trombosis venosa profunda

Edgar Quiñónez
03 de agosto, 2021

La trombosis venosa profunda se produce cuando se forma un coágulo de sangre (trombo) en una o más venas profundas del cuerpo. Generalmente en las piernas. La trombosis venosa profunda puede causar dolor o hinchazón de piernas, pero también puede ocurrir sin síntomas.

Puedes desarrollar una trombosis venosa profunda si tienes ciertas enfermedades que afectan la forma en que coagula la sangre. Un coágulo sanguíneo de las piernas también puede ocurrir si no te mueves durante mucho tiempo. Por ejemplo, después de una cirugía o un accidente, cuando viajas grandes distancias o cuando estás en reposo en cama.

La trombosis venosa profunda puede ser muy grave porque los coágulos sanguíneos que se producen en las venas pueden soltarse y desplazarse a través del torrente sanguíneo y atascarse en los pulmones y, de este modo, bloquear el flujo de sangre (embolia pulmonar). Sin embargo, la embolia pulmonar puede ocurrir sin evidencia de trombosis venosa profunda.


Esta nota también te puede interesar: Evitar la celulitis, alimentos que parecen inofensivos pero son perjudiciales


Síntomas

Los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda pueden incluir los siguientes:

  • Hinchazón en la pierna afectada. Rara vez, la hinchazón aparece en ambas piernas.
  • Dolor en la pierna. Generalmente, el dolor empieza en la pantorrilla y se siente como un calambre o una inflamación.
  • Enrojecimiento o decoloración en la pierna.
  • Sensación de calor en la pierna afectada.

La trombosis venosa profunda puede presentarse sin provocar síntomas perceptibles.


Factores de riesgo

Hay muchas cosas que pueden aumentar el riesgo de presentar una trombosis venosa profunda. Cuantos más factores de riesgo presentes, más alto es el riesgo de padecer una trombosis venosa profunda. Los factores de riesgo asociados a la trombosis venosa profunda son los siguientes:

1- Edad

Tener más de 60 años aumenta el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda, aunque puede presentarse a cualquier edad.

2- Permanecer sentado durante períodos prolongados, como al conducir o volar

Cuando las piernas permanecen quietas por muchas horas, los músculos de las pantorrillas no se contraen. Las contracciones musculares normalmente ayudan a la circulación de la sangre.

3- Reposo prolongado, como en una larga hospitalización, o parálisis

Si los músculos de las pantorrillas no se mueven por períodos prolongados, se pueden formar coágulos sanguíneos.

4- Lesiones o cirugía

Las lesiones en las venas o la cirugía pueden aumentar el riesgo de presentar coágulos sanguíneos.

5- Embarazo

El embarazo aumenta la presión en las venas de la pelvis y de las piernas. Las mujeres con un trastorno de coagulación heredado corren un riesgo mayor. El riesgo de presentar coágulos sanguíneos por el embarazo puede continuar hasta seis semanas después de tener a tu bebé.

6- Píldoras anticonceptivas (anticonceptivos orales) o terapia de reemplazo hormonal

Ambos métodos pueden aumentar la coagulación de la sangre.

7- Tener sobrepeso u obesidad

Tener sobrepeso aumenta la presión en las venas de la pelvis y de las piernas.

8- Tabaquismo

Fumar afecta la coagulación y la circulación de la sangre, lo cual aumenta el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda.

9- Cáncer

Algunas formas de cáncer aumentan las sustancias en la sangre que provocan que esta se coagule. Algunas formas de tratamiento contra el cáncer también aumentan el riesgo de sufrir coágulos sanguíneos.

10- Insuficiencia cardíaca

Esto aumenta el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda y una embolia pulmonar. Dado que las personas con insuficiencia cardíaca presentan una función cardíaca y pulmonar limitada, los síntomas causados incluso por una pequeña embolia pulmonar son más evidentes.

11- Enfermedad intestinal inflamatoria

Las enfermedades intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, aumentan el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda.

12- Antecedentes personales o familiares de trombosis venosa profunda

Si tú o un miembro de tu familia tuvieron una de estas enfermedades o ambas, es posible que corras un mayor riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda.

13- Genética

Algunas personas heredan factores de riesgo o trastornos genéticos, como el factor V Leiden, que hacen que la sangre se coagule con mayor facilidad. Es posible que un trastorno heredado no cause coágulos sanguíneos por sí solo, a menos que se combine con uno o más factores de riesgo.

14- Sin factores de riesgo conocidos

A veces, puede formarse un coágulo sanguíneo en una vena sin ningún factor de riesgo subyacente aparente. Esto se conoce como un tromboembolismo venoso no provocado.

  • TAGS RELACIONADOS:
  • salud
SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR