12° GUATEMALA
28/01/2023
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Elecciones Guatemala 2023
Elecciones Guatemala 2023
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Deportes
Deportes

Gnomos de jardín: por qué dicen que se mueven y qué otras fábulas encierran estos personajes

¿Quién no ha escuchado al menos una anécdota o cuento de estos enigmáticos y místicos seres del mundo elemental? Si recién te enteras, abre tus sentidos y aventúrate a conocer la historia.

Los gnomos de jardín provienen de la Europa antigua, específicamente Alemania. Imagen ilustrativa de Florespedia.com
Angela Martinengo
23 de enero, 2023

Los gnomos son utilizados normalmente en la decoración del jardín, pero según cuentan algunas tradiciones de la vieja Europa, son seres sobrenaturales que forman parte de una naturaleza invisible para los hombres.

Se menciona de ellos que no descienden de Adán y que viven en contacto con el elemento tierra. También se comenta que algunos moran en las profundidades de la misma, en el interior de viejas montañas, resguardando antiguos secretos y tesoros y en jardines.

A diferencia de las hadas y los duendes, estos suelen evitar más el contacto con los humanos y prefieren en cambio vivir en lugares más alejados.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE

Con el transcurrir de los años fue corriéndose el rumor que éstos diminutos seres se movían por las noches, sobre todo los que pertenecieron a familias durante años.

Historia y leyendas de los gnomos de jardín

seres elementales rodeados de mitología. Imagen ilustrativa de Sermujermamaymuchomas.com

Dentro de las leyendas que hablan de gnomos, podemos citar aquellas recopiladas por los hermanos Green.

Antes del siglo XVI resulta más rebuscado encontrar recopilaciones o anécdotas muy antiguas que hablen más sobre los gnomos, bajo ese nombre puntualmente,

Si bien, “gnomo” deriva de la palabra griega “genomos” que significa “el habitante de la tierra” y del término “genosein” que significa conocimiento, es en el año 1566 cuando el alquimista suizo Paracelso utiliza por primera vez el término “gnomus” para referirse a estos seres en su tratado, el libro de “Ninfas, silfos, pigmeos, salamandras y otros espíritus”.

Según Paracelso, los gnomos son reacios a establecer contacto con los humanos, pueden trasladarse por la tierra a su antojo y serían custodios de los tesoros naturales, conocedores de grandes secretos de la Tierra y parte de su alma.

Tal vez el alquimista quiso referirse a estos seres como tales o intentó crear un personaje metafórico, ya que el término “gnosein” significa conocimiento, teniendo en cuenta que Paracelso estaba muy vinculado a la Alquimia.

Muchos autores los han considerado custodios de la naturaleza

 

El aspecto de gnomos es descrito como tosco, rústico y algo grotesco, pero también con ciertas características que tienen que ver con la astucia y la capacidad de aparecer o cambiar de forma si es necesario.

Durante el siglo XVIII la creencia en estos seres fue cayendo con el pensamiento racionalista de la ilustración, pero también es a partir de este siglo cuando se comienza a utilizar la palabra “gnomos” como sinónimo de gente pequeña en libros de cuentos o leyendas románticas.

Dentro de las grandes obras literarias que citan a éstos seres están las escritas por Gustavo Adolfo Becquer, alguien conocedor del tema y que se sentía muy atraído por los gnomos.

En Australia existe una ciudad de gnomos de jardín llamada Gnomesville. Imagen Ilustrativa de El Confidencial

Por qué se colocan Gnomos en un jardín

Actualmente se llaman “gnomo” a las pequeñas estatuas conocidas como “gnomos de jardín”, estatuillas que se colocan por tradición en los jardines y tienen sus raíces en el siglo XVIIII; en una pequeña ciudad alemana llamada Graefenroda.

No tardaron en popularizarse en toda Europa debido al hecho de que se pensaba que colocarlas en el jardín como parte de la decoración, traía buena suerte.

Otro motivo para usarlo de decoración en el jardín es la creencia de que protegen los lugares de las malas energías, cuidando de las plantas y los árboles.

Éstos seres elementales no escapan de ser un mito, que aunque no estén tan de moda actualmente, siguen despertando la curiosidad y la imaginación en muchos; y como todo mito, es un dicho, una historia; entonces existe y es real para aquellos que crean en él. 

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE