17° GUATEMALA
27/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria
El Nuevo Palamar resurgió de las cenizas del volcán Santiaguito. Foto República / Fransico Rosales

La historia del Nuevo Palmar, el pueblo que surgió de las cenizas de un volcán en Guatemala

El Nuevo Palmar está situado en el suroccidente de Guatemala. Este municipio al igual que otros poblados de la bocacosta ha estado vinculado con la economía agroexportadora. 

Entre las características del Nuevo Palmar es que es uno de los poblados que más se ha visto amenazado por la constante actividad del volcán Santiaguito, coloso que surgió de una gran erupción del volcán Santa María. 

Al extremo que el 22 de junio de 1983 su población se vio obligada a abandonar el terreno que ocupaba desde mediados del siglo XIX. 

Según José Pérez, un hombre que lleva 68 años de vivir en el lugar, "la historia y la vida del Palmar no difiere de mucho de otros poblados de Guatemala golpeados por el desempleo". Su nombre original es “Santiago de El Palmar”, así lo describen algunos documentos del siglo XIX.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE

En 1981 El Palmar contaba con alrededor de 15,647 habitantes, de ellos 13,670 residían en el área rural. Del total de la población el 75% era indígena y el resto mestizo

Su población se dedicaba al cultivo del café, aunque también destaca el cultivo de frutas como el banano y plátano, así como otros productos como el cardamomo y la nuez de macadamia.

Mientras que otra parte de la población después de la tragedia de 1983 ocasionada por la erupción del Volcán Santiaguito, se ha dedicado a impulsar negocios propios o de bienes y servicios como cafeterías, venta de productos o tiendas de conveniencia. 

El Nuevo Palamar está a 35 kilómetros de Quetzaltenango. Foto República / Fransico Rosales

Resurgimiento de El Palmar 

Del 22 al 26 de enero de 1980 se produjeron las erupciones más prolongadas del Volcán Santiaguito, según datos históricos del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh). Estas erupciones tuvieron un intervalo de alrededor de seis horas. 

A mediados de 1983 fuertes lluvias dieron lugar a que el río Nimá I creciera y el río Nimá 2 se saliera de su cauce. A ello se sumó una nueva erupción del Volcán Santiaguito. 

"Estos acontecimientos provocaron que El Palmar viviera el peor momento de su historia, la población afectada fue trasladada momentáneamente a un nuevo terreno en la cercana finca Las Marías". José Pérez, vecino del área. 

En aquel tiempo las autoridades buscaban un lugar que estuviera lejos de los peligros de la naturaleza. Con la llegada del gobierno de Vinicio Cerezo Arévalo, en 1986, los pobladores vislumbraron una salida a su problema

La esperanza de un nuevo lugar para habitar se hizo realidad el 21 de febrero de ese año, cuando el Congreso de la República por medio de un punto resolutivo, instó al Gobierno a resolver la situación, según publicaciones de la época.

Poco a poco los ciudadanos del Nuevo Palmar han salido adelante. Foto República / Francisco Rosales

El 2 de septiembre de 1986 se presentó por parte del Congreso la propuesta de expropiar la finca San José Los Encuentros, en jurisdicción del departamento de Retalhuleu y semanas más tarde la propuesta fue aprobada por los legisladores. 

Es entonces que se inicia la construcción del Nuevo Palmar. En la actualidad la fiesta patronal del Nuevo Palmar se celebra el 25 de julio en honor a Santiago Apóstol. Atrás quedaron los días de incertidumbre, pero aún persiste el temor entre la población por los desastres naturales ya vividos. 

Entre sus principales atractivos están las danzas folklóricas que se preparan para celebrar la fiesta patronal. Además, como cualquier fiesta o feria guatemalteca, destaca la instalación de juegos mecánicos y ventas de comida tradicional como garnachas, elotes locos y dulces típicos. 

El municipio fue inaugurado de manera oficial el 21 de julio de 1988. El pueblo a diferencia del Viejo Palmar es amplio, cuenta con áreas verdes e incluso con edificios más resistentes, unos de ellos el Palacio Municipal. El Nuevo Palmar, es un pueblo que surgió de la cenizas. 

El pueblo que desapareció