22° GUATEMALA
01/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La historia detrás de Sophie: un asesinato en West Cork que impacta en Netflix

Sophie jamás imaginó que alguien le quitaría la vida frente a su casa de vacaciones cerca de Toormore, Goleen, condado de Cork, Irlanda , la noche del 23 de diciembre de 1996.

Sophie Toscan du Plantier fue una productora de televisión francesa que fue asesinada de una manera despiadada. Fotografía utilizada con fines ilustrativos.
Edgar Quiñónez
17 de noviembre, 2022

Netflix tiene en su catálogo muchas producciones que valen la pena ver, una de ellas es, Sophie: un asesinato en West Cork, esta historia nos cuenta el atrós asesinato de una productora francesa llamada Sophie Toscan du Plantier

A diferencia de los muchos documentales en Netflix que dan miedo, el dirigido por el documentalista John Dower, mejor conocido por entregas como “Man on wire” o “La 92”, basa su éxito en una narrativa alejada del morbo de un asesinato y nos entrega una de las piezas más puras de la verdadera identidad de un documental periodístico. 

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE

¿Quién mató a Sophie Toscan? 

Ese es el gran enigma de esta producción. Toscan du Plantier vivía en París junto a su esposo el también productor de cine Daniel Toscan du Plantier y un hijo de su primer matrimonio, Pierre Louis Baudey-Vignaud. Desde muy joven a ella siempre le llamó la atención vivir en Irlanda, de hecho esa fue la razón por la que decidió comprar una casa de campo en Toormore, lugar que se prestaba para pasar un buen momento de vacaciones. La cabaña estaba en una parte remota de la zona rural de West Cork. 

Una mañana del 20 de diciembre de 1996 decidió llegar sola con el propósito de regresar a París en Navidad. Toscan du Plantier fue encontrada por su vecino a las 10 de la mañana en un callejón al lado de su casa, vestida con ropa de dormir y botas. Sus pantalones largos quedaron atrapados en una cerca de alambre de púas. Aquella escena era verdaderamente espeluznante. 

En los alrededores había sangre, pero quizá en donde más sangre había era en una puerta. Su cuerpo se dejó al aire libre hasta la llegada del patólogo estatal John Harbison 28 horas después. A la llegada los forenses la encontraron con el cerebro hinchado y además, reportaron que tenía múltiples lesiones en la cabeza, a eso se suman varios golpes en el rostro. 

El caso nunca se resolvió por la falta de evidencias y testigos, pero muchas pistas apuntaron a Ian Bailey, un periodista que presuntamente se habría encontrado con la víctima el día anterior y que fue el primero en llegar a la escena del crimen. Hasta el día de hoy Bailey niega su culpabilidad y si bien ha recibido condena carcelaria, nunca la ha cumplido, ya que se encuentra en Irlanda y debería ser extraditado a Francia.

En el documental de Netflix fueron entrevistadas diferentes personas relacionadas al caso que contraponen sus opiniones acerca de la posible culpabilidad de Bailey, entre ellos el padre de la víctima. La serie aborda los intersticios de la justicia así como también el escalofriante hecho. Por otro lado, esta historia también encierra un aspecto legendario y mitológico.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE