19° GUATEMALA
28/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

"Tata Lapo": el militar que se enfrentó al expresidente Rafael Carrera

El 30 de junio se conmemora el Día del Ejército en Guatemala. Entre los militares más conocidos en la historia del país, se tiene al mariscal Serapio Cruz, más conocido como "Tata Lapo".

Serapio Cruz, más conocido como Tata Lapo, fue un mariscal liberal que luchó contra el gobierno conservador.
Isabela Pedraz
30 de junio, 2022

La frase "en los tiempos de Tata Lapo" es una que muchos conocen por su uso para hacer referencia a tiempos lejanos. Pero como gran parte de las frases populares en Guatemala, tiene un origen histórico.

El mariscal Serapio Cruz, apodado "Tata Lapo", fue uno de los líderes liberales que lucharon para que Guatemala abandonara las ideas conservadoras que el gobierno imponía. Su historia se considera trágica, pero su impacto en la política del país es inolvidable.

Contexto histórico

Se conoce muy poco de la vida del mariscal Serapio Cruz antes de involucrarse en la política por medio de las fuerzas militares. En su juventud, el militar y su hermano Vicente se dedicaban al comercio de ganado y a ser prestamistas con negocios en Jalapa, oficio que heredaron de su padre Timoteo Santa Cruz. Pero el trabajo y la vida de los hermanos Cruz se vio afectada tras la llegada de Rafael Carrera a la presidencia.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE

La historia de Serapio toma importancia durante la guerra civil entre 1847 y 1851, en la cual estuvo al mando de las tropas del "Ejército de los Pueblos". Para tener un mejor entendimiento de la situación social en Guatemala, se debe de saber que los criollos, quienes tenían gran parte del poder en el país, estaban divididos en dos bandos: la élite y el clero terrateniente eran conocidos como conservadores, y la élite hacendada del resto de Centroamérica eran liberales.

Serapio era parte de los liberales, y llegó a ser uno de los líderes que germinaron las raíces de la Revolución Liberal.

Celebración del triunfo de la Revolución Liberal de 1871.

Acciones militares de los Cruz

Uno de los mayores conflictos en los que Serapio se vio involucrado fue en la Batalla de Patzún, la que desenlazó el 14 de julio de 1848. El mariscal y sus tropas tenían apoyo de Zacapa, Jalapa, y Chiquimula. También logró realizar una alianza con Quetzaltenango, en donde crecía el liberalismo.

Con estas tropas es que, en 1848, los hermanos Cruz causaron la Guerra de los Fiebres para liberar el Estado de Los Altos, en Patzún. Combatieron contra las tropas de Rafael Carrera, pero fueron derrotados. Esto no solo le brindó a Carrera la victoria, también la presidencia. Dentro del acta donde se declara la presidencia del general Carrera, se puede ver la firma de Serapio Cruz, quien representó al Ejército conservador guatemalteco, a pesar de ser liberal.

Tiempo después, durante la presidencia de José Bernardo Escobar, el hermano de Serapio, Vicente, logró convertirse en vicepresidente. Mientras estaba al poder, Vicente amenazó al gobierno para que les devolvieran la plaza a los liberales, pero sus peticiones fueron ignoradas. Esto llegó a costarle la vida a familiares de los Molina, los Arrivillaga, los Zepeda, al igual que a Vidaurre, Manuel Dardón, al expresidente Juan Antonio Martínez, y a José Francisco Barrundia.

Los ataques de Vicente fueron respaldados por las tropas de Serapio, hasta que el presidente Escobar envió a representantes de embajadas a parlamentar con los Cruz. Llegaron a un acuerdo que establecía "el gobierno retirará de Los Altos las fuerzas de Ocupación, para que aquellos pueblos puedan libremente decidir su futuro, para lo cual no se les molestará en nada".

Por falta de compromiso del gobierno, los Cruz continuaron sus ataques. Luego de varios intentos de tregua, el presidente renunció el 30 de diciembre de 1848. Esto causó varios incidentes que llevaron a la presidencia del General Mariano Paredes, quién era de los líderes que habían realizado las pláticas de paz en Los Altos.

Serapio y Vicente no reconocieron al nuevo gobierno, por lo que no detuvieron su pelea por la independencia de Los Altos. Serapio fue de los líderes que marcharon contra la ciudad y el Gobierno, pero sus acciones pasivas se detuvieron luego del asesinato de Vicente. El conflicto llegó a un fin en 1851 cuando Carrera regresó al poder y colaboró con Serapio, quién llegó a formar parte del Ejército.

El Ataque de las Fiebres

El 24 de mayo de 1865, Carrera falleció, lo que le dio a Serapio la oportunidad de derrocar a los conservadores de forma definitiva.

Fue en esta época cuando se le dio de manera oficial el apodo "Tata Lapo", el cual proviene de la mezcla del título que se le otorgaba a las personas de alto rango en la jerarquía, "Tata", y el diminutivo de su nombre Serapio, "Lapo".

Por cinco años formó parte de un batallón armado de machetes en Palencia, del cual fue fundador. Se les conocía con el nombre de Batallón de Guastatoya. El 2 de febrero de 1867, Serapio dirigió a sus tropas a atacar al presidente Vicente Cerna. A este conflicto se le llegó a conocer cómo el Ataque de las Fiebres. Ese año fue de los más difíciles para el presidente Cerna, según el libro "Los presidentes de Guatemala. Historias y Anécdotas"ya que los constantes ataques de Serapio para derrocar al gobierno intimidaban e interrumpían las acciones del gobierno.

A pesar que Serapio era persistente, fue derrotado en el Ataque de las Fiebres, lo que lo llevó a huir a El Salvador. Pronto se trasladó a México, donde tuvo un encuentro con el general Justo Rufino Barrios para regresar a Guatemala.

Se reunieron con sus tropas en Huehuetenango, donde encontraron al sargento Rito Orellana. Orellana y Serapio iniciaron "guerras de guerrillas" en Quiché y las Verapaces, mientras que Barrios atacaba en el Occidente del país, y Vicente Méndez Cruz en la Costa Sur.

Justo Rufino Barrios es una de las figuras más conocidas de la Reforma Liberal.

Muerte y legado

Era enero de 1870, Serapio y los líderes de su batallón se encontraba en las orillas de la Ciudad de Guatemala cuando tropas gubernamentales bajo el mando del jefe del Ejército, el general Solares, los atacaron. Huyeron por una barranca, pero por haber recibido un golpe en la pierna que le causó una fractura, Serapio no fue capaz de continuar y fue encontrado por los soldados. Fue asesinado el momento que lo reconocieron.

El general Solares no pensaba dejarlo descansar en paz, sino que ordenó que le cortaran la cabeza para llevársela para confirmar su muerte. Al llegar a la ciudad, recorrieron las calles con la cabeza en exposición, marchando al ritmo de tambores. Su destino fue la capilla del antiguo cementerio, donde le tomaron una fotografía que hoy en día se encuentra en el Museo Nacional de Historia de Guatemala.

Luego de su muerte, el hijo de Serapio, Felipe Cruz, se unió a las fuerzas del general Barrios para vengar a su padre. Los liberales no tardaron en actuar, y utilizaron el asesinato de Serapio para acusar al gobierno conservador de salvajismo y barbarie. Varios empezaron a pedir la renuncia del presidente, y para 1871, Miguel García Granados y Justo Rufino Barrios habían logrado conseguir la victoria. El bando liberal tenía poder del Gobierno.

Una de las primeras acciones fue recuperar el cuerpo y cabeza de Serapio para sepultarlo. Su tumba se encuentra en las catacumbas de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Guatemala.

En las catacumbas de la Catedral Metropolitana fue sepultado el mariscal Serapio Cruz.

El parque del municipio de Palencia lleva el nombre del mariscal Serapio Cruz.

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER DE VIVE