Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

¿Qué pasó con las protestas?

10 de noviembre, 2020

¿Podemos quitar la madera contrachapada de las ventanas ahora? Con Joe Biden camino a la Casa Blanca, ¿podemos mostrar nuestros productos nuevamente en el escaparate, seguros de que los manifestantes “en gran parte pacíficos” no saquearán el lugar ni lo quemarán?

Pensamos en preguntar en nombre de los comerciantes urbanos de Estados Unidos, desde Beverly Hills hasta Manhattan, que habían cerrado sus ventanas con tablas en previsión de la violencia postelectoral.

En el evento, Biden ganó las elecciones a la espera de los recuentos y, saben qué, hubo poca o ninguna violencia. En cambio, las calles se llenaron el sábado de partidarios que celebraban el resultado democrático que querían.

Los partidarios de Trump se quedaron en casa. Sin duda están decepcionados, quizás incluso enojados. Pero, quizás también estén aceptando los resultados como desafortunados, a pesar del precio de vivir en una república democrática. A veces, su candidato pierde.

¿Habría sido lo mismo si Donald Trump hubiera ganado? Se sabe la respuesta. Las protestas habrían sido fuertes, quizás incluso peores que a principios de este año. Y los medios de comunicación y muchos políticos demócratas los habrían animado, o al menos no objetado, ya que tampoco las objetaron este verano. Habrían culpado del desorden a Trump.

Todo esto revela hasta qué punto los disturbios de este año fueron parte de una estrategia política. Es posible que hayan comenzado como una protesta contra la muerte de George Floyd y los abusos policiales contra las personas afrodescendientes. Pero a medida que avanzaban los disturbios, el objetivo de muchos manifestantes y sus alentadores era mostrar que el país se había vuelto ingobernable con Trump.

El punto era decirles a los estadounidenses que poner fin a los disturbios requería un cambio de gobierno. Incluso podría llamarse un preludio violento a un momento para sanar.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR