Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Joe Biden gana las elecciones presidenciales de 2020: ¿qué sucede después?

11 de noviembre, 2020

El exvicepresidente Joe Biden ha sido declarado ganador de las elecciones presidenciales por Associated Press.

Aún quedan algunos votos por contabilizar y se han entablado demandas por el recuento de votos. Aún así, los resultados no están grabados en piedra hasta que los estados y el Colegio Electoral sigan un conjunto de protocolos bien establecidos.

¿Cuáles son estos protocolos y qué oportunidades, si las hay, tiene la campaña del presidente Trump para seguir impugnando los resultados?

Recuentos e irregularidades en la votación

Varios estados permiten campañas para solicitar recuentos o activar recuentos automáticamente. Ello si la diferencia en los votos de los candidatos cae dentro de un cierto margen.

La campaña de Trump ya ha dicho que solicitaría una en Wisconsin, donde Trump está a la zaga por unos 20.000 votos.

En Georgia, donde la ventaja de Biden es más limitada, el principal funcionario electoral del estado dijo que se llevaría a cabo un recuento.

Los estados también tienen un mosaico de formas de lidiar con supuestas irregularidades en la votación.

Electores

Se supone que los estados deben resolver cualquier problema pendiente sobre los resultados antes del 8 de diciembre, la fecha límite para que los estados certifiquen sus votos electorales y los electores que los emitirán en el Colegio Electoral.

Cada partido elige una lista de electores, a menudo antes de las elecciones. Los electores se comprometen a votar por el candidato de su partido si su lista se envía al Colegio Electoral para su certificación.

El gobernador luego certifica los resultados de las elecciones y la lista de electores del partido ganador que serán enviados a la reunión del Colegio Electoral.

Los electores se reúnen en las capitales de sus respectivos estados el 14 de diciembre y votan para finalizar los resultados electorales de su estado.

Biden y Harris hablan con la nación después de ganar las elecciones de 2020

Se supone que los electores deben votar por el ganador de las elecciones en su estado, pero no siempre lo hacen.

En 2016, tres electores en el estado de Washington se comprometieron a que Hillary Clinton votara por el Secretario de Estados, Colin Powell.

Uno en Colorado votó por el exgobernador de Ohio John Kasich, en un intento por persuadir a los electores de Trump a desertar y lanzar la elección a la Cámara de Representantes, una contingencia prevista en la Constitución. La táctica falló, aunque siete electores de Trump también decidieron votar por otras personas.

Algunos de esos votos fueron invalidados por las leyes estatales de “electores infieles” que prohíben a los electores votar por cualquier persona que no sea el nominado de su partido.

La Corte Suprema a principios de este año afirmó que estas leyes son legales y que la capacidad de voto de los electores puede estar restringida.

Treinta y tres estados y el Distrito de Columbia tienen leyes de electores infieles en los libros, aunque algunos carecen de mecanismos de aplicación.

Algunos aliados de Trump, incluido el presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham, han expresado su apoyo a los legisladores estatales.

En especial en estados muy disputados con legislaturas controladas por republicanos como Pensilvania, interviniendo para invalidar los resultados electorales y elegir electores si creen que se ha cometido un fraude.

Las legislaturas estatales, sin embargo, enfrentan limitaciones. En el caso de Pensilvania, el líder de la mayoría del Senado estatal, Jake Corman, y el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Kerry Benninghoff, escribieron en un comentario de un periódico antes de las elecciones.

Indicaron que la ley estatal no otorga ningún papel a la legislatura “en la elección de los electores presidenciales del estado o en la decisión del resultado de las elecciones presidenciales. “

El Congreso y las elecciones

Para el 23 de diciembre, el voto certificado del Colegio Electoral se envía al Senado.

El 3 de enero se juramenta un nuevo Congreso. Tres días después se reúne una sesión conjunta de la Cámara y el Senado para contar los votos electorales y declarar los resultados de las elecciones.

Cuando se cuentan los resultados y se determina que un candidato tiene más de 270 votos, el vicepresidente, que se desempeña como presidente del Senado, anuncia los resultados.

El conteo del Congreso sería la última oportunidad para que un candidato impugne los resultados.

Una objeción al recuento en cualquier estado en particular puede ser presentada por escrito por al menos un miembro de la Cámara y un miembro del Senado.

Luego, la sesión conjunta haría un receso para debatir la objeción durante un máximo de dos horas.

Enseguida, cada cámara votaría para confirmar la objeción. Ambas cámaras deben estar de acuerdo para que avance.

Si, como se proyecta actualmente, los demócratas controlan la Cámara y los republicanos el Senado, es poco probable que avance una objeción de último minuto de los republicanos.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR