16° GUATEMALA
04/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La crisis de Covid-19 podría hacer retroceder a una generación de mujeres, según un informe de la ONU

Redacción República
30 de noviembre, 2020

Las mujeres de todo el mundo han sido las más afectadas por lo que algunos economistas llaman una “recesión rosa”.

La pandemia de Covid-19 está expulsando a la mano de obra de madres trabajadoras del mundo de formas que podrían dañar las perspectivas económicas de las mujeres en los próximos años, según un estudio de las Naciones Unidas.

La razón principal para esta situación en muchos países es el cuidado infantil. El informe, de ONU sobre las mujeres de esta semana, señala que en el pico de los confinamientos a principios de este año provocaron que 1.700 millones de niños se vieran afectados por el cierre de escuelas.

Además, unos 224 millones siguen sin escolarizar, lo que obliga a muchas familias a decidir quién debe cuidar predominantemente de los hijos. “Son predominantemente las mujeres, a menudo pagadas menos y con menos seguridad laboral que los hombres, las que están sacrificando sus carreras”, encontró el estudio. En algunos países, las mujeres hacen hasta 11 veces más trabajo que los hombres en el cuidado de familiares y vecinos, todo ello no remunerado.

Madres que se quedan en casa

Los hombres también están luchando. Un estudio realizado por ONU Mujeres y la Organización Internacional del Trabajo encontró que, en 55 países de ingresos altos y medianos, unos 29 millones de hombres perdieron o dejaron sus trabajos entre el cuarto trimestre del año pasado y el segundo trimestre de 2020. Pero eso es aproximadamente igual al número de mujeres que perdieron o dejaron sus trabajos, y dado que, para empezar, hay proporcionalmente menos mujeres en la fuerza laboral, el impacto es mayor. 

La preocupación de la ONU ahora es que muchas de estas mujeres podrían no regresar al trabajo en absoluto, particularmente en las áreas más afectadas por Covid-19, como América Latina, donde el estudio encontró que 83 millones de mujeres están fuera de la fuerza laboral, en comparación con 66 millones antes de la pandemia.

Estados Unidos ha visto problemas similares. Muchos empleados estadounidenses que perdieron sus puestos, se encontraban en el sector de servicios, incluido el comercio minorista, el servicio de alimentos y el cuidado personal, que están muy sesgados hacia las trabajadoras mujeres y son particularmente vulnerables a los efectos de la cuarentena y otras medidas de distanciamiento social. El Departamento de Trabajo de EE. UU. Descubrió que la cantidad de mujeres de 25 a 54 años que participan en la fuerza laboral se redujo del 77% en enero al 74% en mayo.

En muchos países, las mujeres se encuentran haciendo malabares cada vez mayores con el cuidado de los niños y las tareas del hogar, incluso si sus parejas también trabajan desde casa.

Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres, dijo a principios de esta semana que las mujeres deben estar al frente y en el centro cuando los gobiernos dirijan su atención a recuperarse del impacto económico y social de Covid-19. “La pandemia ya amenaza con borrar décadas de progreso en la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer”, dijo. “Para 2030, podría haber 121 mujeres en situación de pobreza por cada 100 hombres pobres en todo el mundo, y las más afectadas serían las mujeres jóvenes de entre 25 y 34 años, la edad en la que muchas están formando una familia”.

Algunos países han dado los primeros pasos para ayudar a las mujeres a superar lo peor de lo que algunos economistas denominan la recesión rosa.

Australia y Costa Rica tomaron medidas para ayudar a garantizar que los servicios de cuidado infantil permanecieran abiertos durante sus cuaretenas. Egipto, Georgia y Marruecos proporcionaron anticipos en efectivo a mujeres comerciantes y empresarias, mientras que los líderes europeos se centraron en mantener las escuelas abiertas este otoño, incluso si eso significaba cerrar muchas otras partes de sus economías a medida que las infecciones por Covid-19 comenzaban a aumentar nuevamente.

El primer ministro británico, Boris Johnson, fue uno de los muchos que advirtieron sobre la carga económica que recae sobre los padres que deben quedarse en casa para cuidar de sus hijos si las escuelas no abren después del verano.

“Mantener nuestras escuelas cerradas un momento más de lo absolutamente necesario es socialmente intolerable, económicamente insostenible y moralmente indefendible”, dijo Johnson en agosto.

Mlambo-Ngcuka está instando a los gobiernos a hacer más mientras intentan reconstruir sus economías, y esta vez para garantizar que las mujeres puedan competir de manera justa con los hombres al brindar más cuidado infantil y otro tipo de apoyo.

También te puede interesar:

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER