Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

Guayaquil: la ciudad ecuatoriana que logró vencer el peor brote mundial de Covid-19

Redacción República
01 de julio, 2020

La ciudad de Guayaquil logró vencer en gran medida al nuevo coronavirus, tras un escenario en el que había cuerpos tirados en las esquinas de las calles. Ésta ha sido una crisis a la que el presidente del país describió como “peor que la guerra

A finales de marzo, la ciudad de Guayaquil, en Ecuador, fue afectada por uno de los peores brotes en el mundo del nuevo coronavirus. Un sistema de salud colapsado obligó a las familias a dejar los cadáveres de sus seres queridos en las esquinas, incluso durante días, bajo un sol abrasador.

Fue entonces cuando Héctor Hugo, un planificador urbano de 32 años, comenzó a hacer mapas de seguimiento de la pandemia. Para esta labor, utilizó los datos del Ministerio de Salud con el objetivo de obtener las direcciones de los pacientes del hospital con problemas respiratorios.

En su búsqueda, se topó con un registro de llamadas al 911, que filtró para controlar las solicitudes de recolección de cadáveres o ambulancias para recoger a las personas que luchaban por respirar.

Convirtió los datos en mapas que ayudaron a determinar qué vecindarios fueron los más afectados y a dónde sería más probable que se propagara el virus.

“Un enemigo silencioso e invisible acechaba la ciudad”, dijo Hugo, quien es un hombre alto y de aspecto juvenil con gafas. “Necesitábamos un mecanismo para hacer visible al enemigo”.

La recopilación de datos de Hugo marcó el comienzo de un esfuerzo de los médicos locales, líderes empresariales y el gobierno, para hacer frente a la epidemia que causó un cambio notable en esta ciudad costera de tres millones de personas.

La clave de su éxito fue enviar brigadas de salud a los barrios más afectados en lugar de esperar a que los pacientes llegaran al hospital.

De ser una ciudad protagonista de las peores noticias del mundo, Guayaquil es ahora un ejemplo de éxito en la lucha contra el virus.

El 4 de abril, en el apogeo de la pandemia, 778 personas murieron en Guayas, la provincia donde se encuentra Guayaquil, esto equivale a aproximadamente 10 veces la tasa de mortalidad diaria normal de la provincia.

En junio, la zona tenía alrededor de 60 muertes por día, con solo un puñado atribuido a Covid-19, según funcionarios locales.

Guayaquil es la primera gran ciudad del mundo en desarrollo en ser golpeada por Covid-19 y lograr un cambio, dijo Carlos Espinal, un médico que dirige el Consorcio Mundial de la Salud en la Universidad Internacional de Florida.

“Tenemos (el virus) bajo control”, dijo el presidente Lenin Moreno a The Wall Street Journal a principios de junio. “Este fue un desastre que nos sorprendió de una manera terrible (…) Fue peor que la guerra, concluyó el Mandatario.

Las personas que vivieron el viaje Dantesco de Guayaquil creen que la experiencia de la ciudad ofrece lecciones vitales para las naciones pobres de todo el mundo.

Una conclusión crucial es la necesidad de que los funcionarios de salud vayan a los barrios pobres y superpoblados que están en todos los países en vías de desarrollo, dijo la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, quien fue una de las víctimas del Covid-19 y pasó tres semanas en cuarentena. Su esposo y su hijo también resultaron infectados con el mortal virus.

“No los espere en la puerta de la sala de emergencias”, dijo. “Esa es la única forma de salvar vidas”.

Brigadas de médicos que utilizan los datos del urbanista Hugo se desplegaron en las áreas más afectadas de la ciudad para ubicar a los enfermos. Distribuyeron máscaras y alimentos producidos localmente y enseñaron a las personas -a veces escépticas- los conceptos básicos para lidiar con el coronavirus, como lavarse las manos y el distanciamiento social.

“Pasamos de contar cuerpos a enfrentar la epidemia”, dijo el doctor Washington Alemán, de 56 años, experto en enfermedades infecciosas.

Una particularidad mortal en el calendario

Guayaquil se convirtió en una de las zonas calientes del Covid-19, en parte debido a una peculiaridad en su calendario de vacaciones. Ecuador lleva el nombre de ubicación en el ecuador; técnicamente no está en el hemisferio norte o sur. Por su parte, la capital, Quito, toma sus vacaciones de verano durante julio y agosto, como los Estados Unidos, Guayaquil toma sus vacaciones en febrero y marzo, como Brasil.

Eso significó que los residentes de Guayaquil realizaron viajes para visitar a sus familiares en Europa, particularmente a España, donde viven aproximadamente tres millones de ecuatorianos, justo cuando el nuevo coronavirus se estaba extendiendo allí. Miles de ecuatorianos que viven en España y Estados Unidos también volaron a Guayaquil, donde multitudes de personas celebraron el Carnaval.

La paciente cero de Ecuador fue una anciana diagnosticada el 29 de febrero después de llegar a Guayaquil desde España.

Como muchos países, Ecuador fue tomado por sorpresa por el ataque de la enfermedad.

Una reacción lenta se vio agravada por las luchas políticas marcadas por la rivalidad – profundamente arraigada- entre Quito, hogar del gobierno nacional en las tierras altas de los Andes, y el tropical Guayaquil, el centro financiero en la costa del Pacífico.

En marzo, el ministro de salud del país, doctor oriundo de Guayaquil, renunció y acusó al gobierno nacional de indiferencia. Colocaron a una experta en epidemiología de Quito en su lugar.

“Hubo muchos dedos señalando e inculpando los unos a los otros”, dijo Sebastián Hurtado, presidente de Profitas, una firma de consultoría con sede en Quito.

En Guayaquil, los hospitales abarrotados tuvieron que rechazar a ciudadanos desesperados. El precio de un tanque de oxígeno aumentó de US$50 dólares a más de US$1,500 tras dispararse la demanda. Los ataúdes se hicieron escasos mientras el personal del hospital llenaba los congeladores de cadáveres.

De marzo a mayo, Ecuador reportó 16,700 muertes más de lo normal, en comparación con años anteriores; y la provincia de Guayas representa el 80% de esas muertes, según Profitas.

El recuento oficial de muertes por Covid-19 en Ecuador es de 4,502, pero el gobierno dice que la falta de pruebas significa que el conteo oficial está por debajo del real.

Marivel Mina, de 30 años, conocía a cinco personas que murieron por Covid-19 en el barrio pobre del sur de Guayaquil, donde creció. Como vivía en otra zona de la ciudad, recibía actualizaciones de su madre.

“La escuchaba decir:” Esta persona murió, el vecino frente a nosotros murió y el que está más abajo del camino”, dijo Mina. “Estaba fuera de control.”

Rastreando el virus en Guayaquil

Hugo seguía de cerca las noticias mientras la pandemia saltaba de Asia a Europa y los Estados Unidos. Sus temores por Guayaquil aumentaron mientras veía a los turistas en las calles de la ciudad para los desfiles de Carnaval a fines de febrero.

Preocupado porque los datos del gobierno no mostraban una imagen precisa de la situación cada vez más grave de Ecuador, y con el apoyo institucional de la Universidad de Guayaquil, donde está a cargo de la planta física de la escuela, comenzó a compilar una base de datos.

A través de aliados en el Ministerio de Salud de Ecuador, obtuvo información sobre ingresos hospitalarios. En un golpe de suerte, encontró registros de llamadas al 911 publicados brevemente en la nube antes de ser retirados.

Sin embargo, después de armar mapas que indicaban dónde estaba la enfermedad, Hugo tuvo poca suerte para llamar la atención del gobierno.

Con la esperanza de obtener ayuda externa, comenzó a enviar correos electrónicos a científicos de datos cuyos trabajos había encontrado en Internet. Finalmente, recibió una respuesta de Carlos Bort, un analista de datos español que había desarrollado modelos sobre la propagación del nuevo coronavirus en Madrid.

“He visto con mucha tristeza que las medidas tomadas por mi país no son las más adecuadas”, escribió Hugo en un correo electrónico a Bort, el 23 de marzo.

“Quiero contribuir desde el punto de contención territorial de Covid -19. He trazado las zonas”, agregó

Bort respondió el mismo día: “Le dije: Ayudemos a Ecuador “.

En un momento en que las cifras oficiales de Ecuador mostraban solo un puñado de casos y muertes, un periódico local publicó un artículo a fines de marzo que citaba el trabajo de los dos investigadores y su estimación de que la ciudad probablemente ya tenía 300,000 casos.

Hugo rápidamente puso a Bort en contacto con el doctor Alemán, quien había tratado al paciente cero y encabezó un grupo ad hoc de unos 60 médicos y otros profesionales que a través de reuniones de Zoom, elaboraron estrategias para enfrentar la pandemia. Hugo se había unido al grupo a principios de marzo.

Durante gran parte de marzo, el doctor Alemán y su grupo se sintieron frustrados por la inacción del gobierno. Pero el galeno tenía un importante aliado local que resultó ser un paciente suyo: la alcaldesa de Guayaquil, la Sra. Viteri. Ella comenzó a reunir los recursos que podía desde su casa. La alcaldesa sabía lo grave que era Covid-19: su esposo también había sido hospitalizado.

El doctor Alemán instó a la alcaldesa a llevar brigadas médicas móviles a los barrios más afectados de la ciudad.

Utilizando los datos de Hugo como guía, las brigadas se desplegaron en las afueras de la ciudad para encontrar pacientes, determinar qué tan enfermos estaban y, de acuerdo con ese diagnóstico, instarlos a quedarse en casa aislados o que fueran a unidades médicas cercanas dedicadas al tratamiento de Covid-19, donde serían estabilizados o enviados a hospitales dedicados al tratamiento del virus.

Finalmente, todas las partes comenzaron a trabajar juntas. Viteri, la alcaldesa, dirigió US$35 millones para contratar a unos 500 médicos, establecer dos hospitales temporales, renovar ocho clínicas en los centros de atención de Covid-19 y organizar unos 40 centros de salud móviles en camiones adaptados a la situación.

Otros US$50 millones se destinaron a pequeñas y medianas empresas para mantener a los empleados laborando. Las pruebas de Covid-19 fueron adquiridas en el extranjero.

Mientras tanto, el gobierno nacional desplegó soldados y policías para hacer cumplir un estricto toque de queda que impedía que las personas salieran de sus casas a partir de las 2 p.m. hasta las 5 a.m. Las autoridades también implementaron la telemedicina, desinfectaron los puntos calientes en la ciudad y contrataron un negocio para organizar la recolección de cadáveres.

Por su parte, el Ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, quien recibió capacitación en epidemiología en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., trasladó su oficina a Guayaquil para manejar la pandemia, mientras que el vicepresidente Otto Sonnenholzner también se mudó y comenzó a visitar los hospitales y vecindarios de la ciudad para coordinar respuesta de emergencia del gobierno.

Las autoridades nacionales trajeron médicos de otras partes del Ecuador para respaldar a sus colegas en Guayas. En el punto álgido del brote, el 60% de los médicos de la provincia dejaron de asistir a sus puestos, bien sea porque estaban infectados con Covid-19 o por miedo a enfermarse, dijo Pedro Pablo Duart, gobernador de la provincia.

Jaime Nebot, exalcalde de Guayaquil, dirigió a un grupo de empresarios para encontrar equipos de protección personal para los trabajadores de la salud.

Los empresarios organizaron campañas de alimentos para ayudar a 150,000 familias, permitiendo que las personas que viven del trabajo del día a día se quedaran en sus casas en lugar de salir a exponerse. También ayudaron a mantener abiertas 4.600 bodegas para que las personas no tuvieran que comprar alimentos en mercados abarrotados, lo que redujo el peligro de contagio.

El doctor Enrique Boloña, un trabajador de salud en Guayaquil, dijo que espera que la calma dure. “Pasamos casi ocho semanas de pesadillas”, dijo el doctor Boloña, quien además agregó que perdió 15 libras por el estrés. “Fue devastador”, concluyó.