Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El mundo en desarrollo pierde miles de millones dólares en remesas que provenían de la mano de obra migrante

07 de julio, 2020

Las remesas, un pilar económico de las economías en desarrollo se está desmoronando debido a los impactos del coronavirus; “Estoy terriblemente asustado”, dicen los trabajadores.

Miles de migrantes, desde los granjeros polacos que trabajan en los campos del sur de Francia hasta los empleados filipinos de cruceros en el Caribe, que perdieron sus empleos debido al impacto económico de la pandemia se están quedando sin dinero para enviar a sus casas, lo cual significa un duro golpe para las economías en vías de desarrollo.

Decenas de millones de indios, filipinos, mexicanos y de otros países de economías emergentes, que trabajan en el extranjero enviaron un récord de US$554 mil millones a sus naciones de origen el año pasado. Según el Banco Mundial, esa cantidad es mayor que toda la inversión extranjera directa en países de ingresos bajos y medios y más de tres veces la ayuda al desarrollo proveniente de gobiernos extranjeros.

La disminución de los envíos de efectivo, conocida como remesas, ha afectado la vida de millones de personas en todo el mundo que dependen del dinero en efectivo para alimentos, combustible y atención médica. Las familias desde el sur de Asia hasta América Latina, no pueden pagar los pagos de la hipoteca y la matrícula.

“Hay hogares que dependen críticamente del envío de dinero de sus familiares, y esa línea de vida se ha roto”, dijo Dilip Ratha, economista principal de remesas en el Banco Mundial, quien estima que las transferencias a los países en desarrollo disminuirán un 20 % este año.

Esa caída representa cuatro veces más que la caída que siguió a la crisis financiera de 2008 y el mayor desplome desde que el Banco Mundial comenzó a registrar datos de remesas en la década de 1980.

Fuerte caída de remesas

En El Salvador, las remesas cayeron un 40% a US$287 millones en abril, contribuyendo a una crisis alimentaria. Los habitantes de los barrios marginales han izado banderas blancas fuera de sus hogares como símbolo de la pobreza y el hambre que viven, mientras las organizaciones benéficas locales luchan para llenar los vacíos.

En Bangladesh, las remesas del mes de abril cayeron un 24 % respecto al año anterior, lo que aumentó la presión sobre una economía que vive fundamentalmente de las exportaciones de ropa, otra fuente clave de divisas, que cayó un 85 % ese mes.

La amplitud de la crisis económica por la pandemia está provocando que incluso en Filipinas esté viendo caer las entradas de efectivo. Sus trabajadores viajan por todo el mundo buscando empleo en una amplia gama de industrias, pocas de las cuales se han salvado. Esa diversidad geográfica y profesional ha aislado los pagos de remesas a la nación isleña del Pacífico por alrededor de US$107 millones durante recesiones anteriores. Pero no esta vez.

“Durante los malos tiempos, los trabajadores filipinos en el extranjero tienden a enviar más” dinero a casa para ayudar a sus familias, dijo Benjamin Diokno, gobernador del banco central de Filipinas.

Asimismo, dijo que dado lo profunda y generalizada que ha resultado la pandemia, su banco pronostica una caída del 5%, o alrededor de US$1.5 mil millones, en remesas anuales este año. Otros investigadores predicen una disminución de hasta el 20 %. Diokno dijo que no estaba preocupado por la balanza de pagos del país y señaló que el peso ha sido fuerte.

Mitzie Espiritu, una empleada de un gimnasio de 34 años que emigró de Filipinas hace cinco años para trabajar en Dubai, fue convocada a una reunión de la compañía en marzo y le informaron que la suspenderían sin pago del trabajo que le permitía mantener a sus dos sobrinos.

Voló de regreso a Manila a fines de mayo, bajo la imposibilidad de quedarse en el emirato. Volvería a Dubai si su empleo se materializara nuevamente, pero no es optimista con respecto a esto. “No veo ninguna urgencia para que nuestros clientes vuelvan al gimnasio”, dijo. Recientemente recibió noticias del gimnasio que la empleaba, informándole que habían rescindido su contrato laboral.

A raíz de la crisis financiera de 2008, las remesas a Filipinas aumentaron un 21 % entre 2007 y 2009. El dinero enviado desde Australia, Qatar y Japón ayudó a compensar la disminución de las transferencias desde Estados Unidos. Por el contrario, las entradas a México, que dependen en gran medida de las remesas de los Estados Unidos, cayeron un 18% en ese período.

Hoy en día, se estima que 10 millones de filipinos viven en el extranjero, cerca del 10% de la población total del país, muchos de ellos trabajando en servicios en Taiwán, personal de hoteles en Medio Oriente y enfermeras en los EE. UU.

Esos trabajadores enviaron US$35 mil millones a su país de origen el año pasado, según el Banco Mundial, que representan casi el 10% del producto interno bruto del país.

Golpe a filipinos

Los crupieres filipinos en los casinos de Marrakech han perdido sus empleos, al igual que los limpiadores de autos en Macao. Los empleados de cruceros han regresado del Reino Unido y el personal de la oficina de Dubai. Las cifras del gobierno de principios de junio muestran que alrededor de 350 mil trabajadores filipinos en el extranjero están desempleados, lo que significa que han sido despedidos o no reciben sus salarios debido a cierres de locales y empresas.

“En el pasado, tener filipinos en todo el mundo realmente ayudó”, dijo Nicholas Mapa, economista senior de ING Groep NV, un banco internacional. Quien agregó que el Covid-19 negó esta ventaja: “El virus ha golpeado en todas partes, por lo que tener filipinos en todo el mundo realmente no ayuda”.

En ese sentido, Mapa no prevé una recuperación rápida, en parte porque un alto porcentaje de filipinos se concentra en sectores como hoteles y restaurantes, que se espera que tengan el desafío de un mudo sumido en el distanciamiento social.

En el mismo orden de ideas, las remesas podrían caer este año entre un 10 % y un 20 %, según una investigación de Alvin Ang, profesor de economía de la Universidad Ateneo de Manila, y Jeremaiah Opiniano, profesor de periodismo que dirige una investigación sin fines de lucro sobre migración. Eso representaría el mayor declive en la historia de la nación.

Un programa gubernamental que proporciona US$200 a los trabajadores que han perdido empleos en el extranjero entró rápidamente en exceso de aplicaciones. A principios de junio, los pagos habían llegado a 145 mil trabajadores de las 450 mil solicitudes que recibió el gobierno.

Jessalyn Tanedo, una empleada de un centro de llamadas de 27 años en la capital, Manila, dijo que en marzo, su madre, quien trabaja como empleada en un hogar en Sicilia, dejó de enviar los habituales US$130 al mes que pagaban los alimentos y la electricidad para la mujer y los abuelos de Tanedo. Las medidas de cierre local en la isla italiana habían hecho imposible que su madre llegara a su puesto de trabajo.

Desde entonces, regresó a trabajar, pero no ha reanudado las transferencias regulares, ahorrando sus ingresos en caso de que Sicilia se bloquee nuevamente o si necesita tomar un vuelo de regreso a casa. El hermano de Tanedo también perdió su trabajo como conductor en una ruta de autobús que va al aeropuerto de Manila en marzo y sigue desempleado, lo que afecta aún más las finanzas familiares.

La joven Tanedo ha dado instrucciones a sus abuelos, que viven en una ciudad a cuatro horas en las afueras de Manila, para recolectar leña “en caso de que no haya dinero y nos quedemos sin gasolina”, dijo; y agregó que tuvieron que reducir el consumo en gastos de comida. “Estoy muy enferma”, conluyó.

La dependencia de Filipinas del dinero del exterior se remonta a la década de 1970, cuando la demanda de mano de obra en plataformas petroleras y proyectos de construcción en el Golfo Pérsico se disparó.

Con oportunidades de trabajo limitadas en casa, el entonces presidente Ferdinand Marcos instituyó un nuevo código laboral que facilitó a las agencias de empleo la contratación de filipinos para el trabajo en el extranjero, sentando las bases de un sistema que pronto enviaría millones al extranjero.

Con el tiempo, el gobierno asumió un papel más activo en el bienestar de los empleados migrantes, incluso estableciendo un fondo bajo el departamento de asuntos exteriores para ayudar a los que sufrían dificultades legales.

Viajar al extranjero se convirtió en parte de la cultura filipina. El dinero proveniente de otros países financia la construcción de nuevas casas en las aldeas y el pago inicial de los automóviles. Las remesas son a menudo la base de préstamos e hipotecas comerciales, ya que los bancos ven el dinero del exterior como una fuente de ingresos estable.

El gobierno de Filipinas da facilidades a los ciudadanos que trabajan en el extranjero permitiéndoles votar en las elecciones nacionales y eximiéndolos de pagar el impuesto sobre la renta por el dinero ganado en el extranjero.

Se cerraron las puertas

Espiritu, la empleada del gimnasio, es una trabajadora migrante de segunda generación. Cuando era niña, su madre se mudó a Hong Kong para laborar como empleada doméstica y su padre trabajó a bordo de buques de carga. Varios familiares la criaron en la capital, Manila, y más tarde, en la aldea de su padre, cerca de un volcán activo.

Después de graduarse de la escuela secundaria, regresó a Manila para estudiar enfermería con el dinero que sus padres enviaron a casa. Incapaz de encontrar un trabajo en su campo elegido, laboró en un centro de llamadas donde recibía US$400 al mes. Hace cinco años, tomó la decisión de mudarse al extranjero, en parte para apoyar a sus jóvenes sobrinos.

Después de vivir de sus ahorros durante nueve meses, encontró varios trabajos en el comercio minorista que le pagaban US$800 por mes. En noviembre del año pasado, Espiritu consiguió un trabajo en ventas en el gimnasio y su salario se duplicó nuevamente.

La joven envió la mitad de sus ganancias a casa para pagar la educación de su sobrina y sobrino y sus gastos diarios. En enero, el volcán Taal entró en erupción cerca de su pueblo natal, y ella envió la mayor parte de sus ahorros para reparar daños en el hogar de su familia y pagar el alojamiento temporal de su madre, que se había retirado y regresado a la casa familiar.

Al presentar retrasos en el pago de su alquiler y viéndose en la imposibilidad de pagar su estilo de vida en Dubai, Espiritu regresó a casa.

La otra fuente de ingresos extranjeros de su familia también parece tambalearse. Su padre trabaja en un buque tanque, cargando mercancías, pero su contrato expiró a principios de este año. Ha podido seguir trabajando porque la tripulación que se suponía que lo reemplazaría no ha podido llegar en medio de las restricciones de viaje.

“Tenemos miedo de lo que sucederá mañana”, dijo Espiritu.

Su padre es uno de los aproximadamente 400 mil marinos filipinos que trabajan en embarcaciones comerciales, incluidos carga, pesca y cruceros, que representan aproximadamente una cuarta parte del total del mundo. Las remesas de los filipinos en el mar han crecido un 70% en la última década.

La industria de los cruceros es una de las más afectadas por la pandemia. Muchos filipinos que trabajan a bordo de cruceros como artistas, electricistas, camareros y reparadores vieron sus contratos cancelados cuando los viajes vacacionales se detuvieron debido a la pandemia.

Wilfredo Tojon Zafe Jr., de 39 años, estaba listo para abordar un avión en marzo a Miami, donde pasaría el resto del año trabajando como mesero para un restaurante de un crucero. Justo cuando llegó al aeropuerto de Manila, recibió una llamada de su agencia de empleo diciéndole que el crucero había sido cancelado.

Fue un shock para su familia. Él había trabajado en este tipo de embarcaciones desde que tenía 23 años, durante los últimos años y había enviado US$600 al mes a su familia en un suburbio a pocas horas de Manila. Fue suficiente para inscribir a dos de sus hijos en una escuela privada. Tojon Zafe está organizando una reunión con el director para ver si puede aplazar el pago y mantener a sus hijos en la escuela.

Él y su esposa comenzaron a hornear postres tradicionales de coco y a venderlos a sus vecinos. Para complementar los ingresos. Igualmente, comenzó a trabajar como repartidor de paquetes. Pero dijo que encontrar un trabajo decente en casa es difícil.

Después de que se canceló el contrato del señor Tojón Zafe, le pidió a su agencia de empleo que lo tengan de primera opción cuando se abra un trabajo de crucero. “Cuando el mar nos llame a trabajar nuevamente, haré todo lo posible para que mi familia tenga una vida normal”, concluyó.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR