Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

La escolaridad en México durante la pandemia se ha reducido a la televisión

27 de agosto, 2020

El gobierno de México decidió que las aulas son demasiado riesgosas y el acceso a Internet es demasiado irregular para la educación en línea.

Hanibal Yesbel, un actor enérgico y atlético, mira a la cámara y realiza un rap intenso y conmovedor sobre los triángulos. No está hablando de romance, sino de geometría.

“¿Sabías que no todos los ángulos son iguales?”, dice el actor de 36 años, leyendo desde un teleprompter mientras se para frente a un escritorio en un set creado para parecer un salón de clases.

Sus líneas son para una audiencia invisible de millones de estudiantes de cuarto grado que lo ven en la televisión a partir de esta semana. Es parte de un experimento en México para realizar todas las clases de escuelas públicas por televisión durante la pandemia de coronavirus.

En gran parte del mundo, las escuelas están debatiendo si ofrecer clases presenciales o dejar que los niños se queden en casa y tomen clases por medio de Internet, se indicó.

En México, donde más de 60.000 personas han muerto por covid-19 desde que comenzó la pandemia, el gobierno ha decidido que es demasiado peligroso enviar a los niños a la escuela.

También ha decidido, debido al acceso irregular a Internet en gran parte del país, que su única opción es ofrecer educación por televisión a sus más de 30 millones de estudiantes de escuelas públicas, al menos hasta fines de este año.

Las clases también estarán disponibles en Internet, lo que desempeñará un papel secundario a la televisión, dijeron funcionarios del Ministerio de Educación.

Un consorcio de cadenas de televisión públicas y privadas transmitirá lecciones desde prekínder hasta la escuela secundaria durante 18 horas sin comerciales al día, en canales digitales no utilizados. Para abarcar todos los niveles de grado, la jornada escolar de cada niño durará solo 2 horas y media.

La alianza está conformada por el canal gubernamental y las cuatro principales cadenas de televisión privadas de México. Incluye a Grupo Televisa, la empresa de medios de comunicación en español más grande del mundo, famosa por sus candentes telenovelas, y TV Azteca, propiedad de Ricardo Salinas Pliego, a quien muchos consideran el aliado más cercano del presidente Andrés Manuel López Obrador entre la élite empresarial de México.

Baja acceso a Internet en México

La decisión de México de depender de la televisión pone de relieve la baja penetración de Internet del país y la enorme desigualdad social, que hacen que sea imposible tener clases en línea en gran parte de la nación.

Si bien el 93% de los hogares mexicanos tiene acceso a la televisión, solo el 56% tiene acceso a Internet, que a menudo es lento y sufre frecuentes interrupciones. Solo el 44% de los hogares tiene acceso a una computadora.

Otros países latinoamericanos como Brasil, Colombia y Chile también han hecho de la televisión parte de una combinación de métodos de enseñanza durante la emergencia de lcovid-19, pero el esfuerzo de México parece ser el más dependiente de la televisión.

“Es mejor que nada”, dijo Marco Fernández, un experto en educación de la Universidad Tecnológico de Monterrey.

“No tenían muchas opciones dada la baja conectividad a Internet, las pocas computadoras portátiles por estudiante y el hecho de que México no tiene una red de televisión pública verdaderamente nacional”. La principal emisora ​​pública de México cubre solo el 70% del país, recordó Fernández.

Los mexicanos ya pasan más de cinco horas diarias viendo televisión, según la agencia de telecomunicaciones de México, una de las tasas más altas del mundo. La decisión de ir a la televisión para recibir educación durante la pandemia podría aumentar esas horas de sedentarismo, que según los expertos es una de las razones de las altas tasas de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares en México.

Los funcionarios mexicanos reconocen que la educación a través de la televisión está lejos de ser ideal.

La televisión “es un ‘medio frío’ sin interacción”, dijo José Luis Gutiérrez, un funcionario del Ministerio de Educación de México, en un seminario de la Unesco, Zoom en el que explicaba la decisión de México a los funcionarios de educación de América Latina. “Es difícil mantener la atención de los estudiantes”.

Gutiérrez, dijo que los programas tendrían que ser cortos, de unos 20 minutos de duración, para no aburrir a los estudiantes.

Otros países latinoamericanos están siguiendo de cerca el experimento de México, dijo Cristóbal Cobo, especialista senior en educación y tecnología del Banco Mundial. Agregó que el éxito del programa dependería en gran medida de cuánta interacción se produzca entre estudiantes y profesores.

A algunos padres les preocupa que no estar en clase signifique que sus hijos se quedarán más rezagados.

Esta nación se ubica en el tercio inferior de 79 países en los puntajes de las pruebas estandarizadas de lectura, matemáticas y ciencias, entre las naciones encuestadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Solo el 1% de los estudiantes mexicanos obtuvieron los mejores resultados en al menos una materia; el promedio de la OCDE es del 16%.

“Los pones frente a un televisor y lo ven, pero de lo que ven a lo que absorben es un gran salto”, dijo Yaolis Villagomez, quien tiene tres hijas asistiendo a la escuela a través de la televisión, una niña de 9 años, comenzando quinto grado, un niño de 10 años en sexto grado y un niño en edad preescolar. “Tienes que supervisar y no tienes tiempo. Va a ser difícil “.

Elizabeth Figueroa, directora escolar en el sureño estado de Chiapas, dijo que su escuela tiene un plan para coordinar con los padres para mantenerse en contacto con los niños a través de WhatsApp antes y después de las clases de TV para responder preguntas, recibir retroalimentación y establecer actividades complementarias para fortalecer aprendizaje.

Tiene dudas de que el modelo funcione. La pobreza es endémica en gran parte del México rural. Por ejemplo, dijo, el 30% de sus 150 estudiantes no tienen televisor en casa porque sus padres se vieron obligados a venderlos en medio de la crisis económica desencadenada por la pandemia de coronavirus. Debido a que muchos padres viven de cheque a cheque, tendrán que dejar a sus hijos solos en casa, lo que dificultará el control de que los niños sigan las clases.

“Si el contenido de la televisión no es lo suficientemente atractivo, creo que los niños simplemente cambiarán el canal”, dijo.

Los educadores y locutores del canal gubernamental están trabajando hasta altas horas de la noche para convertir los guiones proporcionados por el Ministerio de Educación de México en programas. Las clases serán impartidas por un dúo compuesto por un actor o actriz que interpretará el papel de un alumno curioso y un profesor elegido por el Ministerio de Educación. El Sr. Yesbel, el actor, presentará algunos segmentos para el inicio del año escolar.

“Son profesores seleccionados por su capacidad docente frente a grupos, y tienen un perfil académico reconocido”, dijo Marcos Bucio, subsecretario de Educación a cargo de Educación Primaria.

A las empresas de medios privados se les pagará aproximadamente 20 millones de dólares para compensar sus costos, dijeron los funcionarios.

Televisa y TV Azteca vieron dispararse el precio de sus acciones, 11% y 7% respectivamente, el día después de que se anunció el acuerdo. A los inversionistas se les aseguró que el gobierno está en buenos términos con ambas firmas, dijeron analistas.

Algunos maestros ven la medida como parte de un arreglo político entre el gobierno y las cadenas de televisión privadas antes de las elecciones de mitad de período del próximo año.

“El presidente busca tener una buena relación con las cadenas de televisión y sumar aliados”, dijo Eloy López, líder de un poderoso grupo de maestros disidentes radicales en el pobre estado de Oaxaca al sur de México.

López dijo a los periodistas que su grupo no cooperaría con el plan de televisión del gobierno, que consideraba discriminatorio para los estudiantes rurales pobres, y que en su lugar organizaría protestas y marchas.

Bucio, el viceministro de educación, negó cualquier motivo político en el acuerdo del gobierno con las emisoras privadas.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR