Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Álvaro Uribe, el presidente que derrotó a las guerrillas de las FARC

Redacción República
05 de agosto, 2020

Sus partidarios ven a Uribe como un salvador, que durante dos períodos en el cargo, acorraló a las guerrillas marxistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, que fueron notorias por secuestrar a miles de colombianos y administrar brutalmente los territorios que dominaron.

El martes por la noche, la Corte Suprema de Colombia ordenó el arresto domiciliario del expresidente Álvaro Uribe, mientras investiga las acusaciones de manipulación de testigos en un caso que ha sacudido el establecimiento político en un país que es un aliado cercano de Estados Unidos.

El tribunal está investigando si Uribe, que fue presidente de 2002 a 2010 y ha sido mentor del presidente Iván Duque, le pagó a un ex miembro de la extinta milicia paramilitar de Colombia para cambiar el testimonio que había dado a los investigadores judiciales sobre el expresidente.

Así como su presunto papel en ayudar a establecer el grupo armado. El tribunal, la única entidad que puede investigar a expresidentes en Colombia, tiene en su poder 17 denuncias de irregularidades contra Uribe que fueron presentadas por adversarios políticos y abogados de derechos humanos.

Uribe, quien en la actualildad es senador, ha negado públicamente haber actuado incorrectamente en el caso de presunta manipulación de testigos, así como niega los demás cargos ante el tribunal.

Los asesores del expresidente dijeron que no está disponible para comentar ni contestar preguntas a la prensa. Pero en Twitter lamentó el fallo de las autoridades de su país.

“La pérdida de mi libertad me causa una profunda tristeza por mi esposa, mi familia y los colombianos que todavía piensan que hice algo bueno por el país”, escribió Uribe en la red social.

El proceso contra Uribe

El caso contra Uribe se deriva del testimonio de que Juan Guillermo Monsalve, un ex combatiente paramilitar encarcelado, hizo que Uribe desempeñara un papel en la fundación de un grupo armado en su estado natal mucho antes de convertirse en presidente.

El tribunal está tratando de determinar si Uribe, a través de emisarios, ofreció sobornos para que Monsalve cambie su testimonio para proteger al expresidente. El tribunal también está investigando la presunta manipulación de testigos que involucra a otros dos ex paramilitares encarcelados.

No se han formulado cargos aún contra Uribe. Pero si finalmente es declarado culpable de manipulación de testigos, así como de fraude, otra de las acusaciones que el tribunal está investigando, Uribe podría enfrentar una pena de prisión de seis a 12 años. El fallo ha causado conmoción en América Latina, donde los sistemas judiciales son vistos como susceptibles a la presión política de personalidades influyentes.

Uribe, un ganadero de derecha y ex alcalde de Medellín, ha causado fuertes divisiones en este país. En el pasado, su familia ha sido acusada de vínculos con paramilitares, grupos que se formaron para luchar contra los rebeldes y que cometieron crímenes de guerra. Pero las investigaciones anteriores no han dado frutos.

Sus partidarios ven a Uribe como un salvador, que durante dos períodos en el cargo, acorraló a las guerrillas marxistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, que fueron notorias por secuestrar a miles de colombianos y administrar brutalmente los territorios que dominaron.

Fuertemente debilitado, con la muerte de algunos de sus principales líderes, el comando de las FARC buscó un acuerdo de paz con el sucesor de Uribe, Juan Manuel Santos.

Los adversarios políticos de Uribe lo han caracterizado como un autoritario cuyo gobierno fue culpable de abusos generalizados contra los Derechos Humanos, incluidos los asesinatos de miles de civiles durante los años más sangrientos del conflicto.

Lideró un esfuerzo contra el pacto de paz de Santos con los rebeldes, casi socavando después de que Uribe llevó a los votantes a rechazarlo en un referéndum en 2016. Más tarde, el Congreso aprobó el acuerdo.

Con el fallo de la corte el martes, los partidarios más fuertes de Uribe salieron a las calles tocando bocinas en señal de protesta. Los que se oponían al ex presidente golpearon ollas y sartenes desde sus balcones en apoyo de la corte.

Duque, quien asumió la presidencia en 2018 con el apoyo de Uribe, lo llamó un verdadero patriota.

Expresó su descontento porque el expresidente estaba bajo arresto domiciliario, mientras que los comandantes rebeldes que hicieron las paces con el gobierno, ahora sirven en el Congreso y están protegidos desde la cárcel.

“Siempre creeré en la inocencia y el honor de alguien que, con los ejemplos que ha establecido, ha ganado un lugar en la historia de Colombia”, dijo Iván Duque en breves comentarios públicos.

Uribe cayó en problemas legales como consecuencia de su enemistad con otro senador, Iván Cepeda, un firme defensor del proceso de paz que hace años buscó a miembros paramilitares encarcelados para obtener testimonio contra el ex presidente.

Uribe, en 2012, acusó a Cepeda de planear vincularlo con los paramilitares. Pero en 2018, el tribunal desestimó los cargos de Uribe y, en cambio, dijo que había pruebas para abrir una investigación formal contra el ex mandatario, por supuestamente tratar de conseguir que los paramilitares cambiaran los testimonios en su contra.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR