Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Covid-19 obliga a 100 mil migrantes venezolanos a regresar a un país roto

01 de septiembre, 2020

El impacto económico de la pandemia del covid-19 ha dejado a muchos con pocas opciones más que emprender el arduo viaje a casa para enfrentar más dificultades en su tierra natal.

Demacrado y hambriento, Nelson Torrelles tomó un respiro a media mañana en una parada de autobuses. Había caminado durante horas con su esposa y su hija de 5 años, por una carretera colombiana que conducía a su hogar en Venezuela. Quedaban trescientas millas y muchas por recorrer a pie.

La familia Torrelles se encuentra entre los cinco millones de venezolanos que desde 2014 han huido de su país. Escapan del hambre, el crimen, el desempleo y un régimen autoritario.

Más de 100 mil de estos migrantesoptaron por regresar a Venezuela desde marzo, cuando los cierres por coronavirus destrozaron las vidas. Vidas que construían en Colombia, Perú y otros países latinoamericanos.

Muchos venezolanos han partido a pie. Llevan sus maletas con ruedas, empujando carritos de compra llenos de sus pertenencias y pidiendo comida y aventones en el camino.

Lo que les espera en Venezuela son más dificultades: centros de cuarentena administrados por el Estado para los migrantes que regresan. Una vez liberados, la lucha diaria para conseguir alimentos en un país ampliamente considerado un desastre humanitario.

“Quería quedarme en Colombia para construir un futuro mejor para mi hija. Pero tenemos que regresar”, dijo Torrelles desde la ciudad colombiana de cultivo de papas de Chocontá.

Esta es una caminata de tres días desde su punto de partida en Bogotá, pero a dos cadenas montañosas de su ciudad natal venezolana de Acarigua.

Cuando la economía de Colombia cayó en marzo, Torrelles, de 30 años, perdió su trabajo como asistente de mesas en un asador de Bogotá. Su casero desalojó a la familia por retrasarse en el pago del alquiler.

Como muchos de los repatriados, él y su esposa, Betania Torrelles, planean sobrellevar la pandemia con familiares y amigos en Venezuela, donde, por mal que estén las cosas, al menos no tendrá que pagar el alojamiento.

Pero para los migrantes, ha sido un mal momento para viajar.

Los retornados caminan gran parte del viaje porque las cuarentenas y las prohibiciones de viaje han eliminado la mayoría de los servicios de autobuses de larga distancia.

Los automovilistas, por temor a las infecciones, tienden a ignorar a los caminantes.

Además, los funcionarios del gobierno han cerrado refugios y comedores populares que alguna vez fueron un salvavidas para los migrantes. Ahora se consideran sitios de alto riesgo debido al coronavirus.

Algunos buenos samaritanos todavía insisten en ayudar a los migrantes. Las autoridades ordenaron a Martha Duque cerrar el albergue que ofrecía a los que se han quedado sin casa en la localidad colombiana de Pamplona. Pero, dijo que no se quedará al margen mientras las familias de migrantes se acuestan como vagabundos en las montañas heladas. 

“Estas personas necesitan amor y comprensión”, dijo Duque, quien admitió que todavía abre sus puertas, a escondidas, a algunos de los migrantes más vulnerables. “No puedo soportar ver a un bebé durmiendo afuera bajo la lluvia”.

Hay otros peligros: Los vehículos han golpeado y matado a migrantes; ha habido informes de conductores que violaron a mujeres. Algunos se perdieron y murieron de hipotermia mientras intentaban tomar atajos por las montañas, dicen activistas de derechos humanos.

“La geografía es muy difícil”, dijo Bautista. “Incluso para los atletas, subir y bajar las crestas de las montañas es un desafío”.

Para convencerlos de que se queden, algunos gobiernos estatales y locales de Colombia están repartiendo víveres e instando a los propietarios a no expulsar a los migrantes.

La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados está proporcionando transferencias de efectivo y ha establecido 47 líneas directas para explicar a los posibles retornados los peligros de viajar durante la pandemia y el empeoramiento de las condiciones de vida en Venezuela.

“Si tiene un refugio con 100 personas durmiendo uno al lado del otro, podría convertirse en una tragedia de salud”, dijo Víctor Bautista, el principal funcionario del estado colombiano fronterizo con Venezuela.

“Instamos a los migrantes venezolanos a no viajar”, ​​dijo Juan Francisco Espinosa, quien dirige el servicio de inmigración de Colombia. “Este no es el momento de moverse. Es el momento de cuidarnos unos a otros “.

Pero Jackson Alvarado, de 39 años, como muchos migrantes, dice que no tiene otra opción.

Después de perder su trabajo tapizando muebles en Lima, Perú, comenzó el viaje de 2,160 millas de regreso a Venezuela con su esposa y su hijo pequeño. Aseguraron solo tres viajes en camión durante sus casi tres meses caminando a través de montañas, jungla y desierto.

Las endebles ruedas de plástico de su cochecito seguían rompiéndose mientras su bebé recibía tanto sol que el Sr. Alvarado bromeó: “Antes era blanco, pero ahora es marrón”.

Para los miembros de la familia Alvarado, sus viajes se detuvieron temporalmente en la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta, uno de los principales puntos de cruce hacia Venezuela.

Por temor a que los repatriados puedan propagar el coronavirus, el gobierno venezolano permite que solo ingresen al país alrededor de 1.000 por semana y, a veces, bloquea el flujo por completo.

Algunos funcionarios venezolanos han calificado a los retornados de “bioterroristas”. El presidente venezolano Nicolás Maduro ha afirmado, sin pruebas, que el presidente colombiano Iván Duque, un feroz crítico de Maduro, está deportando a migrantes enfermos para infectar intencionalmente a la población venezolana con Covid-19.

“Vuelven y contaminan a toda Venezuela, que es lo que ordenó Iván Duque”, dijo en un discurso de mayo.

Las restricciones en el lado venezolano de la frontera han creado un cuello de botella en el lado colombiano donde los retornados, cuando llegan a la línea limitrofe, casi se han quedado sin comida y sin dinero. Algunos esperan semanas para recibir el permiso para cruzar de regreso a su tierra natal.

Con los refugios cerrados, unos 1.500 migrantes han construido un campamento extenso con ramas de árboles y láminas de plástico, donde cocinan sobre fogatas, se bañan en charcos fétidos de agua y defecan detrás de los arbustos. El campamento, que se encuentra junto al puente fronterizo, está tan abarrotado y sucio que los funcionarios de salud advierten que podría convertirse en un foco de virus.

“Es una situación muy caótica”, dijo Jozef Merkx, quien dirige la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados en Colombia.

Entre los que se sintieron atrapados en un día reciente estaba Peggi Piñero, quien quedó empapada en un aguacero durante la noche en el campamento de migrantes. Para comprar comida, la Sra. Piñero vendió sus posesiones, incluidos sus largos cabellos negros que cortó y vendió por alrededor de $ 11 a un fabricante de pelucas.

“Esto es por lo que los migrantes tienen que pasar”, dijo. “Es peor que la cárcel”.

Sin embargo, algunos de los que se dirigen a Venezuela no planean quedarse allí. Carlos Moreno, quien perdió su trabajo como ingeniero de sonido en un club nocturno en Ecuador, prometió que su regreso a casa sería breve.

“Una vez que las cosas vuelvan a la normalidad en Ecuador”, dijo, “volveré”.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR