17° GUATEMALA
14/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Esta es la oportunidad de Biden para poner fin al caos fronterizo

Redacción República
25 de enero, 2021

El primer paso es aumentar el número de visas H-2 para trabajadores huéspedes de origen centroamericano

Unos 8 mil solicitantes hondureños de asilo intentaron organizar una especie de fiesta de bienvenida para el presidente Joe Biden este mes. Su esfuerzo por llegar a la frontera sur de Estados Unidos, en al menos dos caravanas, fue repelido por los acuerdos que el presidente Trump hizo con México y Guatemala para usar la fuerza para interceptar a extranjeros ilegales. Pero, Centroamérica sigue siendo un caldero hirviendo de posibles inmigrantes desesperados por trabajar en Estados Unidos.

Biden, ahora tiene que idear su propia estrategia. Más recursos en la frontera para procesar a los solicitantes podría ayudar. Pero sin nuevos incentivos para que los migrantes sigan la ley, Estados Unidos seguirá dependiendo en gran medida de la militarización de la política de inmigración en Guatemala y México para contener los inevitables flujos de inmigrantes ilegales.

Los hondureños parecen haber concluido lógicamente que con los demócratas en el poder nuevamente, las restricciones al asilo de la era Trump seguramente se levantarían. Sin embargo, el 17 de enero, NBC News informó que un alto funcionario de transición de Biden dijo que su mensaje a los migrantes era que este “no es el momento de hacer viaje”. Ese mismo funcionario también dijo que “deben entender que no podrán ingresar a Estados Unidos de inmediato”.

Las lindas palabras de advertencia no hicieron nada para desanimar a los migrantes que habían partido el 15 de enero. Para el 18 de enero, se involucraron en violentos enfrentamientos con la Guardia Nacional y la Policía Nacional de Guatemala. Madres llorando se sentaron en el suelo sosteniendo a sus hijos mientras los jóvenes bloqueaban las carreteras, tiraban piedras y trataban de abrirse paso entre la policía.

Los informes del frente fronterizo dicen que miles de personas fueron devueltas. Sin embargo, mis fuentes aseguran que el resto se ha dividido en grupos más pequeños que continúan moviéndose hacia el norte. La Casa Blanca señaló durante el fin de semana que, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador —conocido como AMLO— acordó seguir trabajando para “frenar el flujo” de inmigrantes ilegales de Centroamérica en México.

Si llegan a la frontera de los Estados Unidos, la administración Biden advirtió que la prioridad de procesamiento será para aquellos que ya están esperando en la lista de asilo.

Cuando los estadounidenses recuerdan el caos de la frontera sur durante los años de Trump, es posible que les venga la memoria también las separaciones familiares, que resultaron de la decisión de abril de 2018, por parte del fiscal general de los Estados Unidos, Jeff Sessions, quien ordenó arrestar a cualquier adulto que cruzara la frontera ilegalmente. Las separaciones familiares también ocurrieron en 2017, pero la política de “tolerancia cero” del Sessions agravó la situación.

Sin embargo, la política de separación familiar, que duró menos de tres meses, no redujo los flujos migratorios. Las cifras comenzaron a retroceder en 2019 cuando Trump recibió asistencia de AMLO y de los presidentes guatemaltecos Jimmy Morales y Alejandro Giammattei.

Ambos gobiernos se comprometieron a ayudar a Estados Unidos a disuadir a los caminantes. La administración Trump dictaminó que los migrantes tenían que solicitar asilo en el primer país extranjero al que ingresaron en su camino hacia el norte.

AMLO acordó además una innovación del Departamento de Seguridad Nacional, conocida como los Protocolos de Protección al Migrante. Los solicitantes de asilo debían “permanecer en México” mientras esperaban la tramitación de sus solicitudes.

Las restricciones por el covid-19 implementadas el año pasado en la frontera de EE. UU. Permanecen, lo que permite la expulsión inmediata de los que cruzan ilegalmente. Pero la semana pasada, Biden firmó una orden ejecutiva para poner fin a los protocolos de permanencia en México, tal como lo prometió durante su campaña. La señal enviada es de una política más liberal hacia los migrantes cansados ​​e indigentes que solicitan asilo.

Esta no es una buena solución incluso si las intenciones de Biden son realmente nobles. Recordemos que el presidente Obama también enfrentó el caos causado por los solicitantes de asilo en 2014, lo que llevó a la construcción de “corrales” para detener a los migrantes en grupos: madres con niños, adolescentes, etc. Esos corrales fueron posteriormente denominados “jaulas” cuando la administración Trump los utilizó para mantener a los niños separados de sus tutores bajo el lema de “tolerancia cero”.

Biden, busca un enfoque de inmigración un poco más humano que cualquiera de sus predecesores. Sin embargo, evitó el caos fronterizo este mes solo porque México y Guatemala hicieron el trabajo sucio. A menos que planee confiar en esas tácticas a largo plazo, necesita un plan para lidiar, de manera ordenada, con la gran cantidad de centroamericanos que huyen de la violencia y la pobreza en busca de una vida mejor.

La única respuesta a este dilema es abrir más vías legales. Alex Nowrasteh, analista de inmigración del Cato Institute, recomienda un aumento en la cantidad de visas H-2 para trabajadores invitados centroamericanos, ya que muchos solicitantes de asilo son en realidad migrantes en busca de trabajo. Cuando se aplicó esta táctica para México, señaló Nowrasteh en julio de 2019, hubo una caída correspondiente en la inmigración ilegal.

Una mayor oportunidad de trabajar legalmente rompería el círculo vicioso detrás del caos y calmaría los temores que surgen de lo que parece una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Como me dijo Nowrasteh la semana pasada, “Solo se puede abrir si existe la confianza pública de que las cosas están bajo control. Pero solo puedes controlar las cosas abriendo el paso”.

Es su momento, Sr. Biden.

Escriba a O’Grady@wsj.com.

SÍGUENOS EN
Suscribete a la cobertura Premium de noticias.