22° GUATEMALA
17/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Gran Bretaña, El anfitrión de la COP26, intensifica su petición por planes climáticos

Redacción República
15 de octubre, 2021

Semanas antes de la cumbre climática de la ONU, el Reino Unido presiona a los países para que completen planes de reducción de emisiones

LONDRES – El Reino Unido pidió a países como India y China que actualicen sus planes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentando la presión sobre un puñado de estados a medida que se aceleran los preparativos para una cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow.

Con menos de tres semanas para el inicio de la conferencia de alto perfil, y una incertidumbre aún profunda sobre cuán comprometidos están varios participantes clave con un acuerdo significativo, lo que está en juego para Londres, Washington y Bruselas es cada vez mayor.

Recomendamos: Los 3 posibles escenarios del curso de la pandemia y el covid-19 para los próximos meses

Una base clave de las conversaciones, destinadas a limitar el calentamiento global, son los planes técnicos de los propios países para reducir las emisiones. Varias economías importantes, como el Reino Unido, los EE. UU. Y la UE, han actualizado recientemente sus planes para pivotar los combustibles fósiles. Algunos de los principales contaminadores, incluidos China e India, aún no han hecho públicos sus nuevos compromisos antes de la reunión.

Otros países, como Australia, Indonesia y Sudáfrica, han actualizado sus objetivos climáticos o están considerando revisiones, aunque a algunos grupos ambientalistas les preocupa que los legisladores no se estén moviendo lo suficientemente rápido. En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha movido para dar prioridad a los combustibles fósiles en la red nacional sobre las fuentes de energía renovables, lo que, según los ambientalistas, dañará los objetivos de reducción de emisiones de México.

En el abrumado Del Rio, Texas, los migrantes cruzan la frontera libremente

Alok Sharma, el enviado climático del Reino Unido que está organizando la cumbre que se conoce como COP26, ha intentado en los últimos meses engatusar públicamente a los participantes para que trabajen en cerrar las brechas aún grandes en las posiciones antes de la reunión de dos semanas.

En muchos temas, las partes “todavía están lejos del consenso”, dijo Sharma en un discurso el martes. “Quiero ser franco, será una tarea desafiante hacernos alinear”.

Sharma dijo que las respuestas de las economías más grandes del mundo “serán simplemente un éxito o un fracaso” para el éxito de la cumbre, citando específicamente al Grupo de los 20 países industrializados, que incluye a China e India. Aquellos que todavía se resisten “deben cumplir”, dijo.

China e India se encuentran entre los que aún no han establecido sus últimos planes. En China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, pero también el país más poblado del mundo, el presidente Xi Jinping se comprometió a llevar el pico de carbono del país de “alrededor” a “antes” de 2030 y que China logre cero emisiones netas antes de 2060. China no ha presentado oficialmente sus planes a la ONU, pero se ha comprometido a hacerlo este mes.

Un portavoz del Ministerio de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático de la India declinó hacer comentarios.

Por otra parte, un alto funcionario del gobierno indio, que se negó a ser identificado, dijo que India estaba en camino de cumplir sus objetivos climáticos y que tiene ambiciosos objetivos de energía renovable.

“Seremos parte de la solución y no creadores de problemas. Transparencia en el financiamiento climático y la transferencia de tecnología es lo que hemos pedido antes de la COP26 porque será clave para determinar las acciones de los países en desarrollo”, dijo el funcionario con conocimiento directo del tema.

La cumbre de Glasgow tiene como objetivo mantener el impulso del acuerdo de París, un acuerdo alcanzado en 2015 que pide a los gobiernos que limiten el aumento de las temperaturas globales a cerca de 1,5 grados centígrados en comparación con los días preindustriales. Un informe reciente de la ONU dijo que se espera que la Tierra esté alrededor de 2,7 grados Celsius más cálida para fines de este siglo, gracias en parte, según la mayoría de los científicos, a las llamadas emisiones de gases de efecto invernadero de actividades industriales como la quema de combustibles fósiles.

“El mundo no ha hecho lo suficiente”, dijo Sharma. “Las emisiones siguen aumentando”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, como anfitrión de la conferencia, quiere pulir la posición diplomática del Reino Unido después del Brexit con una cumbre exitosa. Mientras tanto, la administración Biden y la Unión Europea han puesto el clima en el centro de planes ambiciosos, pero costosos, para reestructurar sus respectivas economías. Un acuerdo entre el resto de los gobiernos del mundo para avanzar en la misma dirección podría reforzar el apoyo interno, especialmente en Estados Unidos, donde Biden debe impulsar su plan a través de un Congreso dividido.

El G-20, que se reúne en Roma a finales de mes, será un momento clave para que los diplomáticos traten de forjar un consenso entre las grandes economías antes de dirigirse a las conversaciones de la cumbre climática. Antes del evento en Glasgow, se espera que las naciones presenten planes climáticos, llamados “contribuciones determinadas a nivel nacional”, que detallan objetivos y métodos específicos para reducir las emisiones de carbono. Se supone que deben enviarse cada cinco años.

Un objetivo general de la reunión de Glasgow es encontrar formas de garantizar que exista una presión continua sobre las naciones para acelerar los planes climáticos existentes en la próxima década. Otro objetivo clave es ayudar a las economías emergentes en su lucha contra el cambio climático. Se suponía que los países ricos darían al menos $ 100 mil millones anuales a partir de 2020 para ayudar al mundo en desarrollo a alejarse de los combustibles fósiles y protegerse contra los efectos del calentamiento global.

Sharma está presionando a las naciones más ricas para que cumplan con esa promesa, que dijo que ahora está “al alcance de la mano”. Estados Unidos, por ejemplo, dijo recientemente que duplicaría su nivel de financiamiento, sujeto a la aprobación del Congreso.

Sudáfrica dice que para descarbonizar su economía de acuerdo con los objetivos climáticos establecidos en el acuerdo de París de 2016 y financiar una transición desde el carbón como su fuente de energía primaria, necesitará alrededor de $ 60 mil millones en financiamiento climático internacional durante la próxima década.

Indonesia, un gran emisor de gases de efecto invernadero y hogar de algunas de las selvas tropicales más grandes del mundo, dijo a los funcionarios de la ONU en julio que su objetivo sería alcanzar un pico de gases de efecto invernadero para 2030 y podría alcanzar cero netos para 2060, pero que necesitaría “fuentes nacionales e internacionales de finanzas para hacerlo”.

Los países más ricos también enfrentan desafíos. En Australia, un desafío para el primer ministro de centro derecha, Scott Morrison, ha sido lograr que su coalición gobernante, que incluye a moderados de las ciudades a favor de la acción climática y miembros más conservadores de la región australiana, acuerde los objetivos climáticos. Los legisladores rurales temen que la acción climática pueda provocar la pérdida de puestos de trabajo en sus distritos electorales, particularmente en las industrias del carbón y el gas.

El miércoles, se espera que el gabinete apruebe el logro de cero emisiones netas para 2050, según los medios locales y una persona familiarizada con el asunto. Los legisladores de la coalición gobernante de Morrison discutirán el plan. Morrison ha dicho anteriormente que exactamente cuando Australia alcanzaría ese objetivo estaría determinado por los avances en la tecnología.

El objetivo actual de Australia para 2030 es reducir las emisiones entre un 26% y un 28%, y ya está en camino de superar esos objetivos, por lo que el objetivo para 2030 podría aumentarse ligeramente sin requerir acciones adicionales, dijeron algunos activistas. Un informe reciente del Climate Council, una organización sin fines de lucro, recomendó recientemente que Australia apunte a reducir las emisiones en un 75% por debajo de los niveles de 2005 para 2030 y llegar a cero netos para 2035.

En México, el presidente izquierdista del país se ha centrado menos en las energías renovables y más en dar prioridad en la red eléctrica nacional a la electricidad de combustibles fósiles producida por la empresa estatal, aunque es más cara y contaminante que la electricidad producida por empresas privadas. López Obrador también ha descartado todas las nuevas subastas de energías renovables, medidas que, según los ambientalistas, obstaculizarán la reducción de emisiones en el país.

—Feliz Solomon y Sha Hua contribuyeron a este artículo.

Escriba a Max Colchester a max.colchester@wsj.com y Mike Cherney a mike.cherney@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República. 

SÍGUENOS EN
Suscribete a la cobertura Premium de noticias.