19° GUATEMALA
19/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Migrantes de clase media vuelan a México y luego cruzan ilegalmente la frontera de Estados Unidos

Los problemas económicos de la pandemia del Covid-19 llevan a las personas más ricas de Brasil y Venezuela a unirse a los migrantes pobres que buscan refugio en los EE. UU

24 de octubre, 2021

Si bien la mayoría de las personas que llegan a los EE. UU. por medio de México se encuentran entre los más pobres del mundo que huyen de la pobreza y el crimen, como los miles de haitianos que recientemente formaron un campamento improvisado en Del Rio, Texas, el crecimiento de los migrantes de clase media refleja las continuas dificultades en países como Brasil y Venezuela por la pandemia del Covid-19 y las recesiones económicas asociadas, así como por la inestabilidad política.

El gobierno de EE. UU. No realiza un seguimiento de cómo llegan los migrantes a la frontera ni de su situación financiera. Pero Chris T. Clem, el principal agente de patrulla de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en Yuma, dijo que los agentes interceptan a personas que dicen haber volado recientemente a una ciudad fronteriza mexicana casi todos los días.

 

“Se bajaron del avión y tomaron un taxi o un autobús”, dijo Clem sobre el último tramo del viaje a la frontera cerca de Yuma para estos migrantes más ricos. “Ellos literalmente fueron conducidos y simplemente se acercaron y se entregaron a nosotros”.

La llegada de migrantes más pudientes indica que la pandemia y sus repercusiones económicas están empujando a algunas personas a buscar refugio en Estados Unidos que probablemente no hubieran venido en el pasado.

“La recesión mundial realmente hizo que la gente perdiera la esperanza”, dijo Andrew Selee, presidente del Migration Policy Institute, un grupo de expertos no partidista de Washington. “Es un gran problema pasar de ser de clase media en tu país a ser indocumentado en los Estados Unidos”.

América del Sur y el Caribe perdieron el año pasado alrededor de 26 millones de puestos de trabajo, la mayor contracción económica de cualquier región del mundo, según el Fondo Monetario Internacional. Y Brasil superó recientemente las 600.000 muertes por Covid-19, el segundo en el mundo solo después de Estados Unidos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

 

Al igual que con otras personas que viajan con familias que ingresan a los EE. UU. Ilegalmente y solicitan asilo, la mayoría son entregados a refugios y luego viajan a otro lugar para esperar a que se resuelvan sus reclamos, un proceso que puede llevar años debido a los retrasos en los tribunales de inmigración.

Sin embargo, a diferencia de los migrantes más pobres de América Central y Haití, los migrantes de clase media a menudo abandonan los refugios poco después de llegar a los vuelos que reservaron con anticipación.

En un miércoles por la mañana recientemente, un grupo de alrededor de una docena de personas de Venezuela caminó por un dique cerca del río Colorado, que marca parte de la frontera en Yuma, en busca de agentes de la Patrulla Fronteriza a quienes entregarse.

Los miembros del grupo, que parecía incluir una mezcla de adultos y adolescentes, dijeron que tomaron tres vuelos y un autobús para llegar a Algodones, una ciudad mexicana al otro lado de la frontera con Yuma.

Luego entraron a los EE. UU. por medio de una gran brecha en una valla fronteriza. En total, el viaje duró unos dos días, en comparación con los meses en la carretera que han informado los migrantes de Haití y otros países.

Al día siguiente, las autoridades de inmigración dejaron en libertad a varios migrantes brasileños en el centro de acogida de migrantes Casa Alitas en Tucson.

“Otros nos informaron sobre el proceso que tomaron”, dijo Silvana Ribiero de Santos, una madre de 33 años, sobre la decisión de su familia de volar a México desde Brasil. “Mi país está muy mal. [La gente] no tiene nada “.

 

Los migrantes sudamericanos no pueden solicitar asilo en los aeropuertos estadounidenses porque normalmente se les exige tener una visa estadounidense válida antes de abordar un vuelo con destino a Estados Unidos. Las visas se emiten solo en casos de emergencia en Brasil y las oficinas diplomáticas de Estados Unidos están actualmente cerradas en Venezuela. México no requiere visa para visitantes de ninguno de los dos países.

Los extranjeros que desean inmigrar legalmente a los EE. UU. generalmente necesitan un patrocinador, como un miembro de la familia o un empleador. Incluso con un patrocinador, el proceso puede llevar años, según el país de origen de la persona.

 

El año pasado, Yuma se convirtió en un destino principal para los migrantes de América del Sur. Entre el 1 de octubre de 2020 y finales de agosto, unas 28.000 personas de Brasil fueron detenidas, junto con unas 5.500 de Venezuela.

Ese grupo incluye a algunos migrantes pobres como los haitianos que se establecieron en América del Sur antes de llegar a Estados Unidos, pero también a muchos migrantes de clase media, según funcionarios fronterizos.

Aunque la administración Biden todavía está usando una ley de salud pública, conocida como Título 42, para expulsar rápidamente a miles de migrantes capturados en la frontera cada mes, solo una fracción de los que no son de México, El Salvador, Guatemala u Honduras han sido devueltos del sector de Yuma, en parte porque las autoridades mexicanas no los aceptan.

Los migrantes liberados, a menudo, comparten sus experiencias con amigos y familiares en su país de origen, lo que genera más migración.

Escriba a Alicia A. Caldwell a alicia.caldwell@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

Te sugerimos leer:

El plan de la administración de Biden protegería a los inmigrantes de la deportación si denuncian abusos de empleadores

La migración latinoamericana, antes limitada a unos pocos países, se convierte en un éxodo masivo

Blinken toma por sorpresa a un aliado en Guatemala

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR