Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Guatemala
Guatemala
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El cambio de Nicaragua hacia la dictadura es parte de un retroceso en América Latina

Redacción República
14 de noviembre, 2021

La victoria de Daniel Ortega en Nicaragua es la evidencia más reciente de que la democracia en la región se está desmoronando en medio de la menguante influencia de Estados Unidos, dicen analistas políticos.

Por David Luhnow

Nicaragua, luego de unas elecciones presidenciales calificadas de fraudulentas por Estados Unidos, ahora se considera que se ha convertido en la tercera dictadura de América Latina y parte de una tendencia más amplia de retroceso democrático en toda la región, dicen funcionarios y analistas políticos estadounidenses.

El presidente Daniel Ortega ascendió a un cuarto mandato consecutivo en la votación del domingo al ganar alrededor del 75% de los votos emitidos, según la autoridad electoral de Nicaragua. La elección tuvo lugar después de que el régimen de Ortega encarcelara a siete candidatos presidenciales destacados, lo que permitió que solo un puñado de candidatos relativamente desconocidos se opusieran a él.

Deberías leer: Senadores republicanos piden a Biden que rechace pagos a familias migrantes separadas en la frontera

Menos de uno de cada cinco votantes registrados emitió su voto, según Urnas Abiertas, un organismo de control electoral local.

La votación eliminó “cualquier último atisbo de duda de que Nicaragua es, lamentablemente, una dictadura”, escribió el lunes una exvicepresidenta panameña, Isabel Saint Malo de Alvarado, en Americas Quarterly, una revista de política. La mayor parte de la comunidad internacional también considera a Cuba y Venezuela como dictaduras.

Saint Malo de Alvarado instó a la comunidad internacional a demostrar que no toleraría otra dictadura en la región retirando a sus embajadores y deteniendo cualquier préstamo internacional a la nación centroamericana.

Unos 34 países, entre ellos la Unión Europea y países latinoamericanos, han condenado las elecciones nicaragüenses como fraudulentas.

En un discurso de confrontación el lunes por la noche, Ortega arremetió contra la Unión Europea y Estados Unidos, llamando a los europeos exasociados de Hitler que ahora eran instrumentos de la política colonial e intervencionista de Estados Unidos hacia Nicaragua. También llamó a sus opositores encarcelados “hijos de puta del imperialismo yanqui” que deberían ir a Estados Unidos porque habían dejado de ser nicaragüenses.

Esta nota te puede interesar: Detrás de las decisiones de los migrantes de separarse en la frontera

El péndulo político en América Latina parece alejarse de la democracia, al igual que en partes de Europa del Este, Turquía y Filipinas, dicen los analistas. Venezuela desmanteló su democracia en los últimos años y los autoritarios populistas están desafiando las instituciones democráticas en El Salvador, Brasil y México.

Las encuestas muestran que solo una minoría de latinoamericanos apoya la democracia. Cayó por debajo del 50% por primera vez en 2020, frente al 63% en 2010, según una encuesta realizada el mes pasado por Latinobarómetro, una encuestadora con sede en Chile. La encuesta muestra que la satisfacción con la democracia en la región se redujo al 25% en 2020, desde el 44% en 2010. La insatisfacción con la democracia llegó al 70% en 2020, según la encuesta. En Brasil, el país más grande de América Latina, el apoyo a la democracia alcanzó el 40% en 2020.

Más de la mitad de los encuestados por Latinobarómetro dijeron que no les importa si un gobierno no democrático toma el poder mientras resuelva sus problemas. Ese apoyo es más alto en República Dominicana con 66%, El Salvador con 63%, Honduras con 62% y Guatemala con 57%.

“Las lecciones duramente ganadas del siglo XX sobre los males de la dictadura ahora están siendo olvidadas y muchas personas están siendo tentadas por el aura del gobierno de un solo hombre”, dijo Brian Winter, editor en jefe de Americas Quarterly.

Para Estados Unidos, el creciente autoritarismo en la región probablemente significa problemas en forma de agitación política y aumento de la migración. En lo que va del año, un número récord de nicaragüenses ha aparecido en la frontera de Estados Unidos, uniéndose a un éxodo de un año de vecinos políticamente frágiles como Guatemala, El Salvador y Honduras.

Los analistas que monitorean América Latina dicen que Ortega presenta a la comunidad internacional un duro recordatorio de los límites del poder en un mundo donde la diplomacia de cañoneras ya no es una opción, y donde los problemas de países pequeños con poca importancia estratégica tienen, durante la última década o más, ha sido cada vez más ignorada por las grandes potencias.

“La influencia de EE.UU. ha disminuido en el mundo, incluso en América Central, donde uno pensaría que la influencia de Estados Unidos sería la más fuerte”, dijo Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano con sede en Washington, un grupo de expertos no partidista. Ortega no solo está desafiando con éxito a Estados Unidos, sino también a los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, dijo.

Estados Unidos mantendrá toda su atención en Nicaragua, dijo Ricardo Zúniga, enviado especial de la administración Biden a los países del triángulo norte: Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Tememos que si no se paga ningún costo en el caso de Nicaragua, y si no hay un esfuerzo regional para responder a estos eventos, podrían ocurrir en otros países”, dijo Zúniga en una conferencia telefónica con periodistas el martes.

Shifter dijo que parte de la razón de ese desafío es el crecimiento de grupos delictivos organizados en la región. En Honduras, por ejemplo, el presidente Juan Orlando Hernández ha sido citado como co-conspirador no acusado en varios casos en un tribunal federal de los Estados Unidos que involucran a importantes narcotraficantes, incluido su hermano, quien fue sentenciado a cadena perpetua en 2021.

“Es difícil creer que el crimen organizado esté tan extendido”, dijo Shifter. “¿[Dichos líderes] van a inclinarse ante los Estados Unidos o atacar?”

Altos funcionarios estadounidenses dicen que se está preparando una nueva ronda de sanciones contra personas clave en la administración de Ortega. Estados Unidos también está revisando la membresía de Nicaragua en un pacto regional de libre comercio centroamericano que proporciona unos 125.000 puestos de trabajo a los 6,6 millones de habitantes de Nicaragua.

Los funcionarios estadounidenses reconocen, sin embargo, que las sanciones tienen un alcance limitado y que será difícil enfrentar a Ortega. “Es uno de los desafíos más difíciles que tenemos: qué hacer con un gobierno que no se mueve por súplicas diplomáticas, persuasión moral o sanciones que impactan en su propia población”, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado.

Los precedentes regionales no son alentadores, dicen los funcionarios. A pesar de las crecientes sanciones contra los principales funcionarios venezolanos y luego contra la economía venezolana, el gobierno parece tan firmemente arraigado como siempre, y 60 años de embargo económico contra Cuba no han logrado desalojar al régimen allí.

En 1977, solo tres países latinoamericanos se consideraban democracias plenas: Costa Rica, Colombia y Venezuela. En 1994, después de que terminó la Guerra Fría, Cuba fue vista cada vez más como el único obstáculo a medida que la región pasaba la página de un largo período de agitación política marcado por dictaduras militares o estados de partido único. Todavía en 2010, la democracia parecía relativamente saludable en América Latina.

Pero ha habido una creciente desilusión popular con los escándalos de corrupción, que irónicamente han salido a la luz gracias a una prensa cada vez más abierta en la región, según muestran las encuestas. Además, los países han experimentado una década de crecimiento económico débil debido a una caída global en los precios de las materias primas y la incapacidad de los gobiernos elegidos democráticamente para controlar el crimen o brindar mejores servicios.

“No se come la democracia”, dijo Ricardo Castañeda, economista senior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, un grupo de expertos regional. A los ciudadanos “no les importa la separación de poderes, un poder judicial independiente (…) Lo que les importa es si pueden llevar comida a sus mesas o regresar a casa a salvo”.

Marta Lagos, directora de la encuestadora Latinobarómetro, dijo que la tendencia podría acelerarse a medida que los gobiernos de la región luchan por hacer frente a las secuelas de la pandemia, que provocó el mayor declive económico en la región desde la Gran Depresión.

“Si la crisis permite elegir a alguien que promete cielo y tierra, algunos de ese electorado pensarán en eso. No es impensable que esos países elijan un líder populista, que puede convertirse en un autócrata”, dijo.

En El Salvador, los votantes hartos de la corrupción eligieron al presidente Nayib Bukele, quien, según Estados Unidos, está socavando lentamente los controles y equilibrios del país. El año pasado, soldados del ejército irrumpieron en el Congreso para presionar a los legisladores para que aprobaran un préstamo solicitado por el presidente para reforzar la lucha contra las pandillas poderosas. A principios de este año, el tribunal más alto de El Salvador estaba repleto de leales que abrieron la puerta para que el presidente buscara otro mandato en 2024, deshaciendo una prohibición constitucional de reelección.

Los críticos del presidente lo llaman un dictador millennial. A menudo luce una gorra de béisbol al revés y confía en Twitter, donde anuncia políticas y ataca a sus oponentes. Ha desestimado y se ha burlado de las acusaciones en su contra, usando su cuenta de Twitter para disfrazarse de emperador romano e irónicamente se autodenomina “dictador de El Salvador”.

En Brasil y México, los presidentes Jair Bolsonaro y Andrés Manuel López Obrador utilizaron las elecciones democráticas para ganar el cargo al postularse contra gobiernos que eran ampliamente vistos como corruptos. Sin embargo, una vez en el cargo, comenzaron a utilizar el poder ejecutivo para atacar a los medios y tratar de desmantelar las restricciones institucionales a su poder, dicen los analistas.

Bolsonaro, un excapitán del ejército, ha elogiado durante mucho tiempo la dictadura militar brasileña de 1964-85 bajo la cual sirvió. Ha llenado su gabinete con miembros activos y retirados de las fuerzas armadas y recientemente organizó un desfile de tanques blindados ante el Congreso en lo que los científicos políticos dijeron que era un intento de intimidar a los legisladores.

Ha atacado repetidamente el sistema de votación electrónica del país y ha dicho que las únicas tres opciones para él después de las elecciones son la victoria, la cárcel o la muerte. 

Bolsonaro ha prometido respetar la constitución, diciendo que él es el verdadero “guardián de la democracia” en Brasil contra lo que dice es una conspiración entre los opositores de izquierda y la Corte Suprema para imponer su propia dictadura en el país.

—Ryan Dube en Lima, Perú, y Samantha Pearson en São Paulo, Brasil, contribuyeron a este artículo.

Escriba a David Luhnow a [email protected] y a José de Córdoba a [email protected]

Este artículo ha sido traducido por Noris Argotte Soto para República

Te sugerimos leer:

¿Qué es el síndrome de La Habana? Lo que sabemos

Deje de culpar a Kamala Harris

Después del colapso de un edificio en Florida, analizan cambios en las leyes de condominios

Síguenos en Google News

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR