Política
Política
Empresa
Empresa
Investigación y Análisis
Investigación y Análisis
Internacional
Internacional
Opinión
Opinión
Inmobiliaria
Inmobiliaria
Agenda Empresarial
Agenda Empresarial

La investigación sobre los orígenes del Covid-19 divide a Estados Unidos y a China

Redacción República
28 de mayo, 2021

Washington pide nuevos estudios sobre cuándo, dónde y cómo comenzó la pandemia, mientras que Beijing dice que el escrutinio debería dirigirse a otros países

Estados Unidos y China mantuvieron posiciones marcadamente opuestas sobre cómo rastrear los orígenes de la pandemia del coronavirus, y Washington pidió que se lleve a cabo una nueva ronda de estudios con expertos internacionales independientes.
Mientras tanto, Beijing dijo el martes en una reunión anual del organismo de toma de decisiones de la Organización Mundial de la Salud, que consideraba que la investigación en su país estaba completa y que la atención debería dirigirse ahora a otros países.

Las opiniones contrarias, expresadas durante una reunión de casi 200 gobiernos, parecen difíciles de conciliar y muestran las tensiones políticas que obstaculizan un esfuerzo por encontrar la fuente de un virus que comenzó a propagarse en China. Según las regulaciones de salud mundial, China tendría que dar su consentimiento para que la OMS envíe nuevamente científicos internacionales al país para realizar más estudios.

A principios de este año, un equipo de científicos convocados por la OMS pasó un mes en China, como parte de un esfuerzo por comprender los orígenes de la pandemia. Sin embargo, el equipo se limitó en gran medida a revisar la investigación realizada por
científicos estatales chinos. Algunos miembros del equipo expresaron su frustración porque no se les dio acceso completo a los datos que las contrapartes chinas utilizaron para concluir que había poca evidencia de Covid-19 en China antes de los primeros casos
confirmados a principios de diciembre de 2019.

En marzo, el equipo dirigido por la OMS recomendó una segunda fase de investigación, pero ese trabajo aún no ha comenzado.
La OMS está celebrando su Asamblea Mundial de la Salud anual, la segunda durante la pandemia de Covid-19 y la primera después de que la administración Biden revocó la decisión del expresidente Donald Trump de dejar la organización. Como parte de su acercamiento con la agencia, los funcionarios estadounidenses están tratando de dar forma a la siguiente fase de la investigación dirigida por la OMS sobre los orígenes del virus.

El propósito de la investigación no es culpar, sino basarse en la ciencia, encontrar el origen del virus y el brote, y ayudarnos a todos a evitar que ocurran futuras catástrofes globales”, dijo Jeremy Konyndyk, director ejecutivo para el Covid-19 en la Agencia de los
Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, en un discurso virtual en la Asamblea el martes.

Una investigación más profunda sobre los orígenes de la pandemia es “una prioridad crítica para nosotros”, dijo Andy Slavitt, asesor principal de la Casa Blanca para la respuesta al Covid-19, en una sesión informativa el martes. “Necesitamos llegar al fondo de esto y necesitamos un proceso completamente transparente de China. Necesitamos que la OMS nos ayude en ese asunto. No sentimos que tengamos eso ahora “.

Pero esos esfuerzos se enfrentan a un impulso de China para que la OMS traslade esa investigación a otros países, alegando que la pandemia puede haberse originado en otro lugar.

“Nada puede suceder a menos que China diga que sí”, dijo Lawrence Gostin, director de la facultad del Instituto O’Neill de Derecho de la Salud Nacional y Global de la Universidad de Georgetown. “La OMS no tiene poder bajo la ley internacional para exigir que China
cumpla
“.

Añadió: “Dada la relación entre China y EE. UU., Existe una posibilidad insignificante de que los chinos capitulan ante las solicitudes de EE. UU. De una investigación completa e independiente“.
Para complicar el asunto, los principales funcionarios de salud pública, incluido el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, han pedido una investigación exhaustiva sobre si la pandemia podría haber comenzado con un accidente de laboratorio.

A Anthony Fauci, director médico del presidente Biden, se le preguntó en una audiencia en el Senado el 11 de mayo si el virus del Covid-19 podría haber escapado de un laboratorio en Wuhan, hogar del Instituto de Virología de Wuhan, que realizó una extensa
investigación sobre los coronavirus transmitidos por murciélagos. Sobre ese tema respondió, “esa posibilidad ciertamente existe y estoy totalmente a favor de una investigación completa de si eso pudo haber sucedido“.

China niega enérgicamente que un accidente de laboratorio de este tipo sea una explicación plausible de la pandemia. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Beijing y la embajada en Ginebra no pudieron ser contactados para hacer comentarios.

China, ha dicho que cooperó plenamente con un equipo dirigido por la OMS que pasó cuatro semanas en Wuhan, visitó el instituto de virología y concluyó que un accidente de laboratorio era “extremadamente improbable”. Beijing ahora ha pedido que el equipo liderado por la OMS busque evidencia de que el virus puede haber estado circulando en otros lugares antes de los primeros casos confirmados en Wuhan a principios de diciembre de 2019.

Los científicos están ampliamente de acuerdo en que no hay evidencia suficiente para la hipótesis del laboratorio, o para la alternativa principal: que el virus se transmita de animales a humanos fuera de un laboratorio.

“Actualmente, [en] el estudio de rastreo de orígenes convocado por la OMS, la parte de China se ha completado”, dijo un delegado chino a los diplomáticos durante una reunión por videoconferencia el martes. “China apoya a los científicos para llevar a cabo una
cooperación de rastreo de origen global
. Hacemos un llamado a todas las partes para que adopten una actitud abierta y transparente para cooperar con la OMS en el rastreo de los orígenes”.

Mientras tanto, Estados Unidos dijo a los diplomáticos que la OMS debería supervisar una segunda ronda de estudios bajo reglas que “den a los expertos internacionales la independencia para evaluar completamente los orígenes del virus“, dijo Xavier Becerra, secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Estados Unidos no mencionó directamente si una investigación de laboratorio debería ser parte de esa investigación.

Sin embargo, un delegado que habló en nombre de la Unión Europea dijo que el equipo dirigido por la OMS debería perseguir plenamente sus cuatro hipótesis principales. Entre ellos, también se incluyen un accidente de laboratorio y otra idea planteada por China, que el virus podría haberse transmitido a los humanos a través de alimentos congelados.

El equipo liderado por la OMS ha emitido una serie de recomendaciones sobre cómo se debe llevar a cabo una segunda fase de la investigación de sus orígenes, por ejemplo, analizando la vida silvestre, el ganado y las muestras de sangre archivadas en busca de
evidencia de anticuerpos contra el virus que causa Covid-19. Según las pautas generales, la agencia de la ONU no realizaría esos estudios por sí misma; los investigadores en China o en otros lugares lo harían.
La OMS también ha dicho que estaría interesada en estudios más detallados de casos tempranos pero no confirmados fuera de China, como una mujer joven y un niño que pudieron haber sido pacientes de Covid-19 en Italia a fines de 2019.

No existe ahora una resolución en la asamblea para impulsar o reenfocar la investigación de los orígenes de la OMS. Los funcionarios de la OMS dijeron que había pocas señales de que los gobiernos pudieran ponerse de acuerdo sobre un camino a seguir. “Donde estamos ahora, estamos esperando”, dijo uno.

Escriba a Drew Hinshaw en drew.hinshaw@wsj.com, Betsy McKay en
betsy.mckay+1@wsj.com y Jeremy Page en jeremy.page@wsj.com

Este artículo fue traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

Los neoyorquinos que se vacunen la próxima semana podrían ganar hasta cinco millones de dólares

La pandemia golpeó con más fuerza a los trabajadores menos educados, según muestra una encuesta de la Reserva Federal