33° GUATEMALA
27/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Por qué se desmoronó un gran plan de Covax para vacunar al mundo contra el covid-19

Redacción República
30 de mayo, 2021

Se suponía que el multimillonario programa Covax era un modelo para vacunar a la humanidad, pero ha tenido problemas tras problemas.

Esta primavera, el epidemiólogo estadounidense Seth Berkley tuvo que dar una mala noticia a los países más pobres del mundo: millones de dosis de la vacuna covid-19 prometidas no llegarían.

Las naciones contaban con recibir inyecciones de Covax, un programa multimillonario para inmunizar al mundo, dirigido por el Dr. Berkley. Programa defendido por la Organización Mundial de la Salud. Pero los envíos del principal proveedor de Covax en India, donde los casos de covid-19 estaban aumentando, de repente no llegaban.

De manera inesperada, decenas de millones de trabajadores del hospital que habían recibido una dosis ya no estaban programados para una segunda. Las perspectivas de inocular rápidamente a otros trabajadores de primera línea y personas vulnerables se estaban desvaneciendo rápidamente.

No funcionó el plan de Covax

Se suponía que el programa Covax , concebido a principios de 2020 como una especie de Operación Warp Speed ​​para el mundo. Sería un modelo de cómo vacunar a la humanidad, comenzando por aquellos que más lo necesitaban. El plan estaba programado para tener inmunizada a toda la fuerza laboral de salud del mundo en desarrollo.

En cambio, la empresa idealista de vacunar a casi mil millones de personas chocó con la realida. Frustrada por un instinto básico de las naciones de poner a sus propias poblaciones en primer lugar, y una escasez de capacidad de fabricación en todo el mundo.

El doctor Berkley y un pequeño grupo de expertos en salud mundial pasaron meses tratando de reclutar a gran parte del mundo para que comprara sus vacunas de un grupo común. Tanto de países ricos como pobres. Mientras trabajaban en los detalles y recaudaban dinero, las naciones que podían permitírselo se apresuraron a asegurarse sus propias oportunidades primero.

“Entiendo la realidad política”, dijo el Dr. Berkley. “La gente finalmente nos dio dinero y dijo, buena suerte compitiendo contra nosotros”.

La mayoría de las naciones más pobres del mundo dependieron en gran medida de una sola vacuna, producida por un solo fabricante en un solo país. En un giro cruel, ese proveedor, el Serum Institute of India, terminó envuelto por el peor brote de covid-19 del mundo.

“Estimado participante”, escribió finalmente la oficina de Berkley en un correo electrónico del 28 de abril a la mayoría de los 92 países en desarrollo que cuentan con Covax.

“Lamentamos informarle que, dada la intensificación de la crisis de covid-19 en India, Covax ya no espera que las entregas (…) se reanuden en mayo”.

“Estamos trabajando para asegurarnos de que estos retrasos se aborden lo antes posible”, decía el correo electrónico.

Bajos envíos

El Dr. Berkley es director ejecutivo de Gavi.The Vaccine Alliance es una asociación público-privada que asegura las vacunas infantiles para los países más pobres del mundo.

Es la organización central detrás de Covax. La entida dijo que la instalación hizo todo lo posible para navegar en un mercado de vacunas hipercompetitivo.

“Escuchamos muchas críticas y la verdad es que hemos intentado hacer algo que creemos que es lo correcto”, dijo. “En retrospectiva 2020. ¿No deberíamos haber invertido en India? Bueno, esa fue la forma más rápida de llegar allí “.

Según el plan original, los países más ricos comprarían suficientes vacunas para al menos el 10% de su población de Covax, que las adquiriría a granel. Junto con las donaciones, eso ayudaría a subsidiar las vacunas para otras 92 naciones pobres que recibirían sus dosis de forma gratuita.

Covax comenzó a enviar las vacunas contra el covid-19, a los tres meses de que los países más ricos del mundo administraron sus primeras inyecciones, a la velocidad del rayo. En comparación con los cinco a 10 años que a menudo se necesitan para que las nuevas vacunas lleguen al mundo en desarrollo.

Sin embargo, ahora se están quedando sin vacunas justo cuando los casos de covid-19 aumentan en los países que debía proteger: los estados de ingresos bajos y medios de América Latina y el sur de Asia.

Lejos de los envíos

El programa ha enviado 72 millones de inyecciones, muy por debajo de los 238 millones que había apuntado a fines de mayo. Eso es el 4% del total de 1.700 millones de vacunas enviadas a todo el mundo.

Unos 20 millones de inyecciones de Covax provienen de la India, que debía enviar 140 millones a finales de mes. Pero dejó de exportarlas porque trabaja para vacunar a los 1.300 millones de ciudadanos del país.

Los nuevos bloqueos son economías devastadoras y el personal de los hospitales está muriendo en países que tienen algunas de las proporciones más bajas de trabajadores de la salud por personas.

Han surgido variantes más peligrosas de India, Brasil y Sudáfrica. Y aunque las vacunas actuales parecen funcionar en su contra, la transmisión incontrolada en países con poco acceso a las inyecciones corre el riesgo de más mutaciones.

El Serum Institute declinó hacer comentarios. Ha dicho que espera reiniciar el envío de dosis a Covax a finales de año. Gavi sostiene que tiene la esperanza de que algunos suministros, en cantidades reducidas, se reanuden en el tercer trimestre.

Una visión

Covid-19 se había cobrado oficialmente menos de 80 vidas cuando Berkley y otro ejecutivo de vacunas, junto con la esposa médica de Berkley, Cynthia Berkley, esbozaron por primera vez su visión. Pensaron en compartir vacunas mientras disfrutaban de bebidas y un plato de nachos en el vestíbulo de un hotel en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, en enero de 2020.

Pandemias anteriores, como el VIH y la gripe porcina, arrasaron países más pobres. Naciones que no podían permitirse ni competir con los ricos por avances como medicamentos antirretrovirales o vacunas contra la influenza.

En esta oportunidad, argumentó el Dr. Berkley, una vez que se desarrolló una vacuna, los países ricos y pobres podrían comprar de un grupo colectivo. Todos los países, incluidos los más pobres, podrían vacunar a los trabajadores hospitalarios. Los ancianos primero y luego el resto de la población.

Al igual que Operation Warp Speed, la iniciativa multimillonaria que eventualmente formaría el gobierno de EE. UU. Este programa haría posible que los gobiernos aseguraran las vacunas por adelantado, dijo Richard Hatchett, director ejecutivo de la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias.

Eso facilitaría a los países la gestión del riesgo de invertir en medicamentos mientras aún se encuentran en fase de pruebas.

Gavi, fundada hace dos décadas con financiamiento de la Fundación Bill y Melinda Gates, se asoció con CEPI, también una organización financiada por Gates. Esta entidad invierte en el desarrollo de vacunas para enfermedades infecciosas emergentes.

La OMS avala el proyecto

La OMS respaldó la idea. El director general Tedros Adhanom Ghebreyesus convocó a los líderes europeos para que se unieran a una videoconferencia el 24 de abril. En esa fecha el presidente francés Emmanuel Macron ensalzó lo que eventualmente se llamaría Covid-19 Vaccines Global Access Facility, o Covax.

“Esto hará evidente si realmente podemos trabajar juntos, en beneficio de muchos millones de personas”, dijo la canciller alemana Angela Merkel. Mientras los jefes de estado de África, América Latina y Asia escuchaban.

No estuvieron en el llamado: Rusia, que estaba desarrollando su vacuna Sputnik V. Tampoco China, que estaba trabajando en sus propios planes; o EE. UU., que no se unió hasta principios de 2021.

En junio, el Reino Unido fue sede de una Cumbre mundial sobre vacunas, donde Covax anunció su primer gran acuerdo de suministro, con AstraZeneca PLC. Asimismo con la Universidad de Oxford y el Serum Institute, el mayor fabricante de vacunas y socio de los proyectos financiados por la Fundación Gavi y Gates.

Serum, era un socio conocido y confiable que podía producir millones de dosis a un precio asequible, dijo Trevor Mundel, presidente de salud global de la Fundación Gates.

Mientras tanto, muchas plantas rivales se mostraron reacias a invertir en la producción de vacunas que aún se están probando. “Porque no creían que las vacunas funcionarían”, dijo Ngozi Okonjo-Iweala, entonces presidenta de la junta de Gavi y ahora directora general de la Organización Mundial del Comercio.

Para cuando se demuestre que las vacunas funcionan, será demasiado tarde para establecer nuevas líneas de producción para las entregas esta primavera.

Revolución de suministro

Serum estaba destinado a ser el primer gran proveedor de una cartera diversificada de vacunas fabricadas en todo el mundo. Pero a fines de julio, Covax tenía menos de $ 600 millones en efectivo para comprar 2 mil millones de inyecciones.

Muchas de las promesas iniciales de los donantes aún no se habían hecho públicas, lo que dejaba a Gavi en peligro si fracasaban. Los ejecutivos en una reunión de la junta directiva de Gavi dijeron que no firmarían compromisos de compra sin efectivo en la mano, según las actas vistas por el Journal.

Los países ricos, incluidos los que habían prometido financiar Covax, estaban comprando primero sus propias dosis. A finales de mayo, el Reino Unido había sellado su propio acuerdo con AstraZeneca, por 100 millones de dosis.

Estados Unidos, sin un compromiso con Covax, se había suscrito por 300 millones de AstraZeneca, prometiendo hasta $ 1.2 mil millones.

En junio, la Unión Europea, preocupada de que sus propios países comenzaran a competir por una oferta limitada, intervino para comprar para sus 450 millones de ciudadanos.

Como parte de su acuerdo con los estados miembros, la UE impidió que los gobiernos se unieran a programas paralelos de compra de vacunas. Eso significaba que Francia y Alemania ahora tenían efectivamente prohibido comprar dosis del grupo que habían defendido.

Países ricos se aseguran

Una portavoz de la UE dijo que la institución requiere que todos los fabricantes de vacunas de su cartera se comprometan a proporcionar inyecciones a los países pobres. Y que sus contratos permiten a los estados miembros donar dosis a los países en desarrollo.

Entre el 31 de julio y el 10 de septiembre, la UE concluyó conversaciones con cuatro fabricantes de vacunas: Sanofi SA y GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, CureVac NV y Moderna Inc.). Firmó un acuerdo de 400 millones de dosis con AstraZeneca, junto con un acuerdo de 300 millones de dosis para la vacuna de Pfizer Inc.

Luego, habiendo comprado dosis suficientes para cubrir dos veces a toda su población, la UE se comprometió a donar 400 millones de euros a Covax, para comprar 88 millones de dosis para los países más pobres.

El personal de Covax se había limitado a tratar de reclutar a más de 100 países, incluso en Europa, para su grupo, según funcionarios familiarizados con el funcionamiento. La estructura, que todavía se basaba en las esperanzas de un suministro común de vacunas para los países ricos y pobres por igual, se había vuelto compleja.

Países pobres

Los países más ricos tenían solicitudes complicadas que tardaron semanas en adaptarse. El Reino Unido pidió que se les permita a las naciones elegir qué vacunas eventualmente comprarían de Covax. Además, usar la instalación como intercambio por dosis no deseadas. Los países más pobres tenían sus propios requisitos.

Algunos cercanos al programa dijeron que las solicitudes retrasaron los acuerdos de vacunas. Covax llegó “demasiado tarde para entrar en el juego. Todo lo que consiguieron mientras tanto fueron promesas”, dijo Alain Alsalhani, farmacéutico de Médicos Sin Fronteras en un panel de fabricación de Covax.

Una portavoz de Gavi dijo que esas conversaciones no retrasaron los acuerdos.

A finales de año, lo que comenzó como un esfuerzo colectivo para compartir vacunas en todo el mundo se estaba convirtiendo en una campaña benéfica. Algunos países ricos, incluidos el Reino Unido, Canadá, Corea del Sur y Nueva Zelanda, acordaron comprar al menos algunas dosis de Covax. La mayoría eligió hacer donaciones sencillas.

Escasez

A fines de diciembre, después de meses de regatear los precios, Covax tenía 2 mil millones de dosis alineadas, suficientes para vacunar a alrededor del 20% de la población en más de 100 países.

Sin embargo, la mayoría fueron acuerdos blandos sin fechas de entrega claras o involucrados fabricantes de medicamentos cuyas inyecciones aún no habían dado resultado. Cuando Europa y EE. UU. comenzaron a vacunar, las únicas compras completadas de Covax fueron con AstraZeneca y el Serum Institute.

Moderna, Pfizer, AstraZeneca, Sinopharm y Sputnik V habían anunciado resultados prometedores de eficacia de los ensayos clínicos. Covax, comenzó a tener conversaciones alentadoras con países ricos abiertos a donar vacunas en exceso.

Luego, las variantes del coronavirus en el Reino Unido, Sudáfrica y Brasil generaron preocupaciones sobre si los países ricos necesitaban administrar terceras dosis o vacunas para los niños. “De repente, todas las conversaciones sobre el intercambio de dosis se detuvieron”, dijo un funcionario de desarrollo familiarizado con las operaciones de Covax.

Los fabricantes, que ya estaban compitiendo para mantenerse al día con la demanda, enfrentaron la escasez de materias primas críticas como viales y filtros.

Un acuerdo de 200 millones de dosis que Covax alcanzó para las vacunas de Sanofi SA no se cumplió después de que a los sujetos de prueba se les administraron accidentalmente dosis incorrectas en los ensayos clínicos.

Retrasos en entregas

Un acuerdo de 1.100 millones de disparos con Novavax Inc. tropezó cuando la empresa tuvo que retrasar repetidamente los ensayos clínicos. Un acuerdo no vinculante hecho en diciembre con Johnson & Johnson para suministrar 500 millones de dosis hasta 2022 condujo recientemente a la compra de 200 millones de dosis, que la compañía intentará entregar este año.

Los fabricantes chinos de vacunas Sinopharm y Sinovac no estaban ofreciendo respuestas claras sobre precios, horarios de entrega o volúmenes, dijo una fuente familiarizada con sus discusiones.

Las empresas también tardaron en proporcionar a la OMS datos adecuados, como detalles de fabricación. O la tasa de eficacia de las inyecciones en todos los grupos de edad. Sinopharm y Sinovac no respondieron a las solicitudes de comentarios. 

En lugar de donar a través de Covax, Beijing comenzó a cargar sus vacunas en aviones con destino a aeropuertos extranjeros. Moscú envió vacunas mediante arreglos similares.

Más financiamiento

El 15 de febrero, la OMS aprobó la inyección de AstraZeneca para uso de emergencia, seis semanas después de que fuera aprobada en el Reino Unido. Esto le permitió a Covax realizar su primer envío a un país en desarrollo, Ghana, semanas después de que Serum comenzara a exportar inyecciones a otros países.

Tres días después, Estados Unidos, ahora bajo la presidencia de Biden, anunció una contribución de $ 2 mil millones a Covax, con otros $ 2 mil millones previstos hasta 2022. La UE aumentó su compromiso a mil millones de euros.

Para entonces, había pocas vacunas disponibles para comprar. Este mes, Covax llegó a un acuerdo con Moderna por 500 millones de dosis, de las cuales 466 millones no se entregarán hasta 2022.

Con las exportaciones de Serum en suspenso, los funcionarios de Covax están suplicando a los países ricos que están inundados de dosis que compartan algunas de sus existencias. También están ayudando a las empresas a establecer nuevas plantas y romper los cuellos de botella de la cadena de suministro.

La administración de Biden planea enviar 80 millones de dosis al extranjero el próximo mes, incluidas algunas a Covax. La UE dice que donará 100 millones. Eso no será suficiente. 

“Quizás algunos de nosotros teníamos demasiadas esperanzas en Covax”, dijo Francis Dien Mwansa. Se trata de un funcionario del ministerio de Salud que organiza el lanzamiento de la vacuna en Zambia, donde solo el 0,7% de la población ha recibido su primera inyección.

Escriba a Gabriele Steinhauser a gabriele.steinhauser@wsj.com, Drew Hinshaw a drew.hinshaw@wsj.com y Betsy McKay a betsy.mckay@wsj.com

Este artículo ha sido traducido por: Noris Argotte Soto para República

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER