16° GUATEMALA
29/11/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Los migrantes mantienen el flujo de dinero a casa mientras las economías ricas se recuperan

Redacción República
08 de junio, 2021

Las remesas brindan un salvavidas a los países pobres que aún se ven afectados por la pandemia Covid-19

A lo largo de los años, Aiza Bolo, un ama de casa de 36 años de Filipinas, ha llegado a depender de los 550 dólares que su hermanastro le enviaba cada mes desde su trabajo en Dubai.

Cuando la pandemia golpeó y los ingresos de un puesto de frutas de sus padres se agotaron, su hermanastro comenzó a enviar hasta $ 950 al mes. Eso le permitió seguir comprando medicamentos para sus padres y comprar una computadora portátil y una conexión a Internet para que su hijo de 13 años pudiera continuar sus estudios en línea.

“Lo que envía Justine es más que dinero. Es un salvavidas para nosotros ”, dijo la Sra. Bolo. “Apenas hubo ingresos durante la pandemia, así que todos confiamos en él”.

Los fondos que los trabajadores migrantes envían a sus hogares, conocidos como remesas, han ofrecido durante mucho tiempo un apoyo fundamental a millones de personas en el mundo en desarrollo, que cubren necesidades que incluyen la educación, la vivienda y la atención médica de los familiares en sus países de origen.

Muchos de esos trabajadores migrantes continúan enviando dinero , a menudo a pesar de sus propias dificultades económicas, proporcionando amortiguadores financieros en países donde los casos de Covid-19 aún son altos, las vacunas tardan en llegar y la economía está luchando.

En 2020, las remesas globales cayeron 2.4% a $ 702 mil millones con respecto al año anterior, menos de la mitad de la caída registrada después de la crisis financiera mundial en 2009, según el Banco Mundial. Las remesas a países de ingresos bajos y medianos fueron particularmente resistentes, cayendo un 1,6%.

Al comienzo de la pandemia, el Banco Mundial había estimado que las remesas disminuirían un 20% en 2020. El otoño pasado, pronosticaba una caída del 14% para todo 2020.

Sin duda, parte de la resiliencia se debe al mayor uso de canales formales para transferir remesas, que son más fáciles de capturar en datos que los canales informales en los que muchos migrantes confiaban cuando los viajes globales eran más fáciles.

Otros impulsores detrás de los fuertes flujos de remesas tienen que ver con los grandes programas de apoyo del gobierno en los países ricos, en particular en los EE. UU. Y partes de Europa, que han permitido a los trabajadores migrantes allí mantener cierta estabilidad financiera. Al mismo tiempo, la crisis económica del año pasado, que aún no ha disminuido en muchos países pobres, presionó a algunos migrantes para que aumentaran sus pagos a familiares necesitados.

En una encuesta reciente de MoneyGram International Inc., una empresa de transferencia de dinero y pagos transfronterizos, el 70% de los encuestados dijo que la crisis los llevó a enviar más remesas a casa, informó el director ejecutivo de la empresa, Alex Holmes.

“Creen que las personas en esos mercados nacionales están más necesitadas este año y el año pasado que nunca”, dijo Holmes.

En 2020, las remesas a América Latina y el Caribe aumentaron 6.5% con respecto al año anterior, impulsadas por una rápida recuperación económica en Estados Unidos y dos huracanes en Centroamérica que llevaron a los trabajadores en el extranjero a brindar más apoyo financiero de lo habitual, según el Banco Mundial. 

Oscar Andara Guerra, un vendedor de verduras de 43 años en San Pedro Sula, Honduras, dijo que los $ 300 al mes que recibe de su madre son esenciales. Su madre, que ha trabajado en Estados Unidos durante más de tres décadas, también envía dinero a sus hermanos.

“Ella trabaja en la limpieza y nunca, ni siquiera durante la pandemia, dejó de enviarnos dinero”, dijo Guerra. “Incluso me ayudó a comprar la cama en la que duermo“.

En algunas partes del mundo, los hogares han cambiado la forma en que gastan las remesas debido a que la pandemia obliga a muchas familias a dar prioridad a las necesidades básicas. Las estadísticas del gobierno de Filipinas muestran que el porcentaje de hogares que dependen de las remesas para cubrir los costos de educación se redujo del 65% en el último trimestre de 2019 al 60% para el mismo período en 2020.

Durante ese tiempo, menos hogares en Filipinas usaron las remesas para comprar automóviles o agregar ahorros, mientras que más comenzaron a usar los fondos para cubrir gastos médicos. El número de hogares que utilizan las remesas para comprar alimentos y necesidades básicas apenas cambió.

El apoyo financiero mensual que la Sra. Bolo recibe de su hermanastro ha ayudado a compensar la pérdida de ingresos de su familia por vender fruta en el mercado y alquilar un apartamento que también fue comprado con las remesas del hermanastro de la Sra. Bolo.

“Incluso después de que se levantó el estricto bloqueo, el negocio siguió sin ser el mismo”, dijo Bolo. La pandemia ha dejado el apartamento de alquiler vacío a menudo, mientras que los inquilinos a veces no pagaban el alquiler a tiempo, dijo.

No todos los hogares que reciben remesas se han protegido de los golpes económicos de la pandemia.

En el estado de Kerala en India, donde uno de cada cinco hogares recibe remesas, muchas familias vieron que el flujo se detuvo abruptamente cuando el deterioro de las condiciones económicas en el Medio Oriente obligó a los trabajadores migrantes a regresar a sus hogares. Uno de cada seis trabajadores migrantes de la India ha regresado a casa desde que comenzó la pandemia, según S. Irudaya Rajan, presidente del Instituto Internacional de Migración y Desarrollo en Kerala.

Biju Matthew, de 48 años, regresó a su casa en Kerala en febrero desde Kuwait después de que su empresa dejó de pagarle a él y a otras dos docenas de trabajadores.

“Cuando fuimos a quejarnos, nos pidieron que renunciáramos, se ofrecieron a devolver nuestros pasaportes y pagar los boletos de avión de regreso a casa. Nos negamos a irnos”, dijo Matthew.

Posteriormente, su empresa pidió a los trabajadores que abandonaran la vivienda que les había estado proporcionando. Cuando los trabajadores se negaron de nuevo, la empresa cortó el suministro eléctrico y se negó a pagar las horas extraordinarias. Dejó de enviar dinero a casa durante aproximadamente medio año antes de regresar.

Ahora, Matthew trabaja como supervisor en un centro comercial en Thiruvananthapuram, la capital de Kerala, y gana poco más de 200 dólares al mes, menos de un tercio de lo que ganaba en Kuwait.

“Se siente como si mi vida hubiera sido postergada 20 años atrás”, dijo. “Todo lo que puedo pensar es en sobrevivir el día”.

—Joyce Panares en Manila; Vibhuti Agarwal en Dehradun, India; Juan Carlos Rivera en San Pedro Sula, Honduras; y Anthony Harrup en la Ciudad de México contribuyeron a este artículo.

Escriba a Eun-Young Jeong a Eun-Young.Jeong@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

Apple y el fin del automóvil tal como lo conocemos

América Latina lidera revuelta contra modelo de crecimiento de libre mercado

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER