16° GUATEMALA
03/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El asesinato del presidente de Haití se suma a los problemas que enfrenta Biden en América Latina

Redacción República
15 de julio, 2021

La administración de EE. UU. Busca centrarse en la frontera entre EE. UU. Y México, pero las crisis en la región están agravando los desafíos

La crisis en Haití se suma a la lista de desafíos de la administración Biden en el hemisferio occidental, donde los funcionarios habían tratado de concentrarse en el flujo de migrantes no autorizados a través de la frontera sur de Estados Unidos.

Las crecientes dificultades económicas de la pandemia Covid-19 se han sumado a los impulsores de la migración desde hace mucho tiempo, incluida la violencia criminal endémica de América Central, dos huracanes devastadores el año pasado y sequías repetidas.

El asesinato del presidente haitiano, Jovenel Moïse, inyecta más inestabilidad en la región, donde las crisis políticas y económicas están ampliando las filas de solicitantes de asilo y agravando las dificultades que enfrenta la administración Biden en la frontera, dijeron funcionarios y expertos.

“Hemos visto una falta real de confianza en los gobiernos, que fue algo que vimos antes del Covid, pero se ha vuelto cada vez más evidente”, dijo Margaret Myers, directora del Diálogo Interamericano, un grupo de expertos con sede en Estados Unidos.

Los republicanos y algunos demócratas han criticado el manejo de la frontera por parte de la administración estadounidense durante meses, incluso por enviar mensajes contradictorios a quienes están considerando la posibilidad de migrar. Los niños y las familias comenzaron a llegar en mayor número a medida que los informes de noticias y las redes sociales mostraron que a algunos se les permitía quedarse en los EE. UU.

Los cruces fronterizos mensuales alcanzaron un máximo de 20 años en abril, cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza realizaron casi 174.000 arrestos. Están en camino de realizar más de 1 millón de arrestos este año por primera vez desde 2006.

En sus primeros cinco meses, la mayor prioridad de la administración Biden para el hemisferio occidental ha sido frenar el flujo de migrantes, un tema de profunda preocupación política interna. El creciente número de personas en la frontera ha provocado visitas de alto perfil de funcionarios estadounidenses y nuevos pronunciamientos de políticas.

Biden, ha anunciado un plan de 4.000 millones de dólares para abordar las causas fundamentales de la migración irregular en Centroamérica durante los próximos cuatro años, pero aún no ha explicado los detalles. Incluso una vez que esto suceda, podrían pasar años hasta que los beneficios se amorticen.

El secretario de Estado, Antony Blinken, visitó Costa Rica en junio para reunirse con los ministros de Relaciones Exteriores de la región, centrándose en las razones subyacentes de la migración, incluidos los desafíos económicos. “La gente debería querer quedarse y construir sus propias comunidades”, dijo Blinken el mes pasado en San José, Costa Rica.

La vicepresidenta, Kamala Harris, también viajó a la región para entregar un mensaje que tenía como objetivo disuadir a los posibles migrantes de hacer el viaje a los EE. UU. Y al mismo tiempo ofrecer una promesa sobre la inversión económica de EE. UU. Y otras iniciativas.

Pero los esfuerzos han chocado con los problemas que han sido descritos por los funcionarios de la administración, como uno de los principales impulsores de la migración ilegal: la corrupción y los ataques a la democracia. El Departamento de Estado remitió preguntas sobre el plan de la administración Biden para aumentar la ayuda a la región a la Casa Blanca. La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios.

Estados Unidos ha atacado repetidamente a funcionarios del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) con sanciones por participar en actos corruptos o por obstruir la democracia. Algunas de las medidas han tensado las relaciones bilaterales y han tenido un impacto limitado en las condiciones en los países de donde proceden muchos migrantes.

En Honduras, un hermano menor del presidente Juan Orlando Hernández fue declarado culpable de traficar más de 200 toneladas de cocaína en un juicio que reveló vínculos profundos entre los cárteles de la droga y altos funcionarios de uno de los aliados más cercanos de Washington en Centroamérica.

Los fiscales dicen que el presidente Hernández brindó protección policial y militar para los envíos de drogas. No ha sido acusado de ningún delito y ha negado las acusaciones, diciendo que su país es víctima del narcotráfico.

En El Salvador, el presidente populista del país, Nayib Bukele, obtuvo una amplia mayoría en el parlamento, lo que permitió a su partido destituir a los jueces y al fiscal general y despertó la preocupación de Estados Unidos.

Dos países donde las tendencias antidemocráticas son más pronunciadas, Nicaragua y Venezuela, podrían deteriorarse aún más, dicen los expertos, lo que podría empujar a más personas a migrar.

En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega ha extendido una ofensiva de gran alcance en las últimas semanas dirigida a la oposición antes de las elecciones programadas para noviembre. Los candidatos de la oposición han sido detenidos y golpeados, junto con líderes empresariales y periodistas.

La administración Biden aún tiene que articular cómo planea dirigirse a Venezuela. Estados Unidos y muchos aliados reconocieron oficialmente al líder opositor Juan Guaidó como el líder interino legítimo de Venezuela en 2019, pero el presidente Nicolás Maduro ha tratado de consolidar su poder sobre el país desde entonces.

Millones de venezolanos han huido, principalmente a la vecina Colombia, que está lidiando con sus propios desafíos domésticos al haber sido golpeada por protestas y violencia durante la pandemia. La administración Biden ha dicho que la política de Estados Unidos hacia Venezuela está bajo revisión.

Elliott Abrams, ex enviado de la administración Trump a Venezuela ahora en el Consejo de Relaciones Exteriores, un grupo de expertos, dijo que era lógico que las personas que enfrentan dificultades económicas, la amenaza de violencia y otras luchas prueben suerte para llegar a los EE. UU. La pandemia , dijo, solo ha contribuido a la urgencia.

“En todos los casos en América Latina, [la pandemia] ha empeorado los problemas económicos y en algunos casos ha impulsado la inmigración”, dijo, y agregó que el pobre esfuerzo de mensajería en la frontera tampoco ayudó. “Si la gente estuviera genuinamente convencida de que serían rechazados en la frontera, dejarían de venir”.

El Abrams agregó que cualquier programa de ayuda futuro que pueda ayudar a persuadir a la gente a quedarse en los años venideros debe apuntar a la creación de empleo y estar vinculado a un mejor acceso a los mercados estadounidenses.

Incluso Perú, una vez alabado por su éxito económico, está lidiando con la agitación política, ya que el candidato a la zaga en las divisivas elecciones presidenciales del mes pasado insiste en que el voto fue robado. Si el conteo se mantiene, el líder sindical socialista Pedro Castillo asumirá el cargo en medio de una agotadora pandemia que ha empujado a 3 millones de peruanos a la pobreza y ha matado a más de 187.000 personas, la peor cifra de muertos per cápita del mundo.

La administración Biden ha tomado medidas para facilitar el camino hacia la migración legal, que según los críticos ha alentado un número creciente de migrantes no autorizados.

Entre las medidas se incluyen planes para expandir un programa que permite a los menores centroamericanos ingresar a los Estados Unidos legalmente y una decisión para ofrecer una segunda oportunidad a los solicitantes de asilo enviados a México bajo una política de la administración Trump cancelada desde entonces.

—William Mauldin contribuyó a este artículo.

Escriba a Jessica Donati a jessica.donati@wsj.com y Courtney McBride a courtney.mcbride@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República 

  • TAGS RELACIONADOS:
  • Haiti
SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER