19° GUATEMALA
22/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

No se haga ilusiones sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán

Redacción República
12 de agosto, 2021

Los talibanes no se preocupan por los derechos humanos más que en 2001 y probablemente tomarán el poder

¿Está Afganistán destinado a volver a la barbarie? Algunos esperan que la retirada apresurada y fortuita de Estados Unidos no conduzca al gobierno a los talibanes o que el grupo yihadista gobierne con más suavidad que antes. Ese optimismo está fuera de lugar y el desastre que probablemente vendrá tendrá consecuencias globales.

Muchos observadores temen que los talibanes pronto restablezcan un emirato islámico en Afganistán. Apenas pasa un día sin noticias de sus avances. Ahora controlan aproximadamente la mitad de los aproximadamente 400 distritos de Afganistán. 

Los combatientes talibanes se encuentran a las puertas o dentro de al menos tres importantes capitales de provincias: Herat, Kandahar y Lashkar Gah. Han capturado los cruces fronterizos con Irán, Turkmenistán y Tayikistán y la ciudad estratégica de Spin Boldak en la frontera con Pakistán. En ocasiones, las tropas del gobierno afgano han huido en desorden o han entregado el equipo proporcionado por Estados Unidos.

Las atrocidades han acompañado los avances de los talibanes en el campo de batalla. Un video publicado el mes pasado supuestamente mostraba a los talibanes ejecutando a 22 fuerzas especiales del gobierno afgano después de que se rindieran. El lunes, Estados Unidos y el Reino Unido acusaron a los talibanes de asesinar a civiles en Spin Boldak.

El mes pasado, los talibanes brutalizaron y asesinaron al danés Siddiqui, un fotoperiodista indio ganador del premio Pulitzer de Reuters. También asesinaron a un comediante afgano conocido por burlarse de ellos. En algunos lugares, los comandantes talibanes han exigido, según informes, listas de viudas y mujeres solteras de entre 15 y 45 años para casarlas con sus combatientes. Han asesinado a líderes de la sociedad civil, han cerrado escuelas de niñas y han obligado a las mujeres a dejar sus funciones públicas.

Todavía no han restablecido el castigo islámico clásico de amputar miembros por robo, pero un portavoz talibán dijo a este periódico que esto se debía a que primero necesitaban establecer el aparato de atención médica adecuado.

Si el grupo yihadista restableciera su emirato, Afganistán volvería a convertirse en el centro global de una ideología peligrosa fundamentalmente reñida con la modernidad y estrechamente vinculada a Al Qaeda. Los afganos comunes, especialmente las mujeres, los profesionales educados y las minorías religiosas, sufrirán de manera más aguda. Pero las ondas de choque repercutirán en todo el mundo.

Lo que sucede en Afganistán no se queda en Afganistán“, dice en una entrevista telefónica Bill Roggio, experto en terrorismo islamista de la Fundación para la Defensa de las Democracias. “Si fuera así, no tendríamos que preocuparnos tanto”.

Si esto te suena familiar, es porque hemos visto esta película antes. Mucho antes de que el Estado Islámico conmocionara al mundo con su califato sediento de sangre en Irak y Siria, los talibanes establecieron el punto de referencia mundial para los horrores del gobierno yihadista.

Entre 1996 y 2001, cuando ocuparon Kabul por última vez y controlaron gran parte del país, los talibanes prohibieron la televisión y la música, impidieron que las niñas estudiaran después de la pubertad y obligaron a los hombres a dejarse crecer la barba. Los combatientes talibanes empujaron a las mujeres a ponerse burkas envolventes y les impidieron salir de casa sin un acompañante masculino. Arrasaron a los históricos Budas de Bamiyán por ofender su sensibilidad y masacraron a cientos de chiítas hazara. Reutilizaron el estadio de fútbol de Kabul para realizar ejecuciones públicas.

En ese momento, solo tres naciones reconocieron al gobierno talibán: Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Pakistán, cuya agencia de inteligencia militar jugó un papel fundamental en el armado y suministro del grupo. Los talibanes burlaron las preocupaciones estadounidenses sobre el terrorismo dando refugio a Osama bin Laden. En 1999, los terroristas secuestraron un avión de Indian Airlines a Kandahar controlado por los talibanes.

¿Será esta vez diferente? Según el argumento, los talibanes ahora reconocen que se equivocaron al albergar a Al Qaeda en la década de 1990. Desde entonces, se han comprometido con Estados Unidos, entre otros, a que no permitirán que los terroristas utilicen el territorio afgano.

Algunos analistas argumentan que Afganistán ha progresado demasiado en las últimas dos décadas como para permitir un retorno al severo gobierno de los talibanes. En 2006, la Universidad Estadounidense de Kabul solo contaba con una mujer de 51 estudiantes. Ahora gradúa a 250 estudiantes al año, el 40% de ellos mujeres. Por su parte, los talibanes han tratado de pulir su imagen asegurando a los periodistas occidentales que no prohibirán Internet, los teléfonos inteligentes ni la televisión, y que respetarán los derechos de las mujeres y de las minorías.

Estos consuelos no resisten el escrutinio. Como ha informado este periódico, los talibanes mantienen su animadversión hacia la música, la televisión, las mujeres desnudas y los hombres bien afeitados. En mayo, un informe del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas señaló que los talibanes mantienen sus estrechos vínculos con Al Qaeda, tanto ideológicos como familiares, reforzados por el matrimonio. No ven ninguna buena razón para diluir su ideología.

En un informe para el Atlantic Council a principios de este año, Tamim Asey, exviceministro de Defensa afgano, señaló que los talibanes “se ven a sí mismos como únicos dentro del universo yihadista al haber derrotado a Estados Unidos y obligarlo a negociar una salida”. Roggio dice que una victoria de los talibanes en Afganistán representaría “una gran ayuda en el reclutamiento” para Al Qaeda.

Muchos afganos ya están huyendo del país, lo que genera temores de una crisis de refugiados similar a la que afectó a Europa en 2015. Los gobiernos en el sur de Asia y más allá se están preparando para el retroceso, sabiendo que los yihadistas probablemente interpretarán una victoria de los talibanes como una prueba de que Dios marcha a su lado.

Después de dos décadas de lucha, se puede ver por qué la administración de Biden, así como la administración de Trump anterior, quiere salir de allí. Pero debemos tener los ojos abiertos sobre lo que esto significa. Afganistán volverá a la brutalidad y el mundo tendrá que hacer frente a las consecuencias.

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

También puedes leer:

Cómo los comunistas de Cuba se aferran al poder

Estados Unidos genera más problemas en Centroamérica

SÍGUENOS EN
Suscribete a la cobertura Premium de noticias.