18° GUATEMALA
19/01/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Internacional
Internacional
Migrantes
Migrantes
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El momento “Chamberlain” de Biden en Afganistán

Redacción República
17 de agosto, 2021

La caída de Kabul se ha escuchado en todo el mundo, para consternación de nuestros aliados y deleite de nuestros enemigos

“Se te dio a elegir entre la guerra y el deshonor. Elegiste la deshonra y tendrás guerra”. Las palabras de Winston Churchill a Neville Chamberlain tras el acuerdo de Munich resuenan sombríamente en Washington esta semana, ya que la administración Biden reconoce las consecuencias de la crisis de política exterior peor manejada desde Bahía de Cochinos y el golpe más devastador al prestigio estadounidense desde la caída de Saigón.

Joe Biden creía dos cosas sobre Afganistán. Primero, que podría organizar una retirada digna y ordenada de la guerra más larga de Estados Unidos. En segundo lugar, que una victoria de los talibanes en Afganistán no afectaría seriamente el poder y el prestigio de Estados Unidos en todo el mundo. Estaba total y absolutamente equivocado con respecto al primero. Uno teme estar igualmente equivocado con el segundo.

También puedes leer: ¿Qué está pasando en Afganistán?

El caucus bipartidista del que el presidente Biden es miembro fundador, y el ex presidente Trump un entusiasta recluta, argumentó que la retirada mejoraría en lugar de socavar la credibilidad estadounidense. Se puede argumentar que poner fin a una guerra en un país remoto de poco interés intrínseco para Estados Unidos no hace que esta nación parezca débil. En todo caso, la intervención estadounidense de dos décadas atestigua una tenacidad que debería tranquilizar a nuestros aliados sobre nuestra voluntad. Al mismo tiempo, reducir nuestras pérdidas después de 20 años de fracasar en la construcción de un gobierno y un ejército sólidos en Afganistán demuestra un realismo y sabiduría que debería tranquilizar a los aliados sobre el juicio de Washington.

Los defensores de la retirada argumentan que esta es una forma en que Estados Unidos puede reducir su huella en los teatros periféricos para centrarse en la principal amenaza en la costa este de Asia. ¿Por qué debería el gobierno de Estados Unidos pagar el alto precio —en recursos militares y en los costos políticos en casa de defender un compromiso interminable en una parte remota del mundo— requerido para contener a los talibanes? ¿No es el grupo yihadista una amenaza más directa para Rusia y China que para Estados Unidos? ¿Por qué los soldados estadounidenses luchan y mueren para que Vladimir Putin y Xi Jinping tengan un dolor de cabeza menos del que preocuparse?

Una retirada bien ejecutada que sirviera visiblemente a una estrategia nacional coherente podría haber logrado lo que esperaban los señores Trump y Biden. Pero eso no es lo que tenemos, y la administración Biden se enfrenta a una importante prueba de credibilidad

Las declaraciones trágicamente equivocadas del presidente en la conferencia de prensa del 8 de julio, en la que redobló sus predicciones ingenuamente optimistas que habrían avergonzado a Bagdad Bob, arrojaron una sombra sobre el juicio del mandatario que no se disipará fácil o rápidamente.

La contundente victoria militar de los talibanes no debería haber sorprendido a Biden. El núcleo del argumento a favor de la retirada, un argumento que ha adoptado durante más de una década, es que el gobierno y el ejército afganos son tan irremediablemente débiles y corruptos que no tiene sentido que Estados Unidos los apoye. Esperar que tal gobierno y tal ejército se cohesionen el tiempo suficiente para proporcionar a sus traidores que desaparecen un retiro digno es un pensamiento mágico del tipo más tonto.

La caída de Kabul se ha escuchado en todo el mundo. En Europa, donde los aliados no tuvieron voz ni en el fondo ni en el momento de la decisión del presidente, esto parece otro ejemplo más del unilateralismo incoherente de Estados Unidos que marcó la reversión del presidente Obama de su línea roja siria y gran parte de la política de Trump. No es solo que el hundimiento de Estados Unidos amenaza con producir una crisis masiva de refugiados en Europa. Después del 11 de septiembre, nuestros aliados invocaron el artículo 5 del tratado de defensa mutua de la OTAN para ayudar a los EE. UU. Merecen una contribución real a la decisión y la planificación de cualquier fin de la guerra y tienen razón en resentir la arrogante incompetencia que presentaron ellos, con un desastroso hecho consumado. En el futuro, Biden debe esperar menos deferencia y respeto de Europa de los que ha recibido hasta ahora.

China, Rusia e Irán seguramente interpretan esta actuación caótica como un signo de debilidad explotable y de mal juicio. Desde los picos de Pakistán hasta las arenas del Sahel, los yihadistas fanáticos, desanimados por el fracaso de ISIS, perciben un nuevo y favorable giro de los acontecimientos con la llegada de su mayor victoria desde el 11 de septiembre. El reclutamiento prosperará y los recursos fluirán, alimentados por las sofisticadas armas y tecnología que dejamos en el campo. El presidente puede haber terminado con Afganistán, pero Afganistán puede no haber terminado con él.

Multitud de cocineros colaboraron para estropear este caldo. La administración de George W. Bush invadió Afganistán sin una idea clara de qué hacer a continuación. A lo largo de los años de Bush y Obama, los objetivos de la guerra estadounidense se ampliaron inexorable e ingeniosamente a medida que el Congreso y los grupos de defensa privados entraron en acción. Afganistán iba a ser un país democrático moderno. Sus mujeres tendrían los mismos derechos. La libertad religiosa estaría garantizada por una constitución inspirada en Estados Unidos. Las banderas del orgullo flotaban en los cielos afganos. La Universidad de Kabul abrió un programa de maestría en estudios de género.

A medida que los objetivos bélicos de Estados Unidos alcanzaban alturas cada vez más elevadas y menos factibles, el ejército estadounidense ignoró cuidadosamente el gran defecto de su estrategia: el apoyo implacable a los talibanes por parte de nuestro “aliado” en Islamabad. Mientras los paquistaníes ofrecieran refugio y apoyo al grupo yihadista, no podría ser destruido. Peor aún, después de cualquier salida estadounidense, el respaldo paquistaní de los talibanes le daría una ventaja insuperable sobre el gobierno democrático afgano.

El establecimiento de seguridad de Estados Unidos titubeó durante 20 años, sin querer enfrentar a Islamabad de manera efectiva o reconocer ese fracaso y cambiar su política afgana para adaptarse a sus consecuencias. Tal como están las cosas, Pakistán, una potencia nuclear con un historial de promoción de la proliferación y lazos profundos tanto con China como con los grupos yihadistas más llenos de odio y asesinatos, se ha enfrentado a Estados Unidos y ha logrado su objetivo a largo plazo de reinstalar un régimen amistoso para su norte. Queda por ver si Pakistán estará feliz con su vecino radical a largo plazo, pero por ahora los paquistaníes de línea dura están celebrando la mayor victoria de su historia.

Nada es más vano que la esperanza de que de alguna manera esta debacle ayude a Estados Unidos en el Indo-Pacífico. Durante más de 70 años, India, cuya enorme población y economía la convierten en un eje de cualquier estrategia estadounidense en Asia, ha visto el mundo a través desde e lente de su competencia con Pakistán. Ahora, mientras Islamabad consolida sus lazos con Beijing, la retirada de Estados Unidos de Afganistán le da a Pakistán una victoria estratégica y fortalece a las fuerzas anti-indias y anti-occidentales más radicales de su gobierno. Pocos en Nueva Delhi percibirán esta catástrofe como una señal de la competencia o confiabilidad de Washington. Si un país de tercer nivel como Pakistán puede atar a Estados Unidos en nudos, los indios preguntarán: ¿Qué posibilidades tiene Washington contra China?

Quizás el mayor ganador en esta triste semana fue el exsecretario de Defensa Robert Gates, quien escribió en sus memorias de 2014 que el entonces vicepresidente Biden “se ha equivocado en casi todos los asuntos importantes de política exterior y seguridad nacional durante las últimas cuatro décadas”. Es posible que esas líneas no tengan el estilo de Churchill, pero es poco probable que se olviden ahora. Todos debemos esperar que Biden pueda salir de este agujero en el que saltó tan descuidadamente e innecesariamente.

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

China y Rusia realizan simulacros militares en medio de preocupaciones de seguridad en Afganistán y Asia Central

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR