16° GUATEMALA
05/12/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Afganistán bajo los talibanes: ¿qué sigue?

Redacción República
22 de agosto, 2021

Los talibanes están consolidando el control de Afganistán, 20 años después de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos los expulsaran del poder. El regreso del grupo fundamentalista islamista se ha estado gestando durante años.

Pero su avance se aceleró rápidamente después de que Estados Unidos fijara el 31 de agosto como fecha límite para retirar tropas. Y comenzara a retirar el apoyo aéreo a las fuerzas del ahora caído gobierno afgano. El presidente Biden ha dicho ahora que las tropas estadounidenses permanecerán el tiempo que sea necesario para evacuar a los estadounidenses.

Los talibanes se han apoderado de Afganistán después de una ofensiva relámpago y están consolidando el poder.

El mundo quedó atónito por la velocidad con la que los talibanes entraron en la capital, Kabul. En el mes anterior, distrito tras distrito cayó ante sus combatientes cuando las tropas gubernamentales desertaron o se rindieron.

Los líderes del movimiento han comenzado a contactar con figuras de administraciones afganas anteriores para discutir qué forma tomará el próximo gobierno.

Se espera que Mullah Abdul Ghani Baradar, el jefe del ala política de los talibanes, desempeñe un papel central en las discusiones. Mientras que los portavoces de los talibanes han instado a los ciudadanos a que se ocupen de sus asuntos cotidianos.

El temor por los talibanes en el poder

Después del cierre inicial, muchas tiendas han vuelto a abrir y la policía de tráfico ha vuelto a trabajar. Algunos extremistas islamistas lo han celebrado en las redes sociales. Pero muchos afganos que trabajaron con embajadas, ejércitos o agencias occidentales, temen represalias. Están tratando de encontrar una salida del país.

Los países occidentales se apresuran a evacuar a sus ciudadanos y aliados afganos. Se está gestando una crisis sin precedentes en el aeropuerto de Kabul.

Si Estados Unidos esperaba evitar escenas comparables con su salida de Saigón en los últimos días de la guerra de Vietnam, fracasó. Imágenes de afganos corriendo junto a aviones de transporte militar, subiéndose a ellos mientras se preparan para el despegue se viralizaron. Se han mostrado repetidamente en pantallas de televisión y sitios web de todo el mundo.

La multitud fue tan grande el lunes que Estados Unidos suspendió brevemente los vuelos. Al menos ocho personas murieron en el caos.

Dos afganos armados fueron asesinados a tiros después de acercarse a los marines estadounidenses en el cuerpo a cuerpo. Las imágenes de video parecían mostrar personas que posiblemente cayeran de un avión. El Pentágono está investigando lo sucedido.

Los vuelos de evacuación ahora se han reanudado. Ella a medida que los gobiernos y las agencias occidentales intentan asegurar el paso de los ciudadanos afganos que trabajaron con ellos y sus dependientes. Los talibanes han establecido puntos de control en el aeropuerto, que está bajo control militar de Estados Unidos. Los que ingresan se han reducido a un mínimo.

El fracaso de la inteligencia y dos décadas de errores llevaron a la retirada de Estados Unidos.

Estados Unidos estaba trabajando en la idea de que el gobierno del presidente Ashraf Ghani podría colapsar tan pronto como seis meses después de una retirada estadounidense, según un cronograma establecido en una estimación de inteligencia de junio.

En realidad, los talibanes se movieron mucho más rápido de lo esperado, animados por una fecha límite firme para la salida de Estados Unidos y sorprendiendo a Biden y a los funcionarios de la administración con la velocidad de su avance hacia Kabul.

La ofensiva de los talibanes expuso las debilidades claves de las fuerzas armadas afganas que habían sido cubiertas por el apoyo de Estados Unidos y cientos de miles de millones de dólares en inversiones. Uno era su dependencia de la cobertura aérea para reabastecer puestos de avanzada remotos. Otro fue la corrupción sistémica, que alentó a muchas tropas a dejar las armas y ponerse ropa de civil cuando avanzaban los talibanes.

En muchos distritos, los insurgentes se mantuvieron prácticamente sin oposición. “Esto se desarrolló más rápido de lo que habíamos anticipado”, dijo Biden en un discurso televisado.

La sociedad afgana se prepara para cambios profundos a medida que surgen informes de ejecuciones y “matrimonios” forzados.

Los talibanes han tratado de mostrar un rostro más moderado desde que llegaron a Kabul, ofreciendo una amnistía a los trabajadores del gobierno y alentando a la gente a que se dedique a sus asuntos cotidianos. Después de que miembros del Talibán visitaron la sede del canal de noticias independiente Tolo News, las presentadoras de noticias regresaron al aire.

Sin embargo, existe una aprensión generalizada en la ciudad, impulsada en parte por informes de atrocidades de los talibanes en otras partes del país, incluido el secuestro de mujeres solteras y niñas mayores de 12 años para servir como “esposas” de los combatientes talibanes.

En su primer día en la capital, el personal talibán registró las casas y oficinas de funcionarios del gobierno, a veces buscando en los teléfonos de los transeúntes información supuestamente incriminatoria, como mensajes en inglés.

Otros afganos destruyeron documentos que los vinculaban con el gobierno o con agencias occidentales. Algunas mujeres tuvieron que reflexionar sobre la posibilidad de destruir los certificados educativos, como los títulos universitarios.

Muchos afganos que trabajaron con embajadas extranjeras, medios de comunicación o agencias de ayuda todavía están tratando de obtener visas y un lugar en los vuelos de evacuación, si pueden pasar los controles de los talibanes.

Los esfuerzos de Estados Unidos para aislar a los talibanes podrían verse socavados si China, Rusia y otros se acercan al nuevo régimen.

Los medios estatales de China se han burlado de la caótica salida de Estados Unidos de Afganistán, pero se muestran cautelosos sobre cómo abordará el nuevo gobierno. Los dos países comparten una frontera estrecha de alrededor de 50 millas de largo, ya Beijing le preocupa que el resurgimiento de los talibanes pueda inspirar un movimiento islamista entre la población minoritaria uigur en la región noroccidental de Xinjiang.

Sin embargo, Beijing ve beneficios potenciales en alinearse con los talibanes y podría reconocer formalmente a un gobierno liderado por los talibanes, lo que podría ayudarlo a beneficiarse de una eventual reconstrucción de Afganistán o extender más influencia en la región.

Rusia, Pakistán e Irán se encuentran entre los países que mantienen sus embajadas en Kabul mientras otros parten.

Zamir Kabulov, el representante presidencial especial de Moscú para Afganistán, dijo el lunes que podría ser más fácil forjar acuerdos con los talibanes que con la administración anterior.

Tanto China como Rusia han acogido a altos líderes talibanes antes de la salida de Estados Unidos y es posible que el nuevo gobierno de Kabul tenga que apoyarse en su apoyo para vetar cualquier nueva sanción de las Naciones Unidas.

Escriba a James Hookway en james.hookway@wsj.com, Saeed Shah en saeed.shah@wsj.com y Yaroslav Trofimov en yaroslav.trofimov@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República

Te sugerimos leer:

Cómo los comunistas de Cuba se aferran al poder

Enfermos crónicos o con transplante en EE.UU. serán prioridad para recibir tercera vacuna contra el covid

¿Son legales los mandatos de vacunación covid-19 para empleados?

Deje de culpar a Kamala Harris

Cómo los comunistas de Cuba se aferran al poder

SÍGUENOS EN
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER