18° GUATEMALA
17/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Biden dice que no hay una solución a corto plazo para los altos precios de la energía y los alimentos

El presidente dice que "no puede tomar medidas inmediatas" para reducir los precios récord de la gasolina

04 de junio, 2022

El presidente Biden advirtió que había poco que la administración pudiera hacer a corto plazo para reducir los altos precios de la energía y los alimentos mientras la Casa Blanca lucha por contener las consecuencias de una inflación altísima.

Los precios altísimos se han convertido en una responsabilidad importante para el presidente y el Partido Demócrata en su intento de reforzar su posición entre los votantes antes de las elecciones de mitad de mandato de noviembre.

“Están sucediendo muchas cosas en este momento, pero la idea de que vamos a poder, ya sabes, hacer clic en un interruptor, reducir el costo de la gasolina, no es probable en el corto plazo, ni lo es con respecto a los alimentos”, dijo Biden el miércoles.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Los precios de la gasolina alcanzaron un récord de $ 4,67 por galón regular el miércoles, según AAA. Mientras tanto, la inflación anual tiende a superar el 8%, un máximo de cuatro décadas, según el índice de precios al consumidor del Departamento de Trabajo.

“No podemos tomar medidas inmediatas, que yo sepa todavía, para averiguar cómo vamos a bajar el precio de la gasolina a $3 el galón”, dijo Biden, respondiendo a las preguntas de los periodistas. “Pero podemos compensar proporcionando otros costos necesarios para las familias al reducirlos”.

Dijo que se podrían aumentar los impuestos sobre las corporaciones y los ricos para ayudar a pagar la reducción del déficit y brindar alivio a las familias. Dijo que tales planes, que los demócratas están discutiendo en el Congreso, no serían inflacionarios. Para obtener la aprobación de los aumentos de impuestos, a los que los republicanos se oponen firmemente, Biden necesitaría el apoyo uniforme de su propio partido en el Senado, una meta que se le ha escapado durante meses.

Las declaraciones de Biden siguieron a un comentario de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en la televisión el martes por la noche de que se había equivocado en la trayectoria de la inflación durante el año pasado. Juntos, los comentarios muestran la profundidad del desafío que enfrenta la administración al discutir la inflación, que ha dominado los panoramas económicos y políticos y ha frustrado a los funcionarios de la Casa Blanca.

Como parte de un impulso más amplio para abordar públicamente la inflación, Biden, en un artículo de opinión del Wall Street Journal, argumentó que la administración está abordando el aumento de los precios y que, en general, la economía se mantiene sólida. Los funcionarios de la administración también reconocen cada vez más que la Reserva Federal, que es en gran medida independiente de la administración Biden, desempeña el papel más central en la lucha contra la inflación.

Dada la persistencia de los altos precios, así como la dificultad para frenar su aumento, será difícil remodelar la visión de los estadounidenses sobre la economía en los próximos meses.

“Este va a ser el tema definitorio de las elecciones intermedias”, dijo Ken Spain, consultor político republicano que ayudó a liderar los esfuerzos de mensajes para los republicanos de la Cámara en 2010. “Este tema ahora está arraigado en la mente de los votantes estadounidenses y será muy difícil cerrar la brecha entre ahora y noviembre”.

Jason Furman, quien se desempeñó como principal asesor económico del entonces presidente Barack Obama, dijo que el impulso de mensajes más amplios representaba la articulación más clara y coherente que Biden ha dado sobre la inflación hasta el momento.

“Creo que existe la sensación de que han estado diciendo cosas y no todo se está abriendo paso”, dijo Furman sobre la administración. El impulso renovado “es una forma de recordarle a la gente, en cierto sentido, lo que ya están haciendo al respecto, al mismo tiempo que les queda completamente claro que entienden el dolor que siente la gente”.

Los aumentos de precios amenazan con eclipsar varios puntos brillantes de la economía, como el bajo desempleo y la creación de puestos de trabajo.

Había 11,4 millones de ofertas de trabajo a fines de abril, dijo el miércoles el Departamento de Trabajo. Eso estuvo justo por debajo del nivel más alto en los registros desde 2000, establecido el mes anterior, y casi el doble de la cantidad de estadounidenses desempleados que buscan trabajo. Los economistas pronostican que el informe de empleos del viernes mostrará que la tasa de desempleo de mayo igualará el mínimo de medio siglo establecido justo antes de que comenzara la pandemia.

Mientras tanto, el sector manufacturero de EE. UU. se expandió a un ritmo más rápido en mayo, a pesar de enfrentar restricciones en la cadena de suministro, dijo el miércoles el Instituto de Gestión de Suministros.

Pero, incluso cuando la administración deposita sus esperanzas de controlar la inflación en la Reserva Federal, las medidas del banco central también corren el riesgo de desacelerar la economía, y algunos pronosticadores proyectan una recesión en los próximos años.

El presidente ejecutivo de JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, dijo el miércoles que ve un riesgo creciente de una recesión económica al discutir la capacidad de la Fed para frenar la inflación en una conferencia de inversores.

“Ese huracán está justo ahí, en el camino, viniendo hacia nosotros”, dijo Dimon. “Simplemente no sabemos si es menor o la supertormenta Sandy. Tienes que prepararte”.

El miércoles, la Fed comenzó a reducir su cartera de activos de $ 9 billones, que se ha duplicado desde marzo de 2020 cuando comenzó un programa de estímulo masivo.

El banco central permitirá que venzan cada mes hasta $17.500 millones en valores hipotecarios y $30.000 millones en bonos del Tesoro como parte de un plan para reducir pasivamente sus tenencias mediante el desgaste.

El rendimiento de la nota del Tesoro de Estados Unidos a 10 años avanzó el miércoles a 2,930%, desde 2,842% el martes. Los rendimientos y los precios de los bonos se mueven inversamente.

La Casa Blanca está planeando una campaña de mensajes económicos que comenzó esta semana y se extenderá durante todo el mes de junio. Como parte de esto, Yellen apareció el martes por la noche en CNN, donde dijo que sus proyecciones de inflación estaban equivocadas en declaraciones que hizo el año pasado cuando los precios al consumidor comenzaron a subir.

“Creo que me equivoqué entonces sobre el camino que tomaría la inflación”, dijo Yellen a CNN. “Hubo grandes impactos imprevistos en la economía que aumentaron los precios de la energía y los alimentos y cuellos de botella en el suministro que afectaron gravemente a nuestra economía que, en ese momento, no entendí completamente”.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que los comentarios de Yellen sobre su error estaban “señalando que ha habido conmociones en la economía que han exacerbado las presiones inflacionarias que no se podían haber previsto hace 18 meses”.

El año pasado, los funcionarios de la administración dijeron repetidamente que esperaban que la inflación elevada fuera temporal. Yellen en marzo de 2021 dijo en una entrevista con ABC que la economía estadounidense enfrentaba un “pequeño riesgo” de inflación. “Creo que es manejable”, dijo.

Los funcionarios de la administración de Biden han mantenido que sus políticas, a saber, un paquete de ayuda de $ 1.9 billones aprobado el año pasado, han impulsado la recuperación económica de los EE. UU., mientras que en su mayoría rechazan la idea de que sus acciones contribuyen significativamente a la inflación, como sostienen muchos republicanos.

“Algunos tienen una curiosa obsesión por exagerar el impacto del Plan de Rescate mientras ignoran el grado en que la alta inflación es global”, dijo el asesor de la Casa Blanca, Gene Sperling, en un tuit el miércoles, al tiempo que señaló que los precios de la energía se han visto exacerbados por la guerra de Rusia en Ucrania.

Incluso si la Fed puede reducir rápidamente la inflación, es posible que los votantes no le den crédito a la administración de Biden, dijo Brian Riedl, exasesor de presupuesto republicano que ahora es miembro principal del Instituto Manhattan.

“Incluso si la inflación se desacelera, el costo de vida sigue siendo mucho más alto que hace un año, simplemente no se está acelerando”, dijo. “Todo lo que hace la inflación domesticada es detener el sangrado. No arregla los precios más altos”.

—Ken Thomas contribuyó a este artículo.

Escriba a Amara Omeokwe a amara.omeokwe@wsj.com y a Andrew Duehren a andrew.duehren@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

SÍGUENOS EN