19° GUATEMALA
18/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Opinión
Opinión
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Cómo el Covid-19 cambió la fuerza laboral estadounidense

Las empresas se apresuran a automatizar, ya que los trabajadores mayores y los padres trabajan menos o renuncian.

17 de diciembre, 2021

La previsión económica es un asunto complicado, en el mejor de los casos, un arte más que una ciencia, e incluso los mejores observadores se equivocan a veces, como lo ha hecho la Junta de la Reserva Federal este año con la inflación. Los eventos disyuntivos, como una pandemia, dificultan aún más las predicciones.

Sin duda, la pandemia ha acelerado cambios que ya estaban en marcha. (El cambio hacia el trabajo remoto es un buen ejemplo). Pero también existe una creciente evidencia de que la pandemia está provocando cambios que no habrían ocurrido de otra manera.

Antes de la aparición del Covid-19, la proporción de estadounidenses de 65 años o más en la fuerza laboral había aumentado de manera constante. El virus revirtió abruptamente esta tendencia. Los estadounidenses mayores han abandonado la fuerza laboral en masa y muchos nunca regresarán.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Esta es una respuesta racional. Los estadounidenses de 65 años o más representan las tres cuartas partes de los casi 800,000 estadounidenses que han muerto por Covid-19, falleciendo a una tasa 14 veces mayor que la de los estadounidenses más jóvenes. Si Estados Unidos se hubiera acercado más a la vacunación universal y al uso de mascarillas en espacios públicos, probablemente menos estadounidenses de edad avanzada habrían dejado la fuerza laboral. Pero eso no es lo que pasó.

Algunos trabajadores más jóvenes también han tomado la decisión de quedarse en casa, incluso si el trabajo remoto no es una opción para ellos. Algunos se preocupan por contraer Covid-19. Otros temen contagiarlo a sus hijos o parientes ancianos.

El tiempo prolongado fuera de la fuerza laboral remunerada tiene consecuencias a largo plazo. Los economistas se centran en las habilidades que se están oxidando. Pero existe evidencia anecdótica de que también se están produciendo cambios más profundos. Los padres de niños pequeños están reevaluando el equilibrio entre el trabajo y la familia, y algunos han decidido que los beneficios para la calidad de vida de permanecer en casa superan los costos de un ingreso familiar más bajo.

Todo esto sugiere que pasará mucho tiempo (si es que alguna vez) antes de que la tasa de participación en la fuerza laboral alcance sus niveles de 2020. Si es así, los cálculos estándar sobre la holgura en el mercado laboral son engañosos. Aunque hay 2,4 millones de personas menos en la fuerza laboral que antes de la pandemia, es posible que estemos mucho más cerca del pleno empleo de lo que muchos economistas creían hace unos meses.

Los empleadores ciertamente piensan que sí, razón por la cual las empresas están en una frenética guerra de ofertas para cubrir las vacantes obstinadas. Los salarios están aumentando rápidamente y las encuestas de organizaciones como Conference Board sugieren que aumentarán aún más rápido el próximo año. Los trabajadores están comenzando a exigir protección garantizada contra el aumento de precios, lo que podría dificultar la reducción de la inflación.

La pandemia ha desplazado la demanda de bienes de los consumidores de las tiendas físicas a las compras en línea. La demanda de trabajadores para dotar de personal a almacenes gigantes está aumentando, y las empresas que dominan el marketing online pueden pagar salarios por hora que otras empresas no pueden pagar. Muchas tiendas y restaurantes familiares están reduciendo o cerrando.

Los salarios más altos también han afectado a las empresas más grandes de la industria de servicios. Los hoteles no pueden encontrar suficiente personal para hacer sus camas y atender sus recepciones, por lo que están reduciendo las comodidades. Las habitaciones se limpian con menos frecuencia, los restaurantes abren con menos frecuencia y las tiendas que ofrecen periódicos y artículos diversos están cerradas para siempre.

Debido a que se prevé que la fuerza laboral de EE. UU. Crezca lentamente en la próxima década, es probable que las empresas respondan automatizando siempre que sea posible. En 2021, Tyson Foods gastó $ 70 millones en automatización. Durante los próximos tres años, dijo la semana pasada, la compañía espera invertir $ 1.3 mil millones en robots para hacer los trabajos de primera línea, como deshuesar pollos, ya que no pueden encontrar trabajadores para cubrir. Para 2024, Tyson espera un atractivo retorno de la inversión, medido en capacidad de producción ampliada y menores costos.

Algunas partes de la industria de servicios también pueden automatizar tareas. Los restaurantes podrían equipar las mesas con dispositivos para realizar pedidos, liberando al personal de primera línea para responder preguntas y servir comida.

Pero los servicios personales no los puede realizar una máquina. Más de 200.000 trabajadores de hogares de ancianos han dejado sus trabajos desde el comienzo de la pandemia y los operadores de hogares de ancianos no han podido llenar todos estos puestos. Según Howard Gleckman, un experto en cuidados a largo plazo, casi el 89% de los hogares de ancianos y el 82% de las instalaciones de vida asistida informan una escasez de personal de moderada a grave. Debido a que muchas de estas instalaciones deben cumplir con las proporciones de personal por paciente, algunas están rechazando a los pacientes. A medida que la población envejece rápidamente, este problema solo empeorará.

La pandemia ha desatado nuevas fuerzas y adaptarse a ellas llevará tiempo. Mientras tanto, las empresas pueden esperar pagar salarios más altos e impulsar la inversión de capital, y los accionistas pueden esperar recibir una porción más pequeña del pastel.

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República 

SÍGUENOS EN