19° GUATEMALA
05/10/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

El presidente de Chile gira hacia un enfoque más centrista

El presidente Gabriel Boric busca un nuevo intento después de que los chilenos rechazaran el domingo un proyecto de constitución que ampliaba los poderes del Estado

10 de septiembre, 2022
Chile rechazó la propuesta de nueva constitución.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, estaba sentando las bases para un reinicio político el lunes después de que los votantes rechazaran abrumadoramente una constitución propuesta que habían respaldado sus partidarios de izquierda.

En un referéndum el domingo, el 62% de más de 13 millones de votantes se opuso a la propuesta que habría frenado drásticamente la economía de mercado de Chile, mientras que el 38% la favoreció. Los encuestadores preelectorales como Cadem habían pronosticado durante meses que los votantes rechazarían el borrador, pero no por un margen tan amplio.

El Sr. Boric, de 36 años, ahora está bajo presión para liderar el proceso de redactar otra constitución que sea más moderada, en respuesta a un mandato anterior de los votantes de reemplazar la carta existente.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

La propuesta de 388 artículos derrotada el domingo estaba diseñada para dar al estado un papel más importante en la economía y tenía como objetivo reemplazar la constitución existente del país que fue creada en 1980 bajo el exdictador Augusto Pinochet. La constitución actual ha sido enmendada decenas de veces desde que se restableció la democracia en Chile en 1990.

El peso chileno se fortaleció el lunes y el mercado de valores local subió, ya que los inversores aceptaron la derrota de una propuesta percibida como la creación de más barreras para los negocios. Sergio Godoy, economista jefe de la corredora STF Capital, con sede en Santiago, dijo que las negociaciones políticas sobre un nuevo proceso constitucional deben ponerse en marcha rápidamente para sostener estas tendencias, ya que se avecina una recesión económica.

Obtener pasos concretos para el nuevo proceso de redacción constitucional antes del aniversario del 11 de septiembre del golpe militar de 1973 es una prueba importante para Boric, dijo Leonardo Moreno, quien dirige el grupo de defensa de la democracia Fundación Avina en Chile.

“Sería una verdadera señal de que Chile se ha curado de sus heridas pasadas”, dijo Moreno.

El borrador de la carta había pedido que Chile fuera declarado un estado “plurinacional”, con varias naciones en una. Su objetivo era otorgar a los grupos indígenas una representación excesiva en el Congreso y permitirles crear sistemas de justicia separados, lo que generó preocupaciones sobre el principio de igualdad ante la ley. Una propuesta de desguace del Senado generó preocupaciones sobre el equilibrio de poderes en el gobierno.

“Este resultado debería llamar la atención del mundo político sobre la mayoría silenciosa… que prevaleció sobre una extrema izquierda que intentó capturar el proceso”, dijo el senador Felipe Kast, del partido de centroderecha Evópoli. “Hoy todos los sectores deberían actuar con mucha humildad y reflexionar sobre lo que dijo muy claro Chile, que quiere cambios, pero cambios bien hechos”.

En un discurso después de contar los votos, Boric dijo que trabajaría con los legisladores para iniciar rápidamente otro proceso de redacción. Subrayó la necesidad de una representación más amplia y dijo que él y sus ayudantes pasarían la semana consultando a otras facciones políticas para determinar los próximos pasos.

“Como presidente de la república, tomo este mensaje con mucha humildad”, dijo Boric. “Esta decisión exige a nuestras instituciones y políticos trabajar con más empuje, más diálogo, más respeto y cuidado hasta llegar a una propuesta que nos represente a todos, que genere confianza y que nos una como país”.

Se espera ampliamente que el Sr. Boric marque el comienzo de cambios radicales en su gabinete para facilitar las negociaciones políticas para la nueva convención constitucional que tendrá la tarea de crear un nuevo borrador. Entre los que probablemente serán expulsados ​​se encuentran los antiguos asociados de Boric de sus días formativos como estudiante manifestante.

Boric asumió el cargo en marzo, aprovechando una ola de descontento de los votantes con los partidos de centro-derecha y centro-izquierda que habían gobernado Chile durante las últimas tres décadas. Este sentimiento se desbordó en 2019, tomando la forma de protestas y enfrentamientos violentos que llevaron a un acuerdo político para reemplazar la constitución. Los partidos políticos tradicionales ahora están reafirmando su influencia, eclipsando la base de extrema izquierda de Boric, dijeron analistas.

El presidente también se ha visto empantanado por el lento crecimiento económico y la creciente inflación. Y hay una crisis de seguridad marcada por el aumento de la delincuencia callejera y los ataques violentos de grupos indígenas en el sur.

La popularidad de Boric cayó al 39 %, según una encuesta reciente de Cadem, en comparación con alrededor del 50 % cuando comenzó su mandato.

“Chile fue una de las economías de más rápido crecimiento del mundo el año pasado con cerca del 12 %. Ahora está teniendo resaca”, dijo Godoy. “Una recesión es inevitable y la gente comenzará a sentirla a finales de este año”.

En las elecciones del domingo, la primera votación obligatoria en una década, el margen de victoria para el campo de los "rechazados" fue más amplio en las regiones del sur golpeadas por ataques de grupos indígenas radicales, seguidas por los estados del norte donde inmigrantes de Colombia y Venezuela han inundado pequeños pueblos. en años recientes.

Es probable que el camino hacia un nuevo proceso constitucional sea largo y complejo, dijeron los juristas. Los aliados de Boric en el congreso dividido requerirán el apoyo de la oposición para establecer las reglas del organismo que redactará otra carta. La convención de 155 miembros que escribió la versión derrotada durante el año pasado estuvo dominada por activistas sociales e independientes de izquierda.

Es probable que los cambios en el equipo del presidente otorguen una mayor influencia a los partidos políticos de centro, lo que influirá no solo en el proceso constitucional sino también en la agenda de reformas del gobierno, dijeron analistas de la consultora Eurasia Group en un informe.

Eso incluye los planes de la administración Boric para una reforma fiscal para recaudar dinero para el gasto social, así como sus planes para expandir el papel del estado en el sistema de pensiones. “Es probable que ambos se diluyan y retrasen”, dijeron los analistas.

Escriba a Kejal Vyas a kejal.vyas@wsj.com

Artículo traducido del inglés por la redacción de República para ser publicado en República.

SÍGUENOS EN