19° GUATEMALA
22/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Enormes inversiones estadounidenses en riesgo por disturbios en Kazajstán

Las empresas occidentales atraídas por los abundantes recursos naturales están evaluando su exposición después de las violentas protestas

16 de enero, 2022

Durante años, las vastas riquezas naturales y la relativa estabilidad política de Kazajstán han convertido al país en un objetivo propicio para las inversiones estadounidenses. La actual ola de protestas, que ha provocado decenas de muertes, ahora está convirtiendo esas inversiones en una propuesta más arriesgada.

Desde 2005, el valor de la inversión estadounidense en la economía kazaja ha superado los 45.000 millones de dólares, según las autoridades de ese país. Unas 600 empresas estadounidenses operan allí, incluidas Chevron Corp., Exxon Mobil Corp., Dow Inc. y DuPont Inc.

Antes de la pandemia, la nación de Asia Central atraía más inversiones estadounidenses anuales que algunos estados miembros de la Unión Europea. Ninguna empresa estadounidense ha dicho que planea salir de Kazajstán y muchas han declarado que esperan ver cómo se desarrollará la crisis antes de tomar decisiones sobre sus inversiones en el país.

Suscribete a la cobertura Premium de noticias.

Si bien los riesgos políticos y sociales en el exestado soviético se han considerado altos durante mucho tiempo debido a su sistema autoritario, la corrupción endémica y el bajo nivel de vida entre sectores de la población, los inversores extranjeros se han centrado en cambio en sus abundantes recursos naturales.

Kazajstán es un contribuyente clave para el suministro de energía global, produciendo alrededor del 2% del petróleo que el mundo consumió cada día el año pasado, y tiene grandes reservas de metales preciosos y carbón. Solo representa el 40% de la producción mundial de uranio.

La crisis actual, que los funcionarios kazajos dijeron que fue causada por fuerzas externas que secuestraron manifestaciones inicialmente pacíficas, aún no ha provocado grandes trastornos económicos. Pero las protestas limitaron temporalmente la producción en el proyecto del campo petrolero de Tengiz, cuyo operador es propiedad en un 50% de Chevron. El consorcio operativo, Tengizchevroil, es el mayor contribuyente del país a los ingresos del gobierno.

Los ejecutivos de Chevron se sorprendieron por la rapidez con la que se deterioró la situación en Kazajstán y están evaluando qué tan expuestas están sus operaciones a las continuas protestas, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Pero la gente dijo que Chevron tiene experiencia trabajando en lugares desafiantes, señalando que ha conservado sus activos en Venezuela a pesar de su inestabilidad política, por ejemplo, y dijo que Chevron tiene los medios para esperar a que pase la agitación en Kazajistán.

Una portavoz de Chevron dijo que la empresa está comprometida con Kazajstán y que la producción se ha restablecido por completo y que el entorno laboral es estable.

Manfred Stamer, economista sénior de la aseguradora Euler Hermes, dijo que las manifestaciones podrían continuar en las próximas semanas y que, si bien el gobierno de Kazajstán buscará proteger el papel crucial de la inversión extranjera en la economía, la inestabilidad política ahora es un riesgo.

“Tal evento les recuerda a los inversionistas los riesgos de hacer negocios allí”, dijo  Stamer. "Debes esperar que esto no sea algo aislado".

Los funcionarios kazajos han tratado de tranquilizar a los inversores extranjeros a raíz de la crisis.

“El presidente de nuestro país declaró claramente que todas las inversiones extranjeras, no solo de EE. UU., sino también de Rusia y de otros países, estarán bien protegidas”, dijo el sábado el embajador de Kazajstán en Rusia, Yermek Kosherbayev, a la agencia estatal de noticias rusa TASS. 

Tras la disolución de la Unión Soviética, el recién independizado Kazajstán miró hacia Occidente para que lo ayudara a desarrollar sus reservas de petróleo y otros recursos. Chevron ingresó al mercado kazajo en 1993, firmando una concesión de 40 años a través de la empresa conjunta Tengizchevroil, que también incluye a Exxon, la estatal KazMunayGas y la rusa Lukoil.

Desde entonces, las empresas de ingeniería de EE. UU. han construido infraestructura, mientras que los bancos y las empresas de bienes de consumo de EE. UU. han abierto una presencia en el país.

En los nueve meses de datos disponibles desde 2021, EE. UU. fue el segundo mayor inversor en el país después de los Países Bajos, con 3200 millones de dólares en inversión directa, según el banco central de Kazajstán. El comercio entre los dos países también ha crecido, ascendiendo a $ 2 mil millones en comercio bidireccional en 2019.

“Los kazajos siempre han entendido que necesitan tener buenas relaciones con Rusia, China y EE. UU. porque tienen grandes cantidades de riqueza bajo tierra”, dijo William Courtney, exembajador de EE. UU. en Kazajstán y miembro principal adjunto de Rand Corporation. 

Los sucesivos gobiernos se han centrado en los EE. UU., buscando tanto su capital como su experiencia técnica. En septiembre, el viceprimer ministro de Kazajstán se reunió con gerentes de Tyson Foods Inc, el fabricante con sede en Nebraska Valmont Industries Inc. y algunos bancos estadounidenses para promover el país como destino de inversión y dijo que el gobierno crearía las condiciones necesarias para atraer más fondos estadounidenses.

Tyson, que ha estado explorando la participación en un proyecto de planta de procesamiento de carne en Kazajstán, dijo que era demasiado pronto para determinar cualquier impacto en su interés de invertir allí. Valmont dijo que continúa con una empresa conjunta de varios años anunciada el año pasado para producir máquinas y equipos de riego y que la seguridad de su equipo en el terreno es su máxima prioridad.

El enfoque en los fondos estadounidenses también ha sido parte del objetivo a largo plazo de Kazajstán de equilibrar a las principales potencias en su territorio. A pesar de sus estrechos vínculos con Rusia, Kazajstán, el mayor de los antiguos estados soviéticos de Asia Central, ha tratado de mantener buenas relaciones con China y Occidente como contrapeso a la influencia de Moscú.

La vecina Rusia envió paracaidistas para ayudar a restaurar el orden a pedido del presidente kazajo Kassym-Jomart Tokayev, que se produce cuando las tensiones entre Moscú y Occidente alcanzan su punto más alto en años por la afirmación del presidente Vladimir Putin de que Rusia tiene una esfera de influencia privilegiada sobre el antigua Unión Soviética.

Si la agitación que se desarrolla da como resultado un régimen que está más orientado hacia Rusia o China, el campo relativamente abierto que las compañías petroleras y otros han disfrutado en Kazajstán podría volverse más desafiante, dijo Ed Chow, ex ejecutivo de Chevron, quien ahora es asociado senior en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

“Si usted es una compañía petrolera occidental, es posible que su perfil de riesgo haya cambiado”, dijo Chow. “En el futuro, esas empresas priorizarán la estabilidad del país y la seguridad de su concesión petrolera”, agregó.

La concesión petrolera de Tengiz vence en 2033. Una portavoz de Chevron dijo que se centra en un proyecto de expansión de Tengiz de $ 45 mil millones, que finalizará en 2023, y que cualquier extensión del contrato debe crear valor para todas las partes interesadas.

Escriba a Georgi Kantchev a georgi.kantchev@wsj.com y a Christopher M. Matthews a christopher.matthews@wsj.com

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República 

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR