23° GUATEMALA
28/09/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Opinión
Opinión
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Kamala Harris necesita ponerse seria

Su posición inestable es un peligro para el país dado el puesto que podría tener que ocupar

17 de diciembre, 2021

Las cifras de las encuestas del presidente Biden son malas y las de la vicepresidenta Kamala Harris son peores. Una encuesta de esta semana de Rasmussen, de tendencia conservadora, la mostró en 39% favorable, 57% desfavorable. El número que se quedó en la mente del público provino el mes pasado, de una encuesta de USAToday / Suffolk que puso su aprobación en 28%, desaprobación en 51%.

Las últimas semanas ha sido golpeada por malas noticias. Ha habido un éxodo de personal de alto nivel. El Washington Post publicó un artículo arrollador y abrasador que describía una oficina "disfuncional" y caótica llena de amargas enemistades. Un problema constante: Harris se niega a "meterse en los materiales informativos preparados por los miembros del personal" y "luego reprende a los empleados cuando parece no estar preparada". Una ex empleada dijo que no está "dispuesta a hacer la preparación y el trabajo". Hubo un informe similar de CNN con muchas fuentes. En el San Francisco Examiner, un asistente de Harris cuando era fiscal general de California, Gil Duran, escribió una columna en la que decía que esas historias de caos suenan familiares.

Todo esto deja a la gente incómoda. El presidente es viejo y su juicio cuestionable; ella parece fuera de su profundidad. ¿Tendremos otros tres años de esto? También es peligroso: no queremos que su debilidad se convierta en la debilidad de Estados Unidos.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Y, entonces, algunas reflexiones sobre cómo podría mejorar su situación.

Primero, las buenas noticias. Las historias de Harris Es Incompetente se desarrollan, al menos durante los próximos meses. Más sería una exageración, lo bueno de haber sido asesinado es que nadie espera nada de ti porque estás muerto. Las expectativas son bajas. Harris puede usar el tiempo de su muerte para concentrarse en por qué está fallando. Aquellos que la conocen dudan de que sea capaz de un cambio profundo, y para un reinicio no tendría que lidiar solo con asuntos superficiales sino con los más fundamentales. Aún así, estaría mirando al abismo en este momento, y tal vez ver que esta es su última oportunidad para corregir una mala impresión.

Rastreo su declive a cuando fue a Guatemala y México en junio para reuniones sobre inmigración. Cerca del final, en lo que debería haber sido una reunión muy preparada con la prensa, se lanzó a una especie de divagación sin sentido en la que seguía diciendo que tenemos que averiguar las “causas fundamentales” de la inmigración ilegal. Lo dijo una y otra vez. "Mi viaje (. . .) se trataba de abordar las causas fundamentales. Las historias que escuché y las interacciones que tuvimos hoy refuerzan la naturaleza de estas causas fundamentales (. . . ) Así que el trabajo que tenemos que hacer es el trabajo de abordar la causa: las causas fundamentales".

No hay nadie en Estados Unidos, incluidos los inmigrantes, que no conozca las causas fundamentales de la inmigración ilegal. Vienen por una vida mejor. Estados Unidos tiene trabajos, una red de seguridad social, simpatía pública por los desamparados. Puede que te pase algo bueno aquí. No iba a pasar nada bueno en casa.

Por eso siempre han venido inmigrantes. Estudiar las "causas fundamentales" es una forma de decir que quiere parecer ocupado mientras no hace nada. Parecía desprevenida, desenfocada, poco seria.

Sus seguidores se quejan de que la critican por ser una mujer de color. Jonathan Swann de Axios citó algunos en agosto. Ven "connotaciones sexistas" y "dinámicas de género en la cobertura de prensa". Esto se repitió en el artículo del Washington Post de esta semana: sus defensores dicen que las críticas están impregnadas de "racismo y sexismo"; se enfrenta a un doble rasero "para las mujeres ambiciosas, poderosas o que simplemente no temen parecer fuertes en público".

Pero no parece fuerte en público; parece dispersa y desprevenida. Y como escribió Duran en el Examiner, el prejuicio que existe está "incrustado en nuestra política", y un político competente no culpa al fanatismo, sino que lo supera.

Sus problemas reales se parecen más a esto: le encanta las políticas de la política y no el significado. Cuando la gente se reúne con ella, se van diciendo que a ella lo que le importa es la política del problema, no el problema en sí. Pero incluso aunque está obsesionada con el juego de la política nacional, no es tan buena en eso. Cuando buscó la nominación presidencial demócrata en 2020, se enfureció espectacularmente.

Ella provenía de una generación de demócratas de California que ni siquiera tuvo que reunirse con un republicano, tan grande era su dominio electoral. Fue demasiado fácil para ellos. Ella solo tenía que hablar demócrata, solo tenía que saber cómo piensan y armar coaliciones de partidos. Pero la mitad o más del país es conservador o republicano. Ella nunca tuvo que desarrollar los amplios talentos políticos para hablar con ellos también.

¿Qué se puede hacer? Primero debe aceptar su trabajo. John Adams, el primer vicepresidente, lo llamó "el cargo más insignificante que jamás haya ideado la invención del hombre o concebido por su imaginación". Cada cliché al respecto es cierto. Incluyendo: Hoy no eres nada, pero mañana podrías ser todo.

La razón por la que la gente observa tan de cerca a Harris no es que sea una mujer de color o una figura revolucionaria, sino que podría convertirse en presidenta en cualquier momento durante los próximos tres años. Quieren tener algo de confianza. No quieren tener que preocuparse por eso.

Nos enfrentamos a graves desafíos: China, Rusia, la resistencia de la economía estadounidense. Quién nos guía importa. Harris debe concentrarse principalmente en las responsabilidades hondas y profundas del trabajo que puede tener que desempeñar. Ella debería hacer esto como un acto de voluntad. Solo en segundo lugar debería estar pensando en sus perspectivas políticas.

Parece tener el orden confuso. Y cuando eso es cierto, todos pueden saberlo.

En segundo lugar, debe ser útil. Ella está ahí para ayudar al presidente. Los vicepresidentes recientes que fueron buenos en su trabajo y eludieron este tipo de críticas fueron trabajadores de Washington desde hace mucho tiempo que hicieron que su experiencia fuera útil para el presidente, ayudándolo a navegar por la ciudad, encontrar viejas palancas, forjar nuevas relaciones. George H.W. Bush hizo esto por el californiano Ronald Reagan; Al Gore sabía cosas que beneficiaron a Bill Clinton, exgobernador de Arkansas.

El camino de información privilegiada de Washington está cerrado para Harris porque es relativamente nueva en la ciudad y la experiencia de su presidente empequeñece la de ella.

Pero aquí hay algo que podría hacer para Biden que sea útil para su proyecto más amplio. Podría aportar sus habilidades a la presentación pública de los stands de la administración. Biden no es fuerte allí; es desigual en sus intentos de explicar y promover el pensamiento político.

Para hacer esto, Harris tendría que decidir enseriarse: informarse y sumergirse, reunirse con pensadores del partido, estudiar sus libros informativos. Su estrategia actual, en la medida en que existe, parece depender de su sentido de su propio carisma personal: risa encantadora, intentos de conectarse personalmente, de transmitir entusiasmo.

En cambio, debería hablar con sinceridad y profundidad. No debería confundir a Happy Warrior con Hungry Operative.

Harris nunca ha parecido especialmente seria. Este sería un buen momento para la seriedad.

¿Se engañaría a una nueva y seria Kamala Harris? Sí, pero sería un mejor tipo de suplantación. Deja que digan que te ves castigado: la gente se sentiría aliviada al ver que te ves castigado. Déjelos sugerir sarcásticamente que previamente había ocultado su lado serio. Lo hiciste. Déjalos decir que te has sentido humilde. Usted debería serlo. Hasta ahora tienes mucho por qué ser humilde.

Deja de pensar en ti misma, dale un respiro a Estados Unidos, haz que esto cambie. 

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República 

SÍGUENOS EN