18° GUATEMALA
25/05/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines
Inmobiliaria
Inmobiliaria

Kamala Harris se reúne con la nueva líder de Honduras en medio de la creciente migración

Xiomara Castro, la primera mujer presidenta de Honduras, hizo campaña con promesas de combatir la corrupción y la violencia pandillera endémica

28 de enero, 2022

Estados Unidos busca restablecer sus relaciones con Honduras a medida que el país centroamericano, que es crucial para los esfuerzos estadounidenses para frenar la migración y combatir la corrupción en la región, toma juramento a un nuevo líder.

La vicepresidenta Kamala Harris encabezó una delegación estadounidense el jueves para asistir a la toma de posesión de Xiomara Castro, la primera mujer presidenta de Honduras. La Sra. Castro, una izquierdista que obtuvo una victoria aplastante en noviembre, hizo campaña con promesas de ayudar a poner fin a la corrupción, la pobreza y la violencia que han enviado a cientos de miles de inmigrantes a los EE. UU. en los últimos años.

La Sra. Castro, dirigiéndose a miles de simpatizantes abarrotados en un estadio de fútbol en la ciudad capital de Tegucigalpa, dijo que había heredado un país en bancarrota con una deuda impagable. La “catástrofe económica” que sufrió el país fue la responsable del éxodo de tantos hondureños, dijo.

Suscribete a la cobertura Premium de noticias.

“Eso explica las caravanas de miles de personas de todas las edades que huyen hacia el norte a México y Estados Unidos en busca de un lugar y una manera de sobrevivir sin preocuparse por los peligros para sus vidas”, dijo.

La administración Biden se ha enfrentado a críticas bipartidistas por el aumento de la migración, ya que los arrestos en la frontera entre Estados Unidos y México en el año fiscal 2021 alcanzaron los 1,66 millones, la cifra anual más alta de la historia. Los republicanos planean resaltar la oleada de inmigrantes en la frontera sur antes de las elecciones de mitad de período de noviembre y han centrado sus ataques en la Sra. Harris, llamándola la “zar de la frontera”.

La Casa Blanca ha dicho que el papel de la Sra. Harris, quien tiene la tarea de abordar las causas fundamentales de la migración desde partes de América Central, no está relacionado con la gestión de fronteras. Las administraciones republicanas y demócratas anteriores también han tenido problemas para tratar de resolver las causas fundamentales de la migración.

La Sra. Harris se reunió con la Sra. Castro el jueves por la tarde. Discutieron la expansión de las oportunidades económicas, la pandemia de covid-19, la lucha contra la corrupción y la violencia, y las causas de la migración, según un comunicado de la Casa Blanca. “Espero con ansias esta asociación”, dijo la Sra. Harris, cuando dio inicio a la reunión.

La agenda y el claro mandato de la Sra. Castro ofrecen al gobierno de Biden la oportunidad de un nuevo comienzo con Honduras, después de que las relaciones se tensaron por los cargos de narcotráfico que se han arremolinado en torno al presidente saliente Juan Orlando Hernández en los últimos años.

En documentos judiciales, los fiscales federales de Nueva York alegaron que el Sr. Hernández aceptó millones de dólares en sobornos de narcotraficantes a cambio de permitirles canalizar toneladas de cocaína a través de Honduras hacia los EE. UU. El año pasado, el hermano menor del Sr. Hernández, Juan Antonio Hernández, fue condenado a cadena perpetua por el contrabando de más de 200 toneladas de cocaína a los EE.UU.

Juan Orlando Hernández ha negado cualquier implicación en narcotráfico o corrupción. Ha dicho que tales acusaciones son obra de criminales a los que persiguió y que han hecho tratos con los fiscales estadounidenses para obtener un trato favorable. El miércoles, funcionarios de la administración de Biden dijeron que toman en serio las acusaciones contra Hernández, pero se negaron a hacer más comentarios.

Durante la administración Trump, los funcionarios estadounidenses estaban dispuestos a pasar por alto las acusaciones penales debido a la estrecha cooperación del Sr. Hernández en materia de migración , dicen los analistas. La administración de Biden se distanció del Sr. Hernández, limitando sus interacciones a funcionarios de bajo nivel en Honduras.

“Ha obstaculizado la coordinación entre los dos países”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria. “Ella salió electa porque los hondureños se cansaron de la corrupción. Y ella tiene que ofrecer algo al respecto, por lo que existe un momento real de oportunidad para los gobiernos de Honduras y Estados Unidos”.

Hasta hace poco, la Sra. Harris solo había trabajado directamente con líderes en Guatemala y México. Después de la victoria de la Sra. Castro en noviembre, la Sra. Harris la llamó para felicitarla, abriendo un canal diplomático al más alto nivel.

El Sr. Selee dijo que la plataforma de campaña de la Sra. Castro, que se centró en la anticorrupción, la creación de empleos, el alivio de la pobreza y la reducción de la violencia en el país, la convierte en una socia más dispuesta que otros líderes de la región.

En otros lugares, Estados Unidos tiene pocos interlocutores. En una visita a Guatemala el año pasado, la Sra. Harris anunció nuevas medidas anticorrupción de Estados Unidos destinadas a combatir los grupos de contrabando y trata de personas, pero el presidente Alejandro Giammattei se ha resistido a realizar reformas importantes. También enfrenta acusaciones de aceptar sobornos, que él niega. Y una comisión anticorrupción dirigida por las Naciones Unidas se cerró en 2019.

Las relaciones con el popular presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien ha destituido a muchos jueces, son tensas. En noviembre, la principal diplomática estadounidense en El Salvador renunció a su cargo y dijo que el gobierno de Bukele no tenía interés en mejorar las relaciones. Un mes después, Estados Unidos incluyó en la lista negra a dos altos funcionarios salvadoreños por presuntamente negociar una tregua con las poderosas bandas criminales del país a cambio de favores de prisión y apoyo político. El gobierno de Bukele niega que se hayan realizado las negociaciones.

El año pasado, EE. UU. trató de reducir la dependencia de la región de la ayuda exterior y trató de impulsar la inversión del sector privado para eludir a los funcionarios gubernamentales corruptos. La Sra. Harris ha obtenido $1.2 mil millones en financiamiento del sector privado para proyectos en Honduras, Guatemala y El Salvador, los llamados países del Triángulo del Norte.

De esos países, Honduras tuvo la mayor cantidad de migrantes, casi 310,000, detenidos en la frontera sur de los EE. UU. durante el año calendario presupuestario del gobierno de 2021, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU.

Los analistas dicen que la elección de la Sra. Castro, y la posibilidad de cambio que representa, ha dado esperanza a muchos en Honduras que, de lo contrario, podrían emigrar.

“Hay amplias franjas de hondureños que han sido escuchados políticamente, y eso en sí mismo crea una ventana de oportunidad”, dijo Dan Restrepo, miembro principal del grupo de expertos liberal Center for American Progress y ex alto funcionario de seguridad de la administración Obama para America latina.

Incluso antes de prestar juramento al cargo, la Sra. Castro enfrentó una crisis política que involucraba congresos enfrentados que podrían dificultarle el cumplimiento de las promesas de campaña.

La semana pasada, en un tumulto salvaje de puñetazos en el Congreso de la nación, legisladores rebeldes de su partido Libre se aliaron con miembros del partido de Hernández y otros legisladores para elegir su propia lista de líderes. La Sra. Castro ha calificado a los miembros insurgentes de su partido de “traidores” y han sido expulsados ​​del partido. Pero la división ha continuado.

“Hace que la gente se pregunte quién está a cargo”, dijo Lisa Kubiske, ex embajadora de Estados Unidos en Honduras en una llamada organizada por Atlantic Council, un grupo de expertos no partidista. “Es una gran, gran distracción”.

—Juan Carlos Rivera contribuyó a este artículo.

Escriba a Tarini Parti a Tarini.Parti@wsj.com y a José de Córdoba a jose.decordoba@wsj.com

Artículo traducido del inglés por la redacción de República.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR