17° GUATEMALA
06/08/2022
Política
Política
Economía
Economía
Finanzas
Finanzas
Emprendimiento
Emprendimiento
Videos
Videos
Premium
Premium
Vive
Vive
Guatemala
Guatemala
Migrantes Chapines
Migrantes Chapines

La crisis de la frontera sur de Biden no va a desaparecer

La administración permite que se agrave una crisis y el Partido Demócrata pagará un precio político

04 de febrero, 2022
Foto original de Hector Guerrero, de El País.

¿Cuándo se va a dar cuenta Joe Biden de que Donald Trump no perdió las elecciones de 2020 por su postura sobre la inmigración ilegal? La administración Biden no parece muy interesada en los estragos en nuestra frontera sur, pero el problema no va a desaparecer. En todo caso, la situación ha empeorado, y los republicanos están seguros de que la seguridad fronteriza será un tema de campaña de mitad de mandato.

La calificación general de aprobación del trabajo de Biden está en los bajos 40. Eso es lo suficientemente preocupante para los demócratas, pero los estadounidenses piensan aún menos en cómo el presidente está manejando la inmigración, con solo el 36% de los encuestados expresando satisfacción en una encuesta reciente de CBS News. Obviamente, otras personas además de los espectadores de Fox News están prestando atención a la crisis. Y lo que han visto durante el último año, además de la indiferencia de la Casa Blanca, son niveles récord de cruces fronterizos ilícitos, centros de detención desbordados y, más recientemente, imágenes de video de inmigrantes ilegales transportados (en la oscuridad de la noche) desde la frontera sur con Nueva York, Florida y otras partes del país.

La administración no niega que esto esté sucediendo. Cuando se le presionó la semana pasada, la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, explicó con naturalidad que cuando las personas indocumentadas no pueden ser expulsadas inmediatamente del país, “son colocadas en procedimientos de inmigración, y una de esas vías podría ser la colocación en un programa alternativo a la detención en el interior de los Estados Unidos”. Esa, amigos, es la política actual de la administración para manejar la inmigración ilegal.

SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Como era de esperar, los resultados han sido un desastre. Las detenciones son un indicador de las entradas ilegales. Cuando aumentan las detenciones en la frontera, significa que estamos experimentando niveles más altos de inmigración ilegal. En el último año fiscal, que finalizó el 30 de septiembre, hubo un récord de 1,7 millones de arrestos en la frontera.

 Durante todo 2021, hubo apenas dos millones, muy por encima del récord anterior de 1,6 millones establecido en 2000. Peor aún, todo indica que la administración está en camino de hacer historia nuevamente. Reuters informa que, “los funcionarios fronterizos se están preparando para hasta 9,000 arrestos fronterizos por día para la primavera, según dos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, lo que sería significativamente mayor que el pico del año pasado”.

Lo que está pasando en la frontera no puede divorciarse de lo que está pasando con la economía. The Journal informó el martes que el mercado laboral “se mantuvo ajustado a fines del año pasado con ofertas de trabajo y rotación de trabajadores cerca de los niveles más altos registrados”. El salario de los trabajadores aumentó en 2021 a la tasa más rápida en dos décadas, pero persiste la escasez de mano de obra y los inmigrantes están llegando, legalmente y de otra manera, para satisfacer la demanda. La forma más inteligente de lidiar con la crisis en la frontera es endurecer la aplicación de la ley y al mismo tiempo brindar a los inmigrantes económicos más formas de ingresar y trabajar aquí legalmente. Pero en estos días, los republicanos y los demócratas no pueden ponerse de acuerdo en que el agua es mojada, y mucho menos unirse en una reforma migratoria sensata.

Nada de esto significa que la administración actual deba escapar de la culpa por empeorar una situación que es evidente. Como todos nosotros, los inmigrantes responden a los incentivos, y los demócratas han alentado rotundamente a las personas a probar suerte.

Oficialmente, la administración les está diciendo a los inmigrantes que no vengan a los EE. UU., pero ha sido claro durante mucho tiempo que aquellos que logran llegar aquí tienen buenas posibilidades de quedarse. La legislación Build Back Better que los demócratas querían aprobar incluía disposiciones que legalizarían el estatus de millones de personas que están aquí ilegalmente. Para un centroamericano emprendedor que quiere un mejor rendimiento de su capital humano, una frontera porosa y una posible amnistía son tan atractivas como una economía repleta de oportunidades laborales.

La vicepresidenta Kamala Harris viajó el mes pasado a Honduras, una importante fuente de inmigración ilegal a Estados Unidos en los últimos años. A Harris le gusta decirnos que se enfoca en las "causas fundamentales", lo cual es encantador en teoría pero muy poco práctico dada la situación actual. En cualquier caso, las causas fundamentales son algo que debe abordarse junto con una crisis inmediata, no en lugar de ella. En cierto nivel, hacer un guiño a la inmigración ilegal también puede considerarse una “causa fundamental”.

A sus partidarios no les gusta escucharlo, pero el ladrido antiinmigrante de Donald Trump fue más grande que su mordida. Su “hermoso muro” nunca se construyó, y el tamaño de la población ilegal creció bajo su mandato antes del Covid-19, aunque a un ritmo más lento que bajo su predecesor. Trump fue más efectivo al transmitir al país que EE. UU. es una nación soberana, lo que significa que podemos decidir quién viene aquí y en qué términos.

Su retórica exagerada a menudo era irritante, pero el sentimiento subyacente resonaba, y todavía lo hace, incluso entre las personas que no votaron por él. El hecho de que la administración Biden no haya captado esta realidad y trazado un curso diferente en la aplicación de la ley en la frontera podría costarles muy caro a los demócratas en noviembre.

Este artículo ha sido traducido del inglés por Noris Argotte Soto para República.

SÍGUENOS EN
TE PUEDE INTERESAR